AL­GO MÁS QUE UNA ILU­SIÓN

Conectate - - NEWS - Su­kan­ya Ku­mar-Sin­ha Su­kan­ya Ku­mar- Sin­ha es lec­to­ra de Co­néc­ta­te. Vi­ve en Gur­gaon ( In­dia) y tra­ba­ja como di­rec­to­ra de programas de una le­ga­ción di­plo­má­ti­ca en Nue­va Del­hi.

Te­nía ocho años cuan­do per­dí a mi abue­lo, que por aquel en­ton­ces ron­da­ba los 65. So­mos una fa­mi­lia muy uni­da, y aque­llo fue un gol­pe du­ro pa­ra todos.

Re­cuer­do que be­sé la fría me­ji­lla de Na­nu y le di­je adiós. Pe­ro al­go por den­tro me de­cía que no se­ría una des­pe­di­da per­ma­nen­te. Siem­pre he te­ni­do la fer­vien­te es­pe­ran­za de vol­ver a es­tar con él. Ca­da vez que vi­si­tá­ba­mos el ce­men­te­rio llo­ra­ba por no po­der ver­lo, to­car­lo, ha­blar­le; pe­ro en el fon­do te­nía la cer­te­za de que nos vol­ve­ría­mos a en­con­trar. En pre­pa­ra­ción pa­ra esa even­tual reunión, pen­sa­ba: «Cuan­do vuel­va a ver a Na­nu le pe­di­ré que me cuen­te có­mo fue esa vez que lo per­si­guie­ron unos la­dro­nes ar­ma­dos», o: «Cuan­do vuel­va a ver a Na­nu lo re­ta­ré por no ha­ber­se he­cho a tiem­po la ope­ra­ción de los ri­ño­nes». No obs­tan­te, con el pa­so de los años me acos­tum­bré a su au­sen­cia.

Des­pués de la muer­te de Na­nu, mi abue­la, Na­na, se con­vir­tió en el co­ra­zón de nues­tra gran fa­mi­lia. Aho­ra ella tam­bién ha par­ti­do. Mu­rió ha­ce po­co. Cuan­do nos reuni­mos pa­ra des­alo­jar su ca­sa, pa­sé la mano por la col­cha de su ca­ma y no pu­de evi­tar llo­rar. En la iglesia a ve­ces mi­ra­ba el asien­to don­de ella se sen­ta­ba y le pre­gun­ta­ba a Je­sús: «¿Por qué?»

Des­pués de unas se­ma­nas el do­lor se fue di­si­pan­do y se vol­vió me­nos cons­tan­te, aunque aún es­ta­ba pre­sen­te. Has­ta que un día me pu­se a pen­sar: «Cuan­do vuel­va a ver a Na­na le di­ré cuán­to la echa­mos todos de me­nos. Le da­ré el abra­zo que no pu­de dar­le en el hospital…»

En­ton­ces me di cuen­ta de que la pro­me­sa de vi­da eter­na no es so­lo pa­ra ali­men­tar las ilu­sio­nes de una ni­ña de ocho años, sino que nos brin­da con­sue­lo a lo lar­go de to­da la exis­ten­cia. Los cris­tia­nos te­ne­mos una es­pe­ran­za y una fe im­pe­re­ce­de­ra en que la muer­te no es el fin. Dios en­vió a Su Hi­jo, Je­sús, a la Tie­rra pa­ra que pu­dié­ra­mos te­ner vi­da eter­na con Él. Lo úni­co que ne­ce­si­ta­mos es una fe infantil pa­ra creer esa pro­me­sa di­vi­na.

No sé exac­ta­men­te có­mo con­ti­nua­rán en el Cie­lo las re­la­cio­nes que tan­to dis­fru­ta­mos en la Tie­rra, pe­ro sí sé que nos aguar­da vi­da eter­na con Dios. La muer­te no es sino la puer­ta que tras­po­ne­mos pa­ra al­can­zar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.