A NUES­TROS AMI­GOS Co­no­cer a Dios

Conectate - - NEWS -

Po­bre Dios. Tie­ne un pro­ble­ma.

Mu­cha gen­te afir­ma creer en Dios, pe­ro en reali­dad no lo co­no­ce.

Pa­ra mu­chos ni­ños, Dios es una mez­cla de su­per­hé­roe y de ma­go be­né­vo­lo de lar­gas bar­bas blancas, una com­bi­na­ción de Su­per­man y Al­bus Dum­ble­do­re. A me­di­da que va­mos cre­cien­do, Dios pa­re­ce con­ver­tir­se en un adus­to director de co­le­gio, siem­pre vi­gi­lan­te, siem­pre pen­dien­te de la ho­ra a la que vol­ve­mos a ca­sa y de los li­bros que es­ta­mos le­yen­do. Es un Dios que me­te mie­do, que es­gri­me Su va­ra cas­ti­ga­do­ra, de­ma­sia­do in­cli­na­do a la pa­li­za y al azo­te fá­cil.

Lue­go ad­qui­ri­mos más mun­do y nos ve­mos ex­pues­tos a otras fi­lo­so­fías y cos­mo­vi­sio­nes. Mu­chos pa­sa­mos en­ton­ces por eta­pas en que lo apar­ta­mos de nues­tra reali­dad, adu­cien­do que no po­de­mos vi­vir de acuer­do a Sus re­glas, o que pre­fe­ri­mos no ha­cer­lo.

La cier­to es que si Dios lle­va la cuen­ta de nues­tros acier­tos y desa­cier­tos, no va­mos a sa­lir muy bien pa­ra­dos. Por for­tu­na, nues­tro Dios es amo­ro­so, un Ser san­to y bueno, un Dios fue­ra de se­rie que quie­re acer­car­se a no­so­tros y en­se­ñar­nos el ca­mino que nos lle­va­rá a la vi­da eter­na con Él. « A to­dos los que cre­ye­ron en Él y lo re­ci­bie­ron, les dio el de­re­cho de lle­gar a ser hi­jos de Dios» 1.

Dios no nos exi­ge per­fec­ción. Nun­ca ha es­pe­ra­do que sea­mos per­fec­tos. De lo con­tra­rio, no ha­bría ve­ni­do a la Tie­rra a mo­rir por no­so­tros. Sin em­bar­go, lo hi­zo, y quie­re re­la­cio­nar­se es­tre­cha­men­te con ca­da ser hu­mano: «Us­te­des aho­ra son Mis ami­gos, por­que les he con­ta­do to­do lo que el Pa­dre me di­jo» 2. ¡Si­ga­mos le­yen­do, y así lle­ga­re­mos a co­no­cer­lo me­jor! Gabriel García V. Director

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.