EL RE­FU­GIO SE­CRE­TO

Conectate - - NEWS - Koos Sten­ger Koos Sten­ger es escritor in­de­pen­dien­te. Vi­ve en los Paí­ses Ba­jos.

Na­cí po­cos años después de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do Ho­lan­da se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do y los efec­tos del con­flic­to y la ocu­pa­ción to­da­vía eran vi­si­bles. En mi ni­ñez oí ha­blar con fre­cuen­cia de los su­fri­mien­tos que ha­bía so­por­ta­do la gen­te. Eso ge­ne­ró en mí un pro­fun­do res­pe­to por los sa­cri­fi­cios que mu­chos ha­bían he­cho, es­pe­cial­men­te los que no trai­cio­na­ron sus con­vic­cio­nes aun en des­me­dro de su pro­pia in­te­gri­dad.

Una de esas per­so­nas fue Co­rrie ten Boom, que ter­mi­nó per­dien­do a la ma­yo­ría de sus fa­mi­lia­res y pa­só años en un cam­po de con­cen­tra­ción. Ha­bría re­sul­ta­do fá­cil no pres­tar­les ayu­da a los re­fu­gia­dos ju­díos que gol­pea­ban a su puerta con los ojos lle­nos de mie­do. La fa­mi­lia ten Boom po­dría ha­ber ba­ja­do la mi­ra­da y ha­cer­se la cie­ga an­te aque­lla ne­ce­si­dad acu­cian­te, to­do pa­ra sal­var su pro­pio pe­lle­jo. Pe­ro los ten Boom ni si­quie­ra con­si­de­ra­ron esa po­si­bi­li­dad. Te­nían una pro­fun­da fe en Cris­to y sa­bían que el egoís­mo y el ins­tin­to de con­ser­va­ción no cua­dra­ban con Sus en­se­ñan­zas.

El amor siem­pre se fi­ja en las ne­ce­si­da­des aje­nas y no se preo­cu­pa por su pro­pio bie­nes­tar. De ahí que Co­rrie y su fa­mi­lia op­ta­ran por re­sis­tir. No en un sen­ti­do fí­si­co, sino con las ar­mas de la fe. Crea­ron un es­con­dri­jo pa­ra los per­se­gui­dos. Su his­to­ria es­tá plas­ma­da en el co­no­ci­do li­bro El re­fu­gio se­cre­to.

Siem­pre ha­bía te­ni­do cu­rio­si­dad por ver dón­de ocul­ta­ban a los re­fu­gia­dos. Fi­nal­men­te tu­ve oca­sión de vi­si­tar la ca­sa don­de lo hi­cie­ron. Que­da en Haar­lem, cer­ca de Áms­ter­dam, y es hoy un mu­seo abier­to al pú­bli­co. La vi­si­ta lo re­tro­trae a uno a la reali­dad del su­fri­mien­to y la gue­rra. Las ha­bi­ta­cio­nes son di­mi­nu­tas, y los pa­si­llos y es­ca­le­ras muy an­gos­tos. El re­fu­gio se­cre­to don­de se ocul­ta­ban seis ju­díos en el mo­men­to del alla­na­mien­to de la Ges­ta­po tie­ne ape­nas 76 cm de pro­fun­di­dad1.

A pe­sar del su­fri­mien­to, la ca­sa de la ca­lle Bar­tel­jo­riss­traat se ha con­ver­ti­do en un mo­nu­men­to a la fe y el triun­fo. Si bien la ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia ten Boom per­die­ron la vi­da du­ran­te la gue­rra, no cues­ta ima­gi­nar­se la ale­gre bien­ve­ni­da que Jesús de­bió de dar­les el día en que lle­ga­ron al Cie­lo, su úl­ti­mo re­fu­gio se­cre­to.

Aun­que tal vez no­so­tros no ten­ga­mos que ha­cer se­me­jan­tes sa­cri­fi­cios, to­dos los cristianos te­ne­mos la mi­sión de ilu­mi­nar las ti­nie­blas que nos ro­dean. La vi­da de los que han par­ti­do an­tes que no­so­tros po­ne de re­lie­ve la im­por­tan­cia de afian­zar nuestras con­vic­cio­nes y nues­tra re­la­ción con Dios a fin de ser lu­mi­na­rias en el mun­do ac­tual. Va­le la pe­na, pues en Él tam­bién no­so­tros te­ne­mos un re­fu­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.