El amor en el tra­ba­jo

Hoy en día con­si­de­ra­mos que un fi­lán­tro­po es al­guien que do­na gran­des su­mas de di­ne­ro. Sin em­bar­go, ese tér­mino vie­ne de los vo­ca­blos grie­gos phi­léo (yo amo) y ánth­ro­pos (hom­bre): es de­cir, amo al gé­ne­ro hu­mano. To­dos po­de­mos ser fi­lán­tro­pos. Po­de­mos entr

Conectate - - CONECTATE - Sally Gar­cía Sally Gar­cía es edu­ca­do­ra y mi­sio­ne­ra. Vive en Chi­le y es­tá afi­lia­da a la Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

No, no me re­fie­ro a ro­man­ces na­ci­dos en las pau­sas pa­ra el ca­fé. El te­ma que quie­ro abor­dar es si es po­si­ble di­ri­gir con amor un em­pren­di­mien­to co­mer­cial y te­ner éxi­to. Un ar­tícu­lo del Har­vard Bu­si­ness Re­view su­gie­re que sí1. Ha­ce una ana­lo­gía con un compu­tador. El amor de­be ser el sis­te­ma ope­ra­ti­vo (SO), y las otras es­tra­te­gias ge­ren­cia­les —ven­tas, mer­ca­deo, dis­tri­bu­ción, etc.—, las apli­ca­cio­nes. Es­tas cons­ti­tu­yen la par­te más vi­si­ble del compu­tador, pe­ro su es­ta­bi­li­dad de­pen­de de un SO só­li­do.

El fa­mo­so chef y em­pren­de­dor pe­ruano Gas­tón Acu­rio di­ce: «No que­re­mos ser los más van­guar­dis­tas, sino ha­cer fe­li­ces a las per­so­nas» 2. Aun­que él ha ga­na­do pre­mios in­ter­na­cio­na­les, en­se­ña a sus co­ci­ne­ros a no tra­ba­jar con un es­pí­ri­tu de com­pe­ti­ción, sino a cen­trar­se prin­ci­pal­men­te en la crea­ti­vi­dad. Gas­tón con­si­de­ra que si sus co­ci­ne­ros dis­fru­tan de su tra­ba­jo, prestan ser­vi­cio con amor y pro­cu­ran ha­cer fe­li­ces a los de­más, los clien­tes se be­ne­fi­cia­rán de los re­sul­ta­dos.

El em­plea­do sa­be cuan­do se lo es­ti­ma; ne­ce­si­ta sen­tir que se va­lo­ra su tra­ba­jo. To­dos nos desem­pe­ña­mos me­jor cuan­do nos sen­ti­mos apre­cia­dos. Has­ta es­po­lear a un em­plea­do des­mo­ti­va­do pue­de ser una for­ma de amor dis­ci­pli­na­rio, si uno le ha­ce sa­ber que con­fía en su ca­pa­ci­dad y ap­ti­tu­des.

La ge­ne­ro­si­dad es otra ca­rac­te­rís­ti­ca del amor en el en­torno la­bo­ral. Entre las mu­chas for­mas de ex­pre­sar amor en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal po­dría pa­re­cer la más iló­gi­ca. Sin em­bar­go, una de las re­co­men­da­cio­nes más co­mu­nes pa­ra al­can­zar nues­tras me­tas es que ayu­de­mos a los de­más a al­can­zar las su­yas. Al brin­dar­les ayu­da, nues­tro mun­do se am­plía.

Por su apo­yo a la co­ci­na ét­ni­ca pe­rua­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na, Gas­tón Acu­rio se ha vuel­to co­no­ci­do co­mo pro­mo­tor de la sin­gu­lar co­ci­na de su país. A con­se­cuen­cia de ello, en años re­cien­tes Li­ma se ha he­cho cé­le­bre por sus tours gas­tro­nó­mi­cos. Si él hu­bie­ra con­si­de­ra­do a los de­más restaurantes li­me­ños co­mo me­ros com­pe­ti­do­res, tal vez su mun­do ha­bría que­da­do re­du­ci­do a su pro­pio lo­cal gas­tro­nó­mi­co. En cam­bio, al tra­ba­jar con otros chefs pa­ra dar a co­no­cer los sa­bo­res pe­rua­nos, la co­ci­na li­me­ña ha al­can­za­do fa­ma in­ter­na­cio­nal, y él tam­bién.

1. « Can You Really Po­wer an Or­ga­ni­za­tion with Lo­ve?», Dun­can Coom­be, HBR, 1 de agosto de 2016

2. En­tre­vis­ta de Bár­ba­ra Mu­ñoz pa­ra El Mer­cu­rio, Chi­le, 2 de julio de 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.