LAS ES­TA­CIO­NES DE LA VI­DA

Conectate - - NEWS - 1. http://eli­xir­mi­me.com Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo1. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Nues­tro gru­po de teatro re­pre­sen­ta fre­cuen­te­men­te una breve y di­ná­mi­ca es­ce­ni­fi­ca­ción ba­sa­da en un mo­nó­lo­go de la obra Co­mo gus­téis, de Sha­kes­pea­re, en la que el bar­do re­su­me las es­ta­cio­nes de la vi­da en sie­te eta­pas: el be­bé que llo­ra, el es­tu­dian­te rea­cio, el aman­te lleno de sus­pi­ros, el fie­ro sol­da­do, el juez sen­sa­to, el an­ciano y, fi­nal­men­te, la muer­te.

Aun­que Sha­kes­pea­re se de­tie­ne allí, la Bi­blia pro­me­te una es­ta­ción más: la vi­da eter­na. Por eso, en lu­gar de ter­mi­nar la es­ce­na con las pa­la­bras «ol­vi­do to­tal», co­mo el dra­ma­tur­go, pre­fe­ri­mos fi­na­li­zar­la con el pro­ta­go­nis­ta des­per­tan­do en el Cie­lo, un ver­da­de­ro desen­la­ce fe­liz.

Esa es­ce­ni­fi­ca­ción me ha lle­va­do a re­fle­xio­nar so­bre las eta­pas de la vi­da por las que atra­vie­so. Pa­sa­mos por nu­me­ro­sos ci­clos y es­ta­cio­nes, al­gu­nos bre­ves, otros pro­lon­ga­dos. Cuan­do es­ta­mos en­fras­ca­dos en nues­tros pro­yec­tos y la­bo­res, vie­ne bien apar­tar­nos un po­co y ver có­mo se dan esas es­ta­cio­nes. Eso nos per­mi­te en­ten­der en qué pun­to nos ha­lla­mos en el ci­clo de cam­bio y cre­ci­mien­to y qué es­pe­rar de ca­ra al fu­tu­ro. Por ejem­plo, si es­ta­mos pa­san­do por una tem­po­ra­da di­fí­cil po­de­mos co­brar es­pe­ran­za al dar­nos cuen­ta de que es­ta­mos en un in­vierno y que la pri­ma­ve­ra trae­rá con­si­go nue­va vi­da.

En el trans­cur­so de mis via­jes he no­ta­do que en los paí­ses que ex­pe­ri­men­tan va­ria­cio­nes es­ta­cio­na­les su­ti­les la flo­ra y la ener­gía son to­tal­men­te di­fe­ren­tes que en aque­llos que tie­nen es­ta­cio­nes más mar­ca­das.

Ha­ce po­co me di un pa­seo por las mon­ta­ñas de Ru­ma­nia, y me asom­bró lo vi­bran­te que es la vi­da allí. Por to­dos la­dos se veían co­lo­ri­das flo­res sil­ves­tres, ca­da una con un buen nú­me­ro de