RE­YES Y REI­NAS

Conectate - - CONECTATE - Keith Phi­llips Keith Phi­llips fue je­fe de re­dac­ción de la re­vis­ta Ac­ti­va­ted, la ver­sión en in­glés de Co­néc­ta­te, du­ran­te 14 años, entre 1999 y 2013. Hoy él y su es­po­sa Caryn ayudan a per­so­nas sin ho­gar en los EE. UU.

Ha­ce unos años se pu­so de mo­da una can­ción so­bre la ne­ce­si­dad de re­me­diar to­das las in­jus­ti­cias de la so­cie­dad. No re­cuer­do exac­ta­men­te la le­tra, pe­ro en esen­cia de­cía: «Si yo fue­ra rey del mun­do, ha­ría las co­sas de otra for­ma ». No ha­bría más gue­rras, ni odios, ni su­fri­mien­to, ni nin­gu­na de las ca­la­mi­da­des que aque­jan a nues­tro pla­ne­ta.

Si bien se tra­ta­ba de un no­ble ideal, al me­nos a pri­me­ra vis­ta, no te­nía en cuen­ta un im­por­tan­te fac­tor: Dios nos ha da­do a to­dos li­bre al­be­drío, la fa­cul­tad de ele­gir. En ese sen­ti­do, ca­da uno de no­so­tros es rey del mun­do. Aun­que no ejer­za­mos au­to­ri­dad so­bre to­do el or­be ni es­te­mos en con­di­cio­nes de te­ner un impacto vi­si­ble en la po­lí­ti­ca glo­bal, se nos ha en­car­ga­do la mi­sión de go­ber­nar nues­tro pe­que­ño mun­do. Se­gún el acier­to con que lo ha­ga­mos, a par­tir de ahí po­de­mos te­ner una in­fluen­cia po­si­ti­va en to­do lo que nos ro­dea.

Co­mo re­yes y rei­nas que so­mos, te­ne­mos a un tiem­po do­mi­nio y res­pon­sa­bi­li­dad. La rei­na Isabel I de In­gla­te­rra 1. Ro­ma­nos 3: 23 2. V. Ma­teo 19: 26; Fi­li­pen­ses 4:13 afir­mó en una oca­sión: «Ser mo­nar­ca y lu­cir una co­ro­na re­sul­ta más glo­rio­so pa­ra el ob­ser­va­dor que pa­ra quien de­be car­gar con ella ». Di­cho de otro mo­do, no siempre es fá­cil go­ber­nar, y me­nos aún con sa­bi­du­ría y jus­ti­cia.

Es más, si eva­lúas con fran­que­za tu reino, creo que lle­ga­rás a la con­clu­sión de que es hu­ma­na­men­te im­po­si­ble go­ber­nar siempre con buen tino. No siempre se acier­ta, ni se pue­de es­pe­rar que los de­más lo ha­gan. «To­dos pe­ca­ron, y es­tán des­ti­tui­dos de la glo­ria [per­fec­ción] de Dios» 1.

Lo alen­ta­dor es que, aun­que no­so­tros fa­lle­mos, Dios pue­de y quie­re obrar por in­ter­me­dio de no­so­tros2. No es que va­ya­mos a al­can­zar la per­fec­ción de un mo­men­to a otro, sino que, si acu­di­mos a Él, pau­la­ti­na­men­te nos irá dan­do el amor, la hu­mil­dad, el buen cri­te­rio, la com­pren­sión y to­do lo de­más que ne­ce­si­ta­mos pa­ra go­ber­nar con jus­ti­cia.

Yo amo, tú amas, él ama, no­so­tros ama­mos, vo­so­tros amáis, ellos aman. Oja­lá no fue­se con­ju­ga­ción sino reali­dad. Ma­rio Be­ne­det­ti (1920–2009) Haz to­do el bien que pue­das, por to­dos los me­dios que pue­das, a to­das las per­so­nas que pue­das, en to­dos los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.