DES­CON­CIER­TO EN EL BUS

Conectate - - NEWS - Mag Ray­ne Mag Ray­ne di­ri­ge una fun­da­ción de vo­lun­ta­rios en Croa­cia.

Era una tí­pi­ca tar­de pri­ma­ve­ral de llu­via en Ri­je­ka. Yo iba sen­ta­da en un bus de la lí­nea 18 lue­go de una lar­ga jor­na­da… al me­nos creía que era el 18. Ha­bía unos 30 pa­sa­je­ros, to­dos igual de can­sa­dos e im­pa­cien­tes por vol­ver a su ca­sa.

Al lle­gar a un cru­ce, en lu­gar de do­blar a la de­re­cha co­mo de cos­tum­bre, el bus vi­ró a la iz­quier­da. «¿Me ha­bré equi­vo­ca­do de bus?», pen­sé. Es­ta­ba a pun­to de pre­gun­tar cuan­do otros pa­sa­je­ros le em­pe­za­ron a gri­tar al cho­fer: —¿Adón­de nos lle­va? Por lo me­nos no era yo la que se ha­bía equi­vo­ca­do.

Pa­ra en­ton­ces el con­duc­tor se es­ta­ba po­nien­do ner­vio­so. El vehícu­lo te­nía más de 30 me­tros de lar­go, por lo que co­rre­gir el rum­bo no era na­da fá­cil. Ade­más, el he­cho de que la gen­te es­tu­vie­ra gri­tan­do no ayu­da­ba en na­da. He sa­bi­do de ca­sos pa­re­ci­dos en que los pa­sa­je­ros se pu­sie­ron a vo­ci­fe­rar y has­ta ame­na­za­ron con pe­gar al con­duc­tor.

Afor­tu­na­da­men­te eso no acon­te­ció es­ta vez, y los que re­cla­ma­ban ba­ja­ron la voz cuan­do otros pa­sa­je­ros ex­cla­ma­ron en tono alen­ta­dor:

—No se preo­cu­pen. To­dos nos equi­vo­ca­mos. Más ade­lan­te hay una ro­ton­da en la que po­de­mos dar la vuel­ta.

Efec­ti­va­men­te, al ca­bo de dos mi­nu­tos ya íba­mos bien en­ca­mi­na­dos.

¿Cuán­tas ve­ces en la vi­da, tra­tan­do de al­can­zar nues­tras me­tas, nos equi­vo­ca­mos en al­gún vi­ra­je? Si ca­da vez que co­me­te­mos un error nos po­ne­mos a gri­tar, pro­tes­tar y que­jar­nos, o cen­su­ra­mos a al­guien y le echa­mos la cul­pa de la di­fí­cil si­tua­ción en que nos en­con­tra­mos, no lle­ga­re­mos muy le­jos. Los la­men­tos tam­po­co con­tri­bu­yen a agi­li­zar la mar­cha.

Por otra par­te, una vez que re­co­no­ce­mos ha­ber ex­tra­via­do el rum­bo, po­de­mos re­co­brar el áni­mo — o alen­tar a las per­so­na de nues­tro en­torno que se ha­yan equi­vo­ca­do— re­cor­dan­do que no to­do es­tá per­di­do, co­mo hi­cie­ron aque­lla tar­de los pa­sa­je­ros con­ci­lia­do­res del bus. Y se­gui­da­men­te dar la vuel­ta y to­mar la vía co­rrec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.