NO ES PRE­CI­SO APRO­BAR EL EXA­MEN

Conectate - - NEWS - Abi May Abi May es es­cri­to­ra, do­cen­te y pro­mo­to­ra de sa­lud. Vi­ve en el Reino Uni­do. Es­te es su si­tio web: www. abi. ma­yihelp.co.uk.

La Pas­cua nos re­cuer­da por so­bre to­das las co­sas que la sal­va­ción — el inefa­ble don de paz con Dios en es­ta vi­da y en la ve­ni­de­ra— no es al­go que po­da­mos con­se­guir con lo que ha­ga­mos, sino que se nos en­tre­ga ya he­cho. Je­sús mu­rió en la cruz por nues­tros pe­ca­dos y re­su­ci­tó al ter­cer día. Él lo hi­zo; no no­so­tros.

«Hoy es­ta­rás con­mi­go en el pa­raí­so» 1, le di­jo al la­drón col­ga­do de la cruz ad­ya­cen­te. No ha­bía na­da que el la­drón pu­die­ra ha­cer en aque­lla si­tua­ción, na­da que pu­die­ra al­te­rar su pa­sa­do y des­de lue­go tam­po­co su fu­tu­ro, pues es­ta­ba sien­do eje­cu­ta­do por sus crí­me­nes. No obs­tan­te, sí ha­bía al­go que po­día pen­sar y de­cir: «Acuér­da­te de mí cuan­do lle­gues a Tu reino» 2. Le bas­tó con una de­cla­ra­ción de fe.

Eso de­be­ría en­se­ñar­nos al­go. ¡Qué fá­cil es no dis­po­ner de tiem­po pa­ra Dios por es­tar de­di­ca­do a bue­nas cau­sas o a otras per­so­nas! Po­de­mos lle­nar nues­tros días de bue­nas obras, pa­la­bras ama­bles, ac­tos de ge­ne­ro­si­dad. Sin em­bar­go, eso no bas­ta pa­ra re­con­ci­liar­nos con Dios, pues así como te­ne­mos nues­tros mo­men­tos bue­nos, tam­bién te­ne­mos los malos, esas ve­ces en que nues­tros ac­tos no son tan pru­den­tes o me­su­ra­dos o en que nues­tras pa­la­bras no son tan ama­bles como de­be­rían ser, o en que cae­mos en el egoís­mo y pen­sa­mos un po­qui­to más en nues­tros pro­pios de­seos que en los de los de­más. Nos enoja­mos, no per­do­na­mos, nos que­ja­mos.

Nin­guno de no­so­tros pa­sa el exa­men. Si la re­con­ci­lia­ción con Dios de­pen­die­ra de nues­tra con­duc­ta, na­die la al­can­za­ría. Por eso nin­gu­na de nues­tras bue­nas obras o de­no­da­dos es­fuer­zos nos ga­na­rá un lu­gar a Su la­do3.

Lo fa­bu­lo­so del asun­to es que no es ne­ce­sa­rio apro­bar el exa­men. El Hi­jo de Dios adop­tó la vi­da de un ser hu­mano, vi­vió en­tre no­so­tros, es­cu­chó, ob­ser­vó, to­có, sa­nó. El amor que tu­vo por no­so­tros fue tan gran­de que aunque sa­bía lo que es­ta­ba a pun­to de su­frir, se de­jó apre­sar, gol­pear, azo­tar y fi­nal­men­te cla­var a una cruz. Aun allí Su amor pre­va­le­ció: per­do­nó a quie­nes lo cru­ci­fi­ca­ron, le en­car­gó a al­guien el cui­da­do de su ma­dre mien­tras es­ta so­llo­za­ba y re­con­for­tó al la­drón con la pro­me­sa: «Hoy es­ta­rás con­mi­go en el pa­raí­so». Él lo hi­zo; no no­so­tros.

Por mu­cho que nos sin­ta­mos in­ca­pa­ces y ten­ga­mos mie­dos y preo­cu­pa­cio­nes, re­mor­di­mien­tos y sen­ti­mien­tos de cul­pa, cuan­do ro­ga­mos: «Se­ñor, acuér­da­te de mí», Él lo ha­ce. De­je­mos a un la­do nues­tras in­quie­tu­des y afa­nes y pa­se­mos el día de hoy en Su com­pa­ñía.

1. Lu­cas 23:43 2. Lu­cas 23:42 ( RVC) 3. V. Ti­to 3: 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.