AN­DAR con DIOS

Conectate - - NEWS - Sally García Sally García es edu­ca­do­ra y mi­sio­ne­ra. Vi­ve en Chi­le y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Los pri­me­ros ca­pí­tu­los del li­bro del Gé­ne­sis men­cio­nan a un enigmático per­so­na­je: Enoc. Aun­que no sa­be­mos mu­cho so­bre él, ca­be su­po­ner que en la épo­ca de Jesús era har­to co­no­ci­do, ya que la epís­to­la de San Ju­das alu­de a una pro­fe­cía re­ci­bi­da por Enoc que guar­da re­la­ción con los Pos­tre­ros Días1. Es­te pa­triar­ca, na­ci­do ape­nas sie­te ge­ne­ra­cio­nes después de Adán, fue tam­bién pa­dre de Ma­tu­sa­lén, el per­so­na­je bí­bli­co más lon­ge­vo2.

El da­to más in­tere­san­te so­bre Enoc que nos ofre­ce la Bi­blia se en­cuen­tra en Gé­ne­sis 5:24: «Co­mo [Enoc] an­du­vo fiel­men­te con Dios, un día des­apa­re­ció por­que Dios se lo lle­vó» 3.

« An­du­vo con Dios». ¿Qué su­gie­re esa fra­se? An­dar con Dios re­fle­ja ar­mo­nía. «¿An­da­rán dos jun­tos, si no es­tu­vie­ren de acuer­do?» Cuan­do

4 ca­mi­na­mos con al­guien, ge­ne­ral­men­te lo ha­ce­mos co­do a co­do. Pro­cu­ra­mos no ade­lan­tar­nos ni re­za­gar­nos. Apren­der a an­dar al rit­mo de Dios es una aven­tu­ra de to­da una vi­da. An­dar con Dios sig­ni­fi­ca tam­bién te­ner co­mu­nión con Él. Mu­chos gran­des pen­sa­do­res y es­cri­to­res co­mo Azo­rín, Henry Da­vid Tho­reau, Ralph Wal­do Emer­son, Antonio Ma­cha­do y Sø­ren Kierkegaard so­lían dar pa­seos con­tem­pla­ti­vos. Adán y Eva co­mul­ga­ban a dia­rio con Dios pa­sean­do por el Edén5. An­dar con Dios es un mo­do de vi­da. La Bi­blia nos ex­hor­ta a an­dar «en amor, co­mo tam­bién Cris­to nos amó, y se en­tre­gó a Sí mis­mo por no­so­tros» 6. Nos in­di­ca asi­mis­mo que an­de­mos por fe, no por vis­ta7, que an­de­mos ho­nes­ta­men­te8, que an­de­mos en la ver­dad9, que an­de­mos en luz10 y que an­de­mos sa­bia­men­te11. Y to­do lo an­te­rior que­da re­su­mi­do en el ver­sícu­lo que nos acon­se­ja que sim­ple­men­te an­de­mos en Cris­to12.

So­bre la vi­da de Enoc, el após­tol Pa­blo es­cri­bió: «Fue por la fe que Enoc as­cen­dió al cie­lo sin mo­rir, “des­apa­re­ció por­que Dios se lo lle­vó”; por­que an­tes de ser lle­va­do, lo co­no­cían co­mo una per­so­na que agra­da­ba a Dios» 13. Tan­to agra­da­ba Enoc a Dios que por lo vis­to un día se fue ca­mi­nan­do con Él de­re­chi­to al Cie­lo.

Una vi­da agra­da­ble a Dios es una vi­da sen­ci­lla ca­mi­nan­do en co­mu­nión con nues­tro Crea­dor, has­ta el día en que con­clu­ya­mos nues­tro pe­re­gri­na­je por es­te mun­do y lle­gue­mos sa­nos y sal­vos a nues­tro ho­gar ce­les­tial.

Co­mien­za hoy mis­mo tu an­da­du­ra con Dios in­vi­tan­do a Su Hi­jo Je­sús a for­mar par­te de tu vi­da. Je­sús, me gus­ta­ría co­no­cer­te me­jor. Te rue­go que entres en mi co­ra­zón y no me de­jes nun­ca. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.