LA ME­JOR OBRA PIC­TÓ­RI­CA DEL MUNDO

Conectate - - NEWS - Ma­rie Bois­joly Ma­rie Bois­joly es ri­so­te­ra­peu­ta y di­rec­to­ra de Co­lo­rean­do el mundo, un es­pec­tácu­lo in­ter­ac­ti­vo de pa­ya­sos y tí­te­res. Vi­ve en Mé­xi­co.

La otra no­che vi un fas­ci­nan­te do­cu­men­tal so­bre un fa­mo­so fres­co de Pie­ro de­lla Fran­ces­ca: La re­su­rrec­ción, obra que pin­tó al­re­de­dor de 1463 en la Tos­ca­na, Ita­lia. Je­sús apa­re­ce en el cen­tro de la es­ce­na en el mo­men­to en que ven­ce a la muer­te y se al­za por en­ci­ma de cua­tro sol­da­dos dor­mi­dos jun­to al se­pul­cro. El cua­dro ilus­tra el con­tras­te en­tre la es­fe­ra hu­ma­na y la di­vi­na. El sim­bo­lis­mo se ob­ser­va tam­bién en el pai­sa­je del fon­do: a un cos­ta­do de Je­sús se apre­cian ár­bo­les vie­jos, sin ho­jas y sin vi­da; al otro la­do, ár­bo­les jó­ve­nes y lo­za­nos. Se tra­ta de un re­cor­da­to­rio de que la re­su­rrec­ción de Cris­to es ga­ran­tía de vi­da eter­na pa­ra todos los que de­po­si­tan en Él su es­pe­ran­za: «Por­que Yo vi­vo, tam­bién us­te­des vi­vi­rán» 1. Al­dous Hux­ley afir­mó que ese fres­co era «la me­jor obra pic­tó­ri­ca del mundo». En to­do ca­so, lo que me lla­mó la aten­ción a mí fue có­mo se sal­vó la obra du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ha­cia el fi­nal de la con­tien­da, los alia­dos com­ba­tían pa­ra li­brar a la Tos­ca­na de la ocu­pa­ción ale­ma­na. Un des­ta­ca­men­to bri­tá­ni­co lle­gó a las co­li­nas que do­mi­nan la ciu­dad de San­se­pol­cro, don­de se en­cuen­tra el edi­fi­cio que al­ber­ga el fres­co de La re­su­rrec­ción. En­se­gui­da se dio la or­den de ini­ciar los dis­pa­ros de ar­ti­lle­ría.

En ese mo­men­to, un ofi­cial de ar­ti­lle­ría bri­tá­ni­co lla­ma­do Tony Clar­ke se acor­dó de ha­ber leí­do un en­sa­yo de Hux­ley de 1925 en el que se des­cri­bía la pin­tu­ra, y se vio en un di­le­ma. Al fi­nal, cons­cien­te de que el fres­co men­cio­na­do por el es­cri­tor se en­con­tra­ba en la ciu­dad, aquel aman­te del ar­te re­sol­vió in­cum­plir la or­den re­ci­bi­da — aun ex­po­nién­do­se a un con­se­jo de gue­rra— y man­dó sus­pen­der el fue­go de ar­ti­lle­ría.

En reali­dad las tro­pas de ocu­pa­ción ale­ma­nas ya ha­bían eva­cua­do la lo­ca­li­dad, por lo que los bri­tá­ni­cos la li­be­ra­ron fá­cil­men­te al día si­guien­te. La ciu­dad no su­frió da­ños, y el fres­co tam­po­co: se sal­va­ron de mi­la­gro gra­cias a la de­ter­mi­na­ción de Tony Clar­ke y a unos ren­glo­nes de un en­sa­yo. Un tiem­po des­pués, los ha­bi­tan­tes de San­se­pol­cro, en re­co­no­ci­mien­to de que el ofi­cial hu­bie­ra li­bra­do a su ciu­dad de la des­truc­ción, bau­ti­za­ron una ca­lle en su ho­nor.

No sé si el ofi­cial era cre­yen­te, ni si lo era Hux­ley, el es­cri­tor sa­tí­ri­co. En cual­quier ca­so, sus pa­la­bras y ac­tos sir­vie­ron pa­ra pre­ser­var esa re­pre­sen­ta­ción de la re­su­rrec­ción de Cris­to, como tes­ti­mo­nio pa­ra la pos­te­ri­dad. Pa­ra mí es una cla­ra mues­tra de in­ter­ven­ción di­vi­na en las cir­cuns­tan­cias más in­ve­ro­sí­mi­les. Él pue­de va­ler­se de unas po­cas pa­la­bras re­cor­da­das en el mo­men­to pre­ci­so pa­ra res­pon­der a las ora­cio­nes de Sus hi­jos ur­gi­dos de pro­tec­ción.

1. Juan 14:19 ( NVI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.