LA ESCALADA DEL NUE­VO AÑO

Conectate - - NEWS - Cur­tis Pe­ter van Gor­der 1. V. 1 Pe­dro 5: 4 2. http://eli­xir­mi­me. com Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo2. Vive en Ale­ma­nia. ■

Aun los me­jo­res mon­ta­ñis­tas ne­ce­si­tan un guía cuan­do se aven­tu­ran por mon­ta­ñas que no co­no­cen. Es más, so­lo un no­va­to im­pru­den­te pres­cin­de de guía, un no­va­to co­mo yo.

Hace años, es­tan­do de va­ca­cio­nes en los Al­pes sui­zos, un ami­go y yo de­ci­di­mos su­bir a un cerro cer­cano. Pa­ra cuan­do par­ti­mos, ya la tar­de es­ta­ba avan­za­da. No ha­bía­mos an­da­do mu­cho cuan­do nos to­pa­mos con un rús­ti­co pas­tor que des­cen­día con su re­ba­ño de ove­jas des­pués de ha­ber­lo te­ni­do to­do el día pas­tan­do en las zo­nas al­tas.

—En la mon­ta­ña os­cu­re­ce tem­prano y de gol­pe —nos ad­vir­tió—. Es­pe­ren a mañana y con­sí­gan­se un guía.

Pe­ro al día si­guien­te ya se­ría tar­de. Es­ta­ría­mos en un tren rum­bo a ca­sa; así que, im­per­tur­ba­bles, se­gui­mos ade­lan­te.

Co­mo era ló­gi­co, al po­co ra­to ha­bía os­cu­re­ci­do ca­si to­tal­men­te. Es­ta­ba nu­bla­do, así que ni si­quie­ra nos lle­ga­ba la luz de la lu­na ni de las es­tre­llas. A du­ras pe­nas dis­tin­guía­mos el sen­de­ro ro­co­so por el que ca­mi­ná­ba­mos. Más allá la vi­si­bi­li­dad era nu­la. Un pa­so en fal­so y cae­ría­mos ro­dan­do por la la­de­ra. Íba­mos a te­ner que pa­sar la no­che en la mon­ta­ña.

Co­mo no ha­bía­mos lle­va­do sino un sa­co de dor­mir, de­ci­di­mos me­ter­nos en él un ra­to ca­da uno.

Pa­ra col­mo, se desató un agua­ce­ro. Apar­te de te­ner frío, nos ca­la­mos has­ta los hue­sos. El sa­co de dor­mir tam­bién que­dó em­pa­pa­do. Lo­gra­mos re­fu­giar­nos de­ba­jo de una sa­lien­te ro­co­sa y fi­nal­men­te, tras una no­che in­ter­mi­na­ble, ama­ne­ció, de­jó de llo­ver y pu­di­mos rea­li­zar el des­cen­so.

En el ca­mino vol­vi­mos a to­par­nos con el pas­tor con el que ha­bía­mos con­ver­sa­do la tar­de an­te­rior. Nos sa­lu­dó con la ca­be­za y nos di­ri­gió una mi­ra­da me­dio de bur­la, me­dio de ali­vio. De ha­ber ba­ja­do más la tem­pe­ra­tu­ra po­dría­mos ha­ber muer­to de hi­po­ter­mia.

Em­bar­car­se en el año nue­vo es se­me­jan­te a es­ca­lar un cerro: re­quie­re es­fuer­zo y en­tra­ña pe­li­gro. El pre­mio es pa­ra quie­nes acep­tan el re­to con de­ci­sión y no aban­do­nan has­ta co­ro­nar la ci­ma.

Lo ma­lo es que a ve­ces nos con­fia­mos de­ma­sia­do y nos con­ven­ce­mos de que po­de­mos ha­cer­lo so­los. Los más pru­den­tes, en cam­bio, se dan cuen­ta de que ne­ce­si­tan un guía, y na­tu­ral­men­te no hay nin­guno me­jor que Je­sús, a quien la Bi­blia de­no­mi­na el «Prín­ci­pe de los pas­to­res» 1. Él sa­be dón­de se ha­llan los ver­des pra­dos y qué peligros ace­chan. Si no nos apar­ta­mos de Él, nos ayu­da­rá a cum­plir nues­tras me­tas es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.