LA ES­PE­RAN­ZA Y EL ÁR­BOL DE VI­DA

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Taiwán.

Es un hom­bre al­to y en­ju­to de se­sen­ta y tan­tos años, ma­yor que mu­chos de los otros pues­te­ros del mer­ca­do de fru­tas y ver­du­ras. Siem­pre re­ci­be a sus clien­tes con una son­ri­sa ra­dian­te.

Una ca­lu­ro­sa ma­ña­na de ju­lio, al acer­car­me a su pues­to, vi que lle­va­ba un grue­so co­llar or­to­pé­di­co que le cu­bría des­de el men­tón has­ta los hom­bros. Aunque no se que­ja­ba, sus ojos tras­lu­cían la in­co­mo­di­dad que le cau­sa­ba. Me ex­pli­có que ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co y se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de una ope­ra­ción.

En Taiwán, en pleno ve­rano, la hu­me­dad del ai­re se dis­pa­ra, y las tem­pe­ra­tu­ras se ele­van has­ta ni­ve­les des­agra­da­bles. Me es­tre­me­cí de so­lo pen­sar en có­mo de­bía de sen­tir­se con aquel co­lla­rín de te­ji­do plás­ti­co, aguan­tan­do el ago­bian­te ca­lor de un mer­ca­do al ai­re li­bre. Él se dio cuen­ta y me son­rió.

—Ya me­jo­ra­rá. To­das las le­sio­nes se cu­ran. Que­jar­me de lo mo­les­to que es no me ser­vi­rá de na­da.

Pa­gué lo que ha­bía com­pra­do y le pro­me­tí que ora­ría por él.

Cuan­do lo vi dos se­ma­nas des­pués, to­da­vía lle­va­ba el co­lla­rín, pe­ro su son­ri­sa se­guía in­dem­ne.

—¿Le due­le mu­cho? —le pre­gun­té—. Ese co­lla­rín de­be de ser in­co­mo­dí­si­mo.

— Me due­le y es fas­ti­dio­so — asin­tió—; pe­ro lo que me ayu­da a so­por­tar­lo es ima­gi­nar­me ese día es­tu­pen­do en que me lo sa­ca­rán y po­dré vol­ver a mo­ver­me con li­ber­tad. Eso me ayu­da un mundo a so­bre­lle­var la in­co­mo­di­dad.

Pa­só el tiem­po, y pa­re­cía que ese día es­tu­pen­do no lle­ga­ba nun­ca. No se re­cu­pe­ró tan rá­pi­da­men­te como se pre­veía, y tu­vo que lle­var el co­lla­rín más de un mes. Sin em­bar­go, se­guía afe­rra­do a la es­pe­ran­za, re­suel­to a no des­fa­lle­cer, al tiem­po que se es­for­za­ba por man­te­ner a flo­te su ne­go­cio.

Al fin lle­gó el día en que se vio li­bre de la opre­sión de aquel co­lla­rín. Aunque le ha­bía que­da­do una ci­ca­triz ro­ja bien vi­si­ble en el cue­llo, te­nía er­gui­da la ca­be­za, y no da­ba se­ñal al­gu­na de sen­tir­se cohi­bi­do, sino que con­ta­ba a todos lo con­ten­to que es­ta­ba de ha­ber­se li­bra­do fi­nal­men­te del co­lla­rín. Su ale­gría me re­cor­dó el ver­sícu­lo: «La es­pe­ran­za pos­ter­ga­da afli­ge al co­ra­zón, pe­ro un sue­ño cum­pli­do es un ár­bol de vi­da » 1.

Mi ami­go es un mo­de­lo de lo que el após­tol Pa­blo de­no­mi­na «cons­tan­cia en la es­pe­ran­za » 2. Su es­pe­ran­za no era un de­seo di­fu­so ni un idea­lis­mo ro­mán­ti­co. Sim­ple­men­te de­ci­dió creer que nin­gún do­lor es pa­ra siem­pre y que to­da he­ri­da sa­na. Po­co le im­por­ta­ba lo lar­go o di­fí­cil que fue­ra el pro­ce­so; lo esen­cial pa­ra él era con­ser­var la mo­ral y afe­rrar­se a la pro­me­sa de un fu­tu­ro me­jor. Al en­fren­tar­me yo tam­bién a las tor­men­tas de la vi­da, su ejem­plo me ins­pi­ra a aguan­tar cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les. Me afe­rra­ré a Aquel en quien pongo mi es­pe­ran­za, «como se­gu­ra y fir­me an­cla del al­ma » 3.

1. Pro­ver­bios 13:12 ( NTV) 2. 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 1: 3 3. He­breos 6:19

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.