¿ME QUIE­RO?

Conectate - - CONECTATE - Evelyn Si­chrovsky Evelyn Si­chrovsky es crea­do­ra de con­te­ni­dos pa­ra li­bros y ma­te­ria­les di­dác­ti­cos in­fan­ti­les. Vive en el sur de Tai­wán.

Uno de los recuerdos más gra­tos que guar­do de mi ni­ñez es de cuan­do mi her­ma­na ma­yor me leía mi re­la­to pre­fe­ri­do del Evan­ge­lio —la pa­rá­bo­la del buen sa­ma­ri­tano1— en una Bi­blia ilus­tra­da. Nun­ca se me ha ol­vi­da­do que mi pró­ji­mo no es so­la­men­te la gen­te de mi en­torno, sino cual­quier per­so­na cu­yo ca­mino se cru­ce con el mío.

Con to­do, he tar­da­do mu­chos años en en­ten­der ca­bal­men­te lo que Je­sús qui­so de­cir cuan­do afir­mó: « Ama­rás a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo» 2. Me con­cen­tra­ba tan­to en la pri­me­ra par­te de ese man­da­mien­to que a ve­ces me ol­vi­da­ba de la se­gun­da.

Una vez que es­ta­ba pa­san­do por un lar­go pe­río­do de des­alien­to y du­das so­bre mi pro­pia ca­pa­ci­dad, una ami­ga ín­ti­ma que per­ci­bió mi es­ta­do de áni­mo me di­jo: «Si ama­ras a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­ma, na­die se te acer­ca­ría ». Sus pa­la­bras me sor­pren­die­ron y me lle­va­ron a pre­gun­tar­me sin­ce­ra­men­te: «¿Yo me quie­ro?» Mi res­pues­ta fue un no ro­tun­do, lo que de­ri­vó en otro in­te­rro­gan­te: «¿Por qué no?» «¡Pues es ob­vio!» En­se­gui­da pro­ce­dí a re­pa­sar mi lar­ga lis­ta pri­va­da de de­fec­tos y fra­ca­sos. Pe­ro en me­dio de aque­lla an­da­na­da de ne­ga­ti­vi­dad, ines­pe­ra­da­men­te se me ocu­rrió pre­gun­tar­me: «¿Quie­re Je­sús que me ame a mí mis­ma?»

Cuan­to más re­fle­xio­na­ba, más me con­ven­cía de que Je­sús desea que me ame a mí mis­ma. ¿Por qué? Por­que Él me ama y dio la vi­da por mí3. Por­que soy crea­ción Su­ya, for­ma­da ma­ra­vi­llo­sa y sin­gu­lar­men­te a Su ima­gen4. Él co­no­ce to­dos mis de­fec­tos y ma­las cos­tum­bres5, pe­ro

1. V. Lu­cas 10:25–37 2. Mar­cos 12: 31 3. V. Efe­sios 5: 2 4. V. Sal­mo 139:14

5. V. Sal­mo 139:1 6. V. So­fo­nías 3:17 7. V. Je­re­mías 29:11 no por ello de­ja de ce­le­brar mi vi­da6 ni de va­lo­rar mis cua­li­da­des y per­so­na­li­dad. Más aún, ve en mí po­si­bi­li­da­des ili­mi­ta­das7. Me ama tal co­mo soy. To­mé con­cien­cia de que quie­re que me vea a mí mis­ma co­mo Él me ve, que aban­do­ne mi au­to­rre­cri­mi­na­ción, que de­je de cri­ti­car­me y que más bien me acep­te y me ten­ga ca­ri­ño co­mo per­so­na, es de­cir, que me ame a mí mis­ma, por muy abru­ma­do­ra que me pa­rez­ca esa ta­rea.

Cuan­to más cul­ti­ve un sano amor y res­pe­to de mí mis­ma, con ma­yor li­ber­tad y ple­ni­tud po­dré amar a los de­más. El amor pro­pio pre­sen­ta­do en la Bi­blia no es una au­to­ado­ra­ción in­fla­da y nar­ci­sis­ta, cen­tra­da en uno mis­mo y ex­clu­yen­te de los de­más. Se tra­ta de un amor y res­pe­to sin­ce­ro y res­tau­ra­ti­vo de uno mis­mo, pues to­dos so­mos por­ta­do­res de la ima­gen de Dios, pe­ca­do­res re­di­mi­dos e hi­jos adop­ti­vos Su­yos. Sus fru­tos son la paz y el con­ten­ta­mien­to in­te­rior, la bon­dad y la ge­ne­ro­si­dad pa­ra con los de­más, y la gra­ti­tud y la de­vo­ción pa­ra con Dios.

Amor a Dios, amor al pró­ji­mo y amor por uno mis­mo: jun­tos nos brin­dan sa­ni­dad y verdadero go­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.