El pro­di­gio de la re­su­rrec­ción

Y lo que re­pre­sen­ta pa­ra no­so­tros

Conectate - - VORDER SEITE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su esposa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

1. V. 1 Co­rin­tios 15:12–20 2. V. Apocalipsis 21: 4 3. V. Mar­cos 16:15 4. Juan 3:16 ( RVR 95)

En es­ta épo­ca del año ce­le­bra­mos el ele­men­to fun­da­men­tal de nues­tra fe cris­tia­na: la re­su­rrec­ción de Cris­to. Es el te­ma cen­tral del evan­ge­lio, el com­po­nen­te cla­ve que va­li­da to­do lo que en­se­ñó Je­sús. Su re­su­rrec­ción de­mues­tra que Él es el Hi­jo de Dios, que los cre­yen­tes te­ne­mos sal­va­ción y per­dón, que so­mos hi­jos de Dios y que es­ta­re­mos con Él eter­na­men­te en el Cie­lo.

El após­tol Pa­blo afir­mó que si Je­sús no se hu­bie­ra le­van­ta­do de los muer­tos, el men­sa­je del cris­tia­nis­mo no ten­dría fun­da­men­to, y la fe de los cre­yen­tes se­ría inú­til1. Pe­ro tal como ex­pli­có el ángel a las mu­je­res que acu­die­ron al se­pul­cro de Je­sús, Él re­su­ci­tó, cum­plien­do lo que ha­bía pre­di­cho. Ese he­cho da va­li­dez a nues­tro cre­do y nues­tra fe. ¡ Je­sús es­tá vi­vo! ¡Vi­ve! Y como Él vi­ve, tam­bién no­so­tros vi­vi­mos.

Re­no­va­da ad­mi­ra­ción y asom­bro

El he­cho de que Je­sús se le­van­ta­ra de la tum­ba sig­ni­fi­ca que ven­ció a la muer­te. Con ello nos li­be­ró de las li­mi­ta­cio­nes de es­ta vi­da. Si bien en es­tos mo­men­tos vi­vi­mos en un mundo de­gra­da­do, te­ne­mos la pro­me­sa de un mundo per­fec­to que ha de ve­nir. Aho­ra mis­mo su­fri­mos tris­te­zas y de­sen­ga­ños; pe­ro en la vi­da que ten­dre­mos des­pués de es­ta nues­tras lá­gri­mas se­rán en­ju­ga­das pa­ra siem­pre y nues­tros te­mo­res eli­mi­na­dos2. Aunque aho­ra a ve­ces na­ve­ga­mos en me­dio del des­con­cier­to, la tris­te­za, el mie­do y la in­cer­ti­dum­bre, cuan­do nos una­mos a Él y es­te­mos en Su pre­sen­cia en el Cie­lo co­no­ce­re­mos una di­cha inefa­ble.

To­do eso es po­si­ble por­que Dios, que nos ama pro­fun­da­men­te y quie­re que cul­ti­ve­mos una re­la­ción con Él, tra­zó un plan pa­ra que pu­dié­ra­mos con­ver­tir­nos en hi­jos Su­yos. Ese plan re­que­ría que Él se in­tro­du­je­ra en es­te mundo me­dian­te un na­ci­mien­to mi­la­gro­so y que, tras vi­vir en nues­tro me­dio, en­tre­ga­ra Su vi­da por no­so­tros en la cruz y pos­te­rior­men­te re­su­ci­ta­ra. Ha­bién­do­se eje­cu­ta­do ese plan, po­de­mos es­ta­ble­cer con Él la re­la­ción pa­ra la que fui­mos crea­dos, y dis­fru­tar­la aho­ra y pa­ra siem­pre.

Es una ma­ra­vi­lla que Dios ha­ya po­si­bi­li­ta­do que go­ce­mos de Su pre­sen­cia aho­ra mis­mo en es­ta vi­da y que va­ya­mos a ha­bi­tar eter­na­men­te en esa pre­sen­cia. La res­pues­ta ade­cua­da por par­te nues­tra se­ría una de gra­ti­tud eter­na, ala­ban­za, cul­to y ado­ra­ción, pues se nos ha da­do el me­jor re­ga­lo po­si­ble.

