LOS SU­FRI­MIEN­TOS DEL AL­MA

Conectate - - NEWS -

Yo com­pren­do las prue­bas a las que son so­me­ti­dos los co­ra­zo­nes hu­ma­nos… la pe­sa­dum­bre, el des­alien­to y la de­ses­pe­ra­ción en que a ve­ces se su­men. Com­pren­do lo que es re­nun­ciar a al­guien, pues tu­ve que se­pa­rar­me pri­me­ro de Mi Pa­dre pa­ra ir a la Tie­rra y lue­go de los que tan­to qui­se en la Tie­rra pa­ra re­tor­nar con Mi Pa­dre.

Com­pren­do la in­ten­si­dad del do­lor y el su­fri­mien­to, pues gri­té de do­lor cuan­do los cla­vos me atra­ve­sa­ron las ma­nos y los pies. Com­pren­do lo que es sen­tir­se aban­do­na­do por los que lo aman a uno, in­clui­do Mi pro­pio Pa­dre. Por eso ex­cla­mé: «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has aban­do­na­do?»

1 Tam­bién com­pren­do la in­ten­si­dad del te­mor, el te­mor de en­ca­rar lo que se ave­ci­na, por el do­lor y el pe­sar que trae­rá con­si­go. Com­pren­do asi­mis­mo la in­ten­si­dad del sen­ti­mien­to de aban­dono, pues los que más me ama­ban me aban­do­na­ron en el mo­men­to en que me lle­va­ron pre­so. Sé ade­más cuán­to due­le que te trai­cio­ne un ser que amas, como me trai­cio­nó a Mí Ju­das con un be­so.

Aunque Mi Pa­dre no de­jó que pa­sa­ra de Mí esa co­pa… aunque Mis se­res que­ri­dos hu­ye­ron en el mo­men­to de Mi an­gus­tia… aunque los cla­vos me atra­ve­sa­ron las ma­nos y los pies… aunque so­por­té mu­chos la­ti­ga­zos y tu­ve la sen­sa­ción de que Mi Pa­dre me aban­do­na­ba… ¡to­do eso re­dun­dó en una mag­ní­fi­ca vic­to­ria, re­no­va­ción y sal­va­ción!

Cuan­do me azo­ta­ron, me pu­sie­ron una co­ro­na de es­pi­nas y me cla­va­ron a la cruz, dio la im­pre­sión de que ha­bía si­do ven­ci­do; pe­ro eso al­te­ró el cur­so de la His­to­ria y de to­da la eter­ni­dad.

Si la vi­da se te pre­sen­ta os­cu­ra y no ves na­da, re­cuer­da que Yo te es­toy abra­zan­do, así como Mi Pa­dre me abra­zó. Te pi­do que con­fíes en Mí cuan­do es­tés en lo más ba­jo, cuan­do te due­la el co­ra­zón, en tu ho­ra de ne­ce­si­dad, pues tú tam­bién ten­drás una es­plén­di­da re­su­rrec­ción a raíz del sa­cri­fi­cio que hice por ti.

1. Ma­teo 27:46 ( NBJ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.