Re­po­sa en Mí

Conectate - - NEWS - De Je­sús, con ca­ri­ño

Me en­can­ta que te to­mes ra­tos de co­mu­nión con­mi­go. Ni si­quie­ra tie­ne que ha­ber pa­la­bras, ora­cio­nes o ala­ban­zas de por me­dio. Si vuel­ves tus pen­sa­mien­tos ha­cia Mí y de­jas que tu men­te y tu es­pí­ri­tu per­ma­nez­can en Mí, po­de­mos co­mu­ni­car­nos mís­ti­ca­men­te.

Po­de­mos ser co­mo dos aman­tes que se ale­gran an­te la pers­pec­ti­va de es­tar en pre­sen­cia el uno del otro, sin me­diar pa­la­bras. Pa­ra ellos, abra­zar­se y mi­rar­se a los ojos es co­mu­ni­ca­ción su­fi­cien­te. Sus co­ra­zo­nes es­tán en sin­to­nía. No ne­ce­si­tan co­mu­ni­car­se ver­bal­men­te: es­tán tan uni­dos que sa­ben lo que el otro pien­sa. Lo mis­mo pue­de pa­sar en­tre no­so­tros.

Se ne­ce­si­ta paz y con­ten­ta­mien­to de es­pí­ri­tu pa­ra es­ta­ble­cer ese víncu­lo con­mi­go. Co­mien­za por ala­bar­me o por pen­sar en Mí, por vol­ver tu co­ra­zón ha­cia Mí y me­di­tar so­bre la bon­dad que te ma­ni­fies­to. Al ha­cer­lo, nos co­nec­ta­re­mos es­pi­ri­tual­men­te.

Quie­ro que apren­das a al­can­zar ese es­ta­do de ple­na re­la­ja­ción men­tal y cor­po­ral en el que Yo ocu­po en­te­ra­men­te tus pen­sa­mien­tos. Siem­pre es­toy pre­sen­te pa­ra apa­cen­tar tu es­pí­ri­tu, guiar­te en tus asun­tos im­por­tan­tes y ofre­cer­te so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que te ago­bian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.