Más fe pa­ra afron­tar nues­tra vi­da ac­tual

Cuan­do pen­sa­mos y me­di­ta­mos en el sig­ni­fi­ca­do de la re­su­rrec­ción de Je­sús y nos da­mos cuen­ta de lo que

se lo­gró por me­dio de ella y có­mo ha trans­for­ma­do nues­tra vi­da pa­ra siem­pre, so­mos ca­pa­ces de en­ca­rar con más fe ca­da una de las fa­ce­tas de nues­tra exis­ten­cia. Je­sús no so­lo se le­van­tó de los muer­tos: tie­ne to­da la in­ten­ción de ayu­dar­nos a no­so­tros a des­ha­cer­nos de los pe­sos muer­tos que hay en nues­tra vi­da, de to­do lo inú­til que ha en­tra­do en una vía muer­ta.

A ve­ces nos re­sig­na­mos a cier­tas si­tua­cio­nes y cir­cuns­tan­cias por­que nos pa­re­ce que no hay es­pe­ran­za de que cam­bien, que son como son y sim­ple­men­te hay que aguan­tar­las. No obs­tan­te, Dios es es­pe­cia­lis­ta en cam­biar las co­sas, en in­su­flar nue­va vi­da a co­ra­zo­nes, re­la­cio­nes y si­tua­cio­nes que es­tán o pa­re­cen es­tar muer­tos. Tal vez te en­cuen­tras en una si­tua­ción que te pa­re­ce que se te ha ido de las ma­nos o que no ofre­ce nin­gu­na es­pe­ran­za; pe­ro no hay nin­gu­na si­tua­ción que se le sal­ga de las ma­nos a Je­sús. Su po­der es ili­mi­ta­do. Cuan­do Él es­tu­vo en la Tie­rra, obró lo im­po­si­ble una y otra vez. Mul­ti­pli­có los pa­nes y los pe­ces, ca­mi­nó so­bre el agua, cu­ró a los pa­ra­lí­ti­cos y de­vol­vió la vis­ta a los cie­gos. Has­ta re­su­ci­tó muer­tos.

Re­no­va­do com­pro­mi­so con la di­vul­ga­ción de la Bue­na Nue­va

La ve­ni­da de Je­sús a la Tie­rra, Su muer­te en la cruz por no­so­tros y Su con­si­guien­te re­su­rrec­ción al­te­ra­ron pa­ra siem­pre el cur­so de la His­to­ria. Di­chos ac­tos nos dan a todos la opor­tu­ni­dad de acep­tar a Je­sús y pa­sar a for­mar par­te de la fa­mi­lia de Dios.

El he­cho de que Je­sús en­car­ga­ra a Sus dis­cí­pu­los que pre­di­ca­ran el evan­ge­lio por to­do el mun­do1 nos da a en­ten­der que Él quie­re que to­do hom­bre, mu­jer y ni­ño ten­ga opor­tu­ni­dad de for­mar par­te de la fa­mi­lia de Dios, sal­var­se de sus pe­ca­dos y co­no­cer el per­dón y la re­con­ci­lia­ción que Él nos ofre­ce. Es na­tu­ral que todos los que ya he­mos acep­ta­do Su magnífico re­ga­lo y sa­be­mos lo que es per­te­ne­cer a la fa­mi­lia de Dios, ha­ber si­do per­do­na­dos y te­ner en nues­tro in­te­rior el Es­pí­ri­tu de Dios nos sin­ta­mos im­pul­sa­dos a di­vul­gar el evan­ge­lio.

Los que cree­mos en la re­su­rrec­ción, los que nos he­mos sal­va­do gra­cias a ella y un día vamos a re­su­ci­tar de­be­mos re­cor­dar, cuan­do ce­le­bre­mos la re­su­rrec­ción de Dios Hi­jo, que so­mos anun­cia­do­res de Cris­to resucitado pa­ra los que to­da­vía no se han en­te­ra­do de que «de tal ma­ne­ra amó Dios al mundo, que ha da­do a Su Hi­jo uni­gé­ni­to, pa­ra que to­do aquel que en Él cree no se pier­da, sino que ten­ga vi­da eter­na » 4.

Ata­na­sio de Ale­jan­dría (296–373)

Se ha pro­du­ci­do una ma­ra­vi­llo­sa y po­ten­te pa­ra­do­ja, pues la muer­te que cre­ye­ron in­fli­gir­le Sus enemi­gos como des­hon­ra y des­gra­cia se ha con­ver­ti­do en el glo­rio­so mo­nu­men­to a la con­quis­ta de la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.