Sor­pre­sa

Conectate - - NEWS - Ma­ra Hod­ler Ma­ra Hod­ler ha si­do mi­sio­ne­ra en Ex­tre­mo Orien­te y en Áfri­ca Orien­tal. Ac­tual­men­te vi­ve en Te­xas con su es­po­so y sus hi­jos y ad­mi­nis­tra una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar.

Hay ve­ces en que la vi­da trans­cu­rre plá­ci­da­men­te, tie­nes una idea cla­ra del rum­bo que si­guen tus asun­tos, es­tás pro­gre­san­do y de gol­pe… ¡sor­pre­sa! Se pro­du­ce un vuel­co to­tal. Al­go te obli­ga a cam­biar y te em­pu­ja en otra di­rec­ción. To­do el pa­no­ra­ma se al­te­ra.

Esas sor­pre­sas me dan un poco de mie­do. Pa­ra mí, no con­tro­lar una si­tua­ción es co­mo es­tar en caí­da li­bre. No es lo mío. En esos mo­men­tos en que mis me­jo­res pla­nes que­dan re­ga­dos a mi al­re­de­dor co­mo desechos inú­ti­les, es­cu­cho una voz en mi ca­be­za que me di­ce: «El hom­bre pro­po­ne, Dios dis­po­ne».

Ten­go en­ton­ces que to­mar la de­ci­sión de adap­tar­me o de for­zar la si­tua­ción y re­di­ri­gir las cosas ha­cia mis que­ri­dos pla­nes. En reali­dad, más que una de­ci­sión es una ac­ti­tud men­tal. Co­mo la mi­tad de las ve­ces, el desen­la­ce es evi­den­te, y afe­rrar­me a mis pla­nes no va a ha­cer más que pos­ter­gar lo inevi­ta­ble. Aun así, cues­ta ce­der.

Es co­mo un tan­go bien bai­la­do. Cuan­do dos per­so­nas lle­van mu­cho tiem­po bai­lan­do jun­tas lo­gran com­pe­ne­trar­se muy bien y pue­den im­pro­vi­sar un bai­le en per­fec­ta sin­cro­nía. En el tan­go tra­di­cio­nal, el hom­bre di­ri­ge el bai­le, y la mu­jer es­tá aten­ta a sus más li­ge­ros ti­ro­neos y mar­cas. Ella mue­ve su cuer­po se­gún co­mo él la guíe. Cuan­do la pa­re­ja es­tá bien sincronizada, los mo­vi­mien­tos de uno lle­gan a ser una ex­ten­sión de los del otro. Es im­pre­sio­nan­te. En cam­bio, da pe­na ob­ser­var a una pa­re­ja que no bai­la sincronizada. Se pi­san los za­pa­tos y a ve­ces has­ta se caen. En el me­jor de los ca­sos, les fal­ta la gra­cia que de­be trans­mi­tir cual­quier bai­le.

A ve­ces ima­gino mi vi­da co­mo un bai­le. Cuan­do en­tran en jue­go esas sor­pre­sas, ca­si pue­do oír a Jesús de­cir­me: «Va­mos. Lle­va­mos mu­cho tiem­po bai­lan­do jun­tos. Ya sa­bes se­guir­me. Dé­ja­me que te di­ri­ja y ha­ré de es­ta dan­za un es­pec­tácu­lo».

En mi co­ra­zón sé que, si le ce­do el con­trol, Él no va a tras­ta­bi­llar ni caer­se. Pe­ro a ve­ces me cues­ta so­me­ter­me a Sus in­di­ca­cio­nes. Nor­mal­men­te es por­que me pa­re­ce que me he es­for­za­do mu­cho prac­ti­can­do la an­te­rior co­reo­gra­fía y apren­dién­do­me ca­da pa­so; de ahí que no quie­ra cam­biar. A ve­ces tra­to de mar­car yo el pa­so. Las con­se­cuen­cias, cla­ro… son la­men­ta­bles.

