A NUES­TROS AMI­GOS

La es­pe­ran­za del cris­tiano

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te, es­pe­ran­za es si­nó­ni­mo de ilu­sión in­fun­da­da. Se evi­den­cia en re­fra­nes como el que re­za: «Con es­pe­ran­za no se lle­na pan­za ». Sin em­bar­go, en la Bi­blia no tie­ne ese sen­ti­do. En las Es­cri­tu­ras sig­ni­fi­ca ex­pec­ta­ción go­zo­sa y con­fia­da.

A lo me­jor abri­gas la es­pe­ran­za de que te su­ce­dan co­sas bue­nas, o la ilu­sa es­pe­ran­za de que na­da ma­lo te ocu­rra. Es lo mis­mo que todos an­he­la­mos; pe­ro no es un de­seo muy realista, por­que en es­te mundo «los ma­les los hay a cau­da­les». Por eso es mu­cho más sen­sa­to de­po­si­tar nues­tra es­pe­ran­za en Dios más que en nin­gu­na otra co­sa. Me re­sul­ta re­con­for­tan­te es­te pen­sa­mien­to: «Tie­nes que creer que tu vi­da es­tá en ma­nos de Dios y que es Él quien la gobierna. Pue­de que es­tés pa­san­do por un mo­men­to di­fí­cil, pe­ro de­bes creer que Dios tie­ne un mo­ti­vo pa­ra ello y que al fi­nal ha­rá que to­do re­dun­de en bien» 1.

Las es­pe­ran­zas sin an­cla nos de­jan a la de­ri­va en un mar de in­cer­ti­dum­bres y no sir­ven pa­ra afron­tar las ver­da­de­ras tem­pes­ta­des de la vi­da, como pue­de ser el diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad ter­mi­nal o la pér­di­da de vi­vien­da y sus­ten­to. Pa­ra esos tras­tor­nos y tra­ge­dias ne­ce­si­ta­mos una es­pe­ran­za só­li­da, que es pre­ci­sa­men­te la que nos brin­da Je­sús. Su re­su­rrec­ción, que los cris­tia­nos con­me­mo­ra­mos es­te mes, trae con­si­go la pro­me­sa de la vi­da eter­na que dis­fru­ta­re­mos con Él. De ahí que el rey Da­vid de an­ta­ño ex­pre­sa­ra es­te sen­ti­mien­to: «Mi co­ra­zón se ale­gró, y se go­zó mi len­gua, y aun mi car­ne descansará en es­pe­ran­za » 2. Je­sús nos in­di­có có­mo quie­re que orien­te­mos en­tre­tan­to nues­tra vi­da: Así como el Pa­dre lo en­vió a Él, Él nos en­vía a no­so­tros3. Nos ins­ta a ser Sus ma­nos, Sus pies, Sus ojos, Sus la­bios; a ven­dar a los que­bran­ta­dos de co­ra­zón, a con­so­lar a los que es­tán de due­lo, a dar de co­mer a los ham­brien­tos, a le­van­tar a quie­nes tie­nen el al­ma se­pul­ta­da en la de­s­es­pe­ran­za y la so­le­dad, a dar vis­ta a los cie­gos ilu­mi­nán­do­los con la luz de Je­sús, a anun­ciar el evan­ge­lio a los po­bres, a desatar los pe­sa­dos yu­gos y li­be­rar a los opri­mi­dos es­pi­ri­tual­men­te4. «Den gra­tui­ta­men­te lo que gra­tui­ta­men­te re­ci­bie­ron» 5.

Pon­ga­mos a Je­sús en el cen­tro de nues­tras ce­le­bra­cio­nes es­ta Semana Santa y anun­cie­mos a todos la bue­na nue­va de Su na­ci­mien­to, muer­te y re­su­rrec­ción, que es fuen­te de au­tén­ti­ca es­pe­ran­za de nue­va vi­da pa­ra todos los que se acer­can a Él. 1. Joel Os­teen, n. 1963 2. He­chos 2: 26 3. V. Juan 20: 21 4. V. Isaías 61:1–3 5. Ma­teo 10: 8 ( RVC)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.