En­cuen­tros con ma­ri­po­sas

En las alas de la es­pe­ran­za

Conectate - - VORDER SEITE - Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo3. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Bus­can­do documentación pa­ra un cuen­to so­bre un co­mer­cian­te de an­ti­güe­da­des que co­lec­cio­na­ba ma­ri­po­sas exó­ti­cas, di con un por­tal de In­ter­net1 que me fa­ci­li­tó abun­dan­tes re­cur­sos na­rra­ti­vos so­bre esas fas­ci­nan­tes cria­tu­ras.

Me que­dé asom­bra­do con la enor­me can­ti­dad de re­la­tos que la gen­te ha en­via­do a ese por­tal — cien­tos de ex­pe­rien­cias—, y me lla­mó la aten­ción la gran in­fluen­cia que han te­ni­do las ma­ri­po­sas en la vi­da de los mor­ta­les de to­das las épo­cas. Ha­ce más de 2.000 años los an­ti­guos grie­gos ya em­plea­ban la trans­for­ma­ción de la ma­ri­po­sa — el pa­so del es­ta­do de lar­va al de adul­to— como me­tá­fo­ra de la re­su­rrec­ción e in­mor­ta­li­dad del al­ma.

Un te­ma re­cu­rren­te en los en­cuen­tros con ma­ri­po­sas pu­bli­ca­dos en ese por­tal es el con­sue­lo que pro­por­cio­nan esas mag­ní­fi­cas cria­tu­ras a per­so­nas que es­tán pa­san­do por mo­men­tos par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les. Des­pués de leer mu­chos de esos re­la­tos tu­ve cu­rio­si­dad por sa­ber si las ma­ri­po­sas po­drían in­ter­ve­nir tam­bién má­gi­ca­men­te en mi vi­da. Es­ta­ba vi­vien­do una tem­po­ra­da com­pli­ca­da. Ex­tra­ña­ba es­pe­cial­men­te a mi hi­ja ma­yor, fa­lle­ci­da sie­te años an­tes.

Una no­che le pe­dí a Dios que me en­via­ra una ma­ri­po­sa como se­ñal de que nues­tra hi­ja to­da­vía es­ta­ba con no­so­tros en es­pí­ri­tu; des­pués me ol­vi­dé del asun­to. Sin em­bar­go, al día si­guien­te es­tu­vi­mos en una re­mo­ta zo­na ru­ral, y mien­tras em­pa­cá­ba­mos nues­tros equi­pos y los car­gá­ba­mos en el vehícu­lo des­pués de una ac­tua­ción, hu­bo una co­lo­ri­da ma­ri­po­sa que no de­jó de re­vo­lo­tear a mi al­re­de­dor. Más tar­de, mien­tras le co­men­ta­ba eso a un ami­go al de­te­ner­nos en un semáforo, otra ma­ri­po­sa pa­só fren­te al pa­ra­bri­sas, como di­cien­do: «To­da­vía es­toy con­ti­go».

No obs­tan­te, el en­cuen­tro más no­ta­ble que tu­ve con una ma­ri­po­sa se pro­du­jo el día de Navidad. Cuan­do nos ha­llá­ba­mos reu­ni­dos en torno al ár­bol, abrien­do los re­ga­los y dis­fru­tan­do de es­tar en fa­mi­lia, en­tró una ma­ri­po­sa en la sa­la y se po­só cer­ca de la lám­pa­ra. Se que­dó con no­so­tros to­do el día y to­da la no­che. A la ma­ña­na si­guien­te no es­ta­ba, como si ya hu­bie­ra cum­pli­do su mi­sión. Esa vi­si­ta nos re­con­for­tó mu­cho y nos lle­nó de gra­ti­tud, pues la in­ter­pre­ta­mos como una se­ñal, como un re­cor­da­to­rio de la pre­sen­cia de nues­tra hi­ja en esa fe­cha tan es­pe­cial.

Na­tu­ral­men­te que nues­tro áni­mo y con­sue­lo no de­be­rían de­pen­der de esas se­ña­les. Aun así, uno las agra­de­ce. La Pa­la­bra de Dios pro­me­te que el que pi­de, re­ci­be2. Cuan­do ne­ce­si­tes con­sue­lo u orien­ta­ción, Dios pue­de en­viar­te men­sa­je­ros ba­jo di­ver­sas apa­rien­cias, con o sin alas. 1. http://but­terfly­web­si­te.com/dis­co­ver/sto­ries. cfm 2. V. Ma­teo 7:7 3. http://eli­xir­mi­me.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.