UNA MEN­TA­LI­DAD NO PRIMERMUNDISTA

Conectate - - NEWS - Ruth McKea­gue Ruth McKea­gue vi­ve en Ot­ta­wa, Ca­na­dá. Es­cri­be pa­ra Fru­clas­sity1, por­tal de­di­ca­do al in­ter­cam­bio de ideas y ex­pe­rien­cias per­so­na­les pa­ra ayu­dar a la gen­te a sa­lir de deu­das.

Ca­si to­dos los días me sor­pren­de la suer­te que ten­go de tra­ba­jar don­de tra­ba­jo. Soy do­cen­te en un co­le­gio del cen­tro de la ciu­dad que atien­de a fa­mi­lias de to­do el mun­do. Es­toy en la bi­blio­te­ca, don­de es nor­mal ver en cual­quier me­sa, es­tu­dian­do jun­tos, a cua­tro alum­nos que re­pre­sen­tan cua­tro con­ti­nen­tes, cua­tro len­guas y cua­tro fes. La ONU po­dría apren­der mu­cho de mi co­le­gio.

Va­nes­sa es una es­tu­dian­te a pun­to de gra­duar­se, a quien le gus­ta­ría di­ri­gir al­gún día su pro­pio sa­lón de be­lle­za. Me acuer­do del día en que la co­no­cí el año pa­sa­do. Me sor­pren­dió su ele­gan­cia, su agra­da­ble tem­pe­ra­men­to y su se­gu­ri­dad. Es la pu­ra ima­gen de una mu­cha­cha fe­liz con un mun­do de po­si­bi­li­da­des por de­lan­te.

Ca­be de­cir que es ori­gi­na­ria de un país afri­cano de­vas­ta­do por la gue­rra, y que lle­gó a nues­tra ciu­dad, jun­to con su nu­me­ro­sa fa­mi­lia, en mar­zo de 2014. Sus ocho her­ma­nos tie­nen en­tre nue­ve y vein­te años. Su pa­dre ha tra­ba­ja­do es­po­rá­di­ca­men­te des­de que es­tán aquí, pe­ro no ha con­se­gui­do em­pleo fi­jo. Su ma­dre lle­va años con tras­tor­nos de sa­lud que le im­pi­den tra­ba­jar fue­ra de ca­sa. La fa­mi­lia re­ci­be ayu­das de la se­gu­ri­dad so­cial, y de Va­nes­sa.

Ade­más de cum­plir con el ho­ra­rio nor­mal de cla­ses, tra­ba­ja a me­dia jor­na­da en un sa­lón de be­lle­za. Es­to es lo que ha­ce con sus in­gre­sos: • Ayu­da a su fa­mi­lia. • Aho­rra pa­ra sus es­tu­dios

su­pe­rio­res. • En­tre­ga su diez­mo. Me sor­pren­dí mu­cho cuan­do la oí de­cir que da­ba el 10% de sus in­gre­sos a su igle­sia.

—Eso es fun­da­men­tal —me ex­pli­có con su ca­rac­te­rís­ti­co acento afri­cano, en voz que­da pe­ro fir­me—. Cuan­do yo era ni­ña, mi ma­má tra­ba­ja­ba, y yo la veía diez­mar. Mi pa­dre tam­bién. Y nun­ca nos fal­tó na­da.

—¿Y aho­ra? —le pre­gun­té—. ¿Nun­ca has te­ni­do la ten­ta­ción de no diez­mar a cau­sa de las di­fi­cul­ta­des que has su­fri­do?

Ella no pa­re­ció en­ten­der lo que que­ría de­cir­le.

—Hay mu­chas per­so­nas en tu ca­sa — aña­dí.

Asin­tió con la ca­be­za co­mo es­pe­ran­do una acla­ra­ción.

— A al­gu­nas per­so­nas eso les pa­re­ce­ría di­fí­cil —le ex­pli­qué—. Tu pa­dre no con­si­gue tra­ba­jo. Tu ma­dre tie­ne ma­la sa­lud. Te has vis­to obli­ga­da a de­jar atrás a ami­gos y fa­mi­lia­res y tras­la­dar­te a otro país.

De­sis­tí de tra­tar de con­ven­cer­la de sus pro­ble­mas, pues me di cuen­ta de que ella sim­ple­men­te no los con­si­de­ra­ba ta­les.