Ren­dir­se, en­tre­gar­se, no es una reac­ción ini­cial muy co­mún. Nos re­sul­ta na­tu­ral ape­gar­nos a cier­to desen­la­ce. Nos gus­ta creer que te­ne­mos la sar­tén por el man­go. De­di­ca­mos mu­cho es­fuer­zo a la pla­ni­fi­ca­ción y nos due­le pen­sar que to­do pue­de arrui­nar­se a cau­sa de un su­ce­so que in­va­li­de nues­tros pla­nes.

Lo cu­rio­so del ca­so, sin em­bar­go, con re­la­ción al bai­le, es que to­dos los pa­sos en­sa­ya­dos, las

cui­da­das co­reo­gra­fías prac­ti­ca­das una y otra vez son pre­ci­sa­men­te lo que le per­mi­te a una pa­re­ja aban­do­nar el bai­le apren­di­do y crear es­pon­tá­nea­men­te uno nue­vo. En la vi­da, to­da la pla­ni­fi­ca­ción, la for­ma­ción y la rea­li­za­ción de lo que cree­mos que Dios quie­re que ha­ga­mos es lo que nos capacita pa­ra no re­sis­tir­nos a las sor­pre­sas, cua­les­quie­ra que sean.

Una no­ti­ta so­bre esas sor­pre­sas. Mu­chas de las que me han ocu­rri­do a mí no pin­ta­ban na­da bien al prin­ci­pio. Co­mo cuan­do me ne­ga­ron la vi­sa pa­ra ir a un país en el que te­nía ase­gu­ra­do un tra­ba­jo que yo con­si­de­ra­ba ideal; o cuan­do unos com­pa­ñe­ros que eran fun­da­men­ta­les pa­ra cier­ta ini­cia­ti­va de­ci­die­ron op­tar por otra co­sa jus­to cuan­do el pro­gra­ma es­ta­ba co­men­zan­do a des­pe­gar. Tam­bién he su­fri­do en­fer­me­da­des, ac­ci­den­tes y de­cep­cio­nes la­bo­ra­les, he per­di­do clien­tes y he vis­to có­mo el mal tiem­po des­ba­ra­ta­ba pla­nes que ha­bía tra­za­do con su­mo cui­da­do. Esos acon­te­ci­mien­tos me con­du­je­ron por de­rro­te­ros ines­pe­ra­dos. Así y to­do, nin­guno me arrui­nó la vi­da. En al­gu­nos ca­sos me lle­va­ron por sen­de­ros que ter­mi­na­ron sien­do mu­cho me­jo­res que los que yo ha­bía pla­nea­do o pre­vis­to.

Al­gu­nas de las per­so­nas más in­creí­bles que co­noz­co in­ter­pre­tan esos tras­tor­nos co­mo in­vi­ta­cio­nes a un bai­le es­pe­cial. Es tan­ta su con­fian­za que son ca­pa­ces de ob­viar la re­sis­ten­cia y mo­ver­se al com­pás. Esas per­so­nas me im­pre­sio­nan y me ma­ra­vi­llan tan­to co­mo ver bai­lar a una pa­re­ja bien con­jun­ta­da. Me asom­bra que los rá­pi­dos gi­ros, ba­ja­das y con­tor­sio­nes del bai­le de su vi­da ten­gan apa­ren­te­men­te tan­ta gra­cia y se pro­duz­can sin re­sis­ten­cia. La be­lle­za de la paz que re­fle­jan con­fir­ma sin du­da que su ma­ne­ra de afron­tar esas sor­pre­sas da me­jo­res re­sul­ta­dos que la mía.

Lo bueno es que es­toy se­gu­ra de que ven­drán más sor­pre­sas y ten­dré opor­tu­ni­dad de prac­ti­car y apren­der a dejarme lle­var en lu­gar de opo­ner re­sis­ten­cia. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas, sé que me aguar­dan sucesos que no pue­do pre­ver. Rue­go que sea ca­paz de fluir con ellos y no re­sis­tir­me ni ser in­dó­cil, al me­nos no tan­to co­mo pa­ra arrui­nar el bai­le.

Jesús quie­re que nues­tra vi­da sea ex­tra­or­di­na­ria y se val­drá de ca­da pe­que­ño gi­ro, con­tor­sión, pi­rue­ta o al­za­da pa­ra crear el más be­llo de los bai­les. Bas­ta con que nos de­je­mos lle­var por Él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.