Es­ti­ma­do Gui­ller­mo

Conectate - - NEWS - Iris Ri­chard Iris Ri­chard es con­se­je­ra. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

Gui­ller­mo y yo so­mos vie­jos ami­gos. Ha­ce po­co nos en­con­tra­mos pa­ra to­mar un ca­fé y me con­tó las di­fi­cul­ta­des que ha te­ni­do. Su mu­jer ha con­traí­do una en­fer­me­dad crónica que la ha de­ja­do pos­tra­da, y él la cui­da como pue­de. Al mis­mo tiem­po se ha vis­to abru­ma­do por las exi­gen­cias de su tra­ba­jo y el mie­do a que­dar ce­san­te. To­do eso ha desem­bo­ca­do en una cri­sis de fe. Le ex­pli­qué que yo tam­bién, no ha­ce tan­to, es­tu­ve ba­ta­llan­do con sen­ti­mien­tos si­mi­la­res, y re­za­mos jun­tos; pe­ro más tar­de me pa­re­ció que te­nía más co­sas que le po­día de­cir, y le es­cri­bí la si­guien­te carta.

Es­ti­ma­do Gui­ller­mo:

Me gus­tó mu­cho pa­sar un ra­to con­ti­go, aunque me en­tris­te­ce que ha­yas su­fri­do esos re­ve­ses y lo es­tés pa­san­do mal. Ha­ce po­co yo tam­bién atra­ve­sé una tem­po­ra­da di­fí­cil, y se me ocu­rrió que tal vez lo que me ayu­dó a mí te sir­va tam­bién a ti.

Cuan­do per­dí de vis­ta a Dios, me di cuen­ta de que te­nía que se­re­nar­me —por ejem­plo, tem­prano en la ma­ña­na, cuan­do so­la­men­te los pá­ja­ros es­tán des­pier­tos y se oyen sus pií­dos, o en la quie­tud de la no­che, cuan­do ce­sa to­da la bu­lla ex­ter­na—, te­nía que so­se­gar mis pro­ce­sos men­ta­les a fin de vol­ver a es­cu­char cla­ra­men­te a Dios.

Le con­té a una ami­ga de mu­cha con­fian­za lo que me an­gus­tia­ba, y eso me ayu­dó a di­ge­rir al­gu­nas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Apren­dí a no te­ner mie­do de las lá­gri­mas.

Tam­bién leí di­ver­sos tex­tos que ali­men­ta­ron mi es­pí­ri­tu y me hi­cie­ron mu­cho bien, pues en­con­tré en ellos pa­sa­jes que me hablaron al al­ma. Con­ti­nué bus­can­do la es­pe­ran­za, y a la lar­ga re­bro­tó.

Pro­cu­ré ha­llar ra­zo­nes pa­ra sen­tir­me agra­de­ci­da, aunque fue­ran co­si­tas in­sig­ni­fi­can­tes. Eso si­len­ció las mo­les­tas vo­ces de la ne­ga­ti­vi­dad y la des­di­cha y me per­mi­tió man­te­ner abier­ta la puer­ta pa­ra ir al re­en­cuen­tro de mi fe. Des­de en­ton­ces he asu­mi­do al­gu­nos com­pro­mi­sos con­mi­go mis­ma: Cuan­do me sien­to muy can­sa­da pa­ra orar, igual lo ha­go, con­fian­do en que Dios oi­rá mis rue­gos1. Cuan­do es­toy muy ago­ta­da pa­ra leer la Bi­blia, igual lo ha­go. La Pa­la­bra de Dios es vi­va y efi­caz2. Cuan­do mi impaciencia me im­pi­de se­re­nar­me, igual lo in­ten­to. Me re­cuer­do a mí mis­ma que Dios sa­na a los que­bran­ta­dos de co­ra­zón3.

Cuan­do es­toy ca­biz­ba­ja y tris­te, al­zo la mi­ra­da con la con­fian­za de que se di­si­pa­rá la ne­bli­na, pues Dios pre­mia a quie­nes lo bus­can4.

Pa­ra ter­mi­nar es­ta carta, que­ri­do Gui­ller­mo, te de­seo lo me­jor y te pro­me­to orar por tu si­tua­ción todos los días. Tu ami­ga, Iris

1. V. Job 22: 27 2. V. He­breos 4:12 3. V. Sal­mo 147: 3 4. V. He­breos 11: 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.