— A ve­ces en mi país —me con­tes­tó— alo­já­ba­mos por tem­po­ra­das a per­so­nas que no te­nían ca­sa. To­da­vía en­via­mos di­ne­ro a or­fa­na­tos de allá. Aquí, cuan­do nos so­bra co­mi­da o ro­pa, se la lle­va­mos a per­so­nas que vi­ven en la ca­lle.

Yo no lo­gra­ba con­ci­liar la ima­gen de abun­dan­cia y ge­ne­ro­si­dad que me pin­ta­ba Va­nes­sa con mi per­cep­ción de sus li­mi­ta­dos re­cur­sos.

—Pe­ro ¿en nin­gún mo­men­to has sen­ti­do que ne­ce­si­tas al­go y no lo pue­des com­prar? —le pre­gun­té.

— Sí —me res­pon­dió—. Cuan­do eso su­ce­de, pi­do di­ne­ro. Pi­do a ami­gos o fa­mi­lia­res. No to­mo pres­ta­do. Es siem­pre un re­ga­lo.

Va­nes­sa se sien­te igual de có­mo­da dan­do que re­ci­bien­do, pe­ro nun­ca con­trae deu­das. Ofre­ce gustosa lo que tie­ne, y no es de­ma­sia­do or­gu­llo­sa pa­ra acep­tar.

Vol­ví a abor­dar el te­ma del diez­mo.

—Pe­ro si a ve­ces no te al­can­za el di­ne­ro, ¿no te dan ga­nas de guar­dar­te el 10% de tus in­gre­sos que do­nas?

—No — me di­jo se­re­na­men­te—. Dios no per­mi­ti­rá que eches en fal­ta el di­ne­ro que has da­do.

Me con­tó en­ton­ces que en cier­ta oca­sión se en­con­tró 10 dó­la­res en el bol­si­llo. Tam­bién que en un mo­men­to en que no te­nía di­ne­ro y ne­ce­si­ta­ba un abri­go, al­guien que se ha­bía com­pra­do uno que no era de su ta­lla se lo dio.

—¿Qué pien­sas —le pre­gun­té con cier­ta in­quie­tud, pues lo pre­gun­ta­ba por mí mis­ma— de las per­so­nas que tie­nen un buen em­pleo y vi­ven en ca­sas gran­des, y di­cen que no pue­den per­mi­tir­se dar mu­cho?

Me pre­pa­ré pa­ra la res­pues­ta, pe­ro es­ta vino sin jui­cios de va­lor. Con su acos­tum­bra­da se­re­ni­dad y so­se­ga­da fir­me­za me di­jo: —No co­no­cen el se­cre­to. Co­mo no acla­ra­ba su con­tes­ta­ción, le pre­gun­té: —¿Qué se­cre­to? Eché un vis­ta­zo al re­loj y me di cuen­ta de que se nos aca­ba­ba el tiempo. Va­nes­sa te­nía que ir­se a tra­ba­jar a las 3:45. Pe­ro me ur­gía sa­ber el se­cre­to.

— Cuan­do eres ge­ne­ro­sa, re­ci­bes más ben­di­cio­nes —me res­pon­dió.

Las cuen­tas a pri­me­ra vis­ta no cua­dra­ban. Y, sin em­bar­go, por al­gu­na ra­zón des­co­no­ci­da, sí cua­dran. Es­toy convencida de que a es­ta jo­ven le es­pe­ra un fu­tu­ro bri­llan­te en su nue­vo país. Aun­que las com­pe­ten­cias que ad­quie­re en el co­le­gio y en el tra­ba­jo con­tri­bui­rán a pre­pa­rar­la, lo que la ayu­da­rá a al­can­zar sus me­tas es esa se­re­ni­dad y su só­li­do ci­mien­to de fe. Es­toy agra­de­ci­da por Va­nes­sa y otros es­tu­dian­tes que me han he­cho cues­tio­nar­me mis pers­pec­ti­vas pri­mer­mun­dis­tas y am­pliar mis ho­ri­zon­tes. Ella ve el mun­do a tra­vés del pris­ma de la gra­ti­tud, la con­fian­za y la es­pe­ran­za. Y esos obs­tácu­los de los que ni se per­ca­ta pa­re­cen des­va­ne­cer­se an­te su im­pa­ra­ble avan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.