So­mos el PUE­BLO DE LA PAS­CUA

Conectate - - NEWS -

No se aban­do­nen a la de­ses­pe­ra­ción. So­mos el pue­blo de la Pas­cua, y nues­tro canto se en­to­na en­tre ale­lu­yas. Pa­pa Juan Pa­blo II (1920–2005)

2 Un hom­bre com­ple­ta­men­te inocen­te se ofre­ció como sa­cri­fi­cio por el bien de los de­más, in­clui­dos sus enemi­gos, y así pa­gó el res­ca­te del mundo. Fue una ac­to per­fec­to. Mahat­ma Gand­hi (1869–1948)

2 La es­pe­ran­za cris­tia­na es fe que aguar­da el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas de Dios. La es­pe­ran­za cris­tia­na es una cer­te­za, ga­ran­ti­za­da por Dios mis­mo. Ex­pre­sa el co­no­ci­mien­to de que el cre­yen­te, ca­da día de su vi­da y en ca­da mo­men­to del más allá, pue­de ase­gu­rar sin­ce­ra­men­te — en ba­se al com­pro­mi­so ad­qui­ri­do por Dios— que lo me­jor aún es­tá por ve­nir. Adap­ta­ción de un tex­to de Jim Pac­ker (n. 1926) Lo que su­ce­de en el mo­men­to de la muer­te de un cris­tiano no es mo­ti­vo de es­pe­cu­la­ción, sino una cer­ti­dum­bre ba­sa­da en la ver­dad. Un he­cho his­tó­ri­co ex­tra­or­di­na­rio cambió el con­cep­to de lo que es la vi­da des­pués de la muer­te, tras­la­dán­do­lo del te­rreno de las con­je­tu­ras al de los he­chos ve­ri­fi­ca­bles. El após­tol Pa­blo afir­ma abier­ta y cla­ra­men­te el mo­ti­vo de su con­fian­za: «Sa­be­mos que aquel que re­su­ci­tó al Se­ñor Je­sús nos re­su­ci­ta­rá tam­bién a no­so­tros con Él y nos lle­va­rá jun­to con us­te­des a Su pre­sen­cia» 1. La re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to sien­ta un pre­ce­den­te pa­ra la de todos los que estamos en Cris­to. Di­cho de otro mo­do, nues­tra fu­tu­ra re­su­rrec­ción se ba­sa en la historicidad de la de Cris­to. La re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to no es un te­ma tan­gen­cial, sino cen­tral y cru­cial pa­ra la fe cris­tia­na. […] El he­cho de que Je­sús es­té vi­vo y fi­je Su ho­gar en no­so­tros no so­lo cam­bia nues­tra pers­pec­ti­va de la otra vi­da, sino tam­bién de la ac­tual, por­que so­lo sa­be­mos de ve­ras lo que es vi­vir li­bres a par­tir del mo­men­to en que estamos pre­pa­ra­dos pa­ra en­ca­rar la muer­te. La fe cris­tia­na no es es­ca­pis­mo; es vi­vir en el pre­sen­te, con el amor, la for­ta­le­za y la sa­bi­du­ría que nos da la pre­sen­cia de Cris­to en no­so­tros. Y en eso te­ne­mos la con­fian­za de que Aquel que fue le­van­ta­do de los muer­tos nos lle­va­rá con­si­go a nues­tra mo­ra­da eter­na. Char­les Pri­ce

2 Nin­gún ta­bloi­de pu­bli­ca­rá ja­más la des­con­cer­tan­te no­ti­cia de que se ha des­cu­bier­to en la an­ti­gua Je­ru­sa­lén el cuer­po mo­mi­fi­ca­do de Je­sús de Na­za­ret. Los cris­tia­nos tam­po­co guar­dan ce­lo­sa­men­te en una vi­tri­na un cuer­po em­bal­sa­ma­do pa­ra ado­rar­lo. Su se­pul­cro — a Dios gra­cias— es­tá va­cío. La tum­ba va­cía pro­cla­ma el he­cho glo­rio­so de que nues­tra vi­da no aca­ba­rá al mo­men­to de mo­rir. La muer­te no es una pa­red; es una puer­ta. Pe­ter Mars­hall (1902–1949)

1. 2 Co­rin­tios 4:14 ( NVI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.