Lo que ha­ce Dios por mí

Conectate - - NEWS - In­gib­jörg Tor­fa­dót­tir In­gib­jörg Tor­fa­dót­tir vi­ve en Is­lan­dia. Es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Cuan­do lle­gué al pa­be­llón de pa­cien­tes con Alz­hei­mer pa­ra ha­cer mi turno de en­fer­me­ría, me en­con­tré con una se­ño­ra que es­ta­ba muy ner­vio­sa y no se que­da­ba quie­ta. Po­dría ha­ber­le su­mi­nis­tra­do al­gún me­di­ca­men­to pa­ra tran­qui­li­zar­la; pe­ro co­mo no te­nía una ac­ti­tud agre­si­va ni do­lor, de­ci­dí ca­mi­nar un ra­to con ella. Fue un pa­seo sin des­tino; a ve­ces me de­te­nía a es­tu­diar unos cua­dros, mos­trar­le un pe­lu­che, mi­rar por la ven­ta­na y cosas así, aun­que ma­yor­men­te nos li­mi­ta­mos a ca­mi­nar.

Ese deam­bu­lar sin rum­bo se pro­lon­gó más de una ho­ra. Ca­da vez que yo in­ten­ta­ba en­ca­mi­nar­la ha­cia la zo­na co­mún, ella me em­pu­ja­ba en otra di­rec­ción. En­ton­ces me vino un pen­sa­mien­to que nun­ca ha­bía con­si­de­ra­do: «¡Eso mis­mo ha­go yo con Dios!» ¡Cuán­tas ve­ces lo lle­vo a ras­tras ha­cia los rin­co­nes de ca­da re­cin­to de mi vi­da y ha­go ca­so omi­so de lo que Él se pro­po­ne in­di­car­me u obrar en mí! Aun así, Él siem­pre me acom­pa­ña, re­ti­ran­do los obs­tácu­los pa­ra que no tro­pie­ce. Es­tá con­mi­go en to­do ins­tan­te, y Su amor es inago­ta­ble.

En de­ter­mi­na­do mo­men­to aque­lla pa­cien­te es­ta­ba ca­si ti­rán­do­me de la ro­pa pa­ra que fué­ra­mos por don­de ella que­ría. In­sis­tía en me­ter­se por una sa­li­da de in­cen­dios que es­ta­ba ce­rra­da. Aun­que ya ha­bía­mos re­co­rri­do aquel pa­si­llo va­rias ve­ces, no de­ja­ba de in­sis­tir, de mo­do que me de­jé lle­var por ella. Se me ocu­rre que a ve­ces Dios de­be de mi­rar­me y pen­sar: «Y bueno, pron­to ten­drá que dar­se la vuel­ta. Si no es­cu­cha, de­ja­ré que ha­ga lo que quie­ra. Ya apren­de­rá, ya lo en­ten­de­rá ».

Por lo vis­to, Dios que­ría mos­trar­me que Él ve­la por mí y me cui­da. Que nun­ca se im­pa­cien­ta. Yo es­ta­ba pen­san­do que aque­llo se es­ta­ba alar­gan­do de­ma­sia­do, que era ho­ra de pe­dir­le a una en­fer­me­ra au­xi­liar que se hi­cie­ra car­go. Sin em­bar­go, no me pa­re­ció co­rrec­to. Me di­je: «¿Có­mo pue­do aban­do­nar­la en su ho­ra de ne­ce­si­dad con to­do lo que ha­ce Dios por mí? ¿Aca­so mi vi­da y mi tiem­po son más im­por­tan­tes que brin­dar­le mi apo­yo a al­guien?»

Aun cuan­do obro bien, a me­nu­do ter­mino por abu­rrir­me y lo de­jo, o cai­go en la ten­ta­ción de creer­me fe­no­me­nal y sen­tir­me bas­tan­te complacida con­mi­go mis­ma. En reali­dad, ayu­dar y ser­vir a los de­más es ape­nas mi «cul­to ra­cio­nal», el ser­vi­cio que le de­bo1. Después de to­do, Él ha­ce lo mis­mo por mí to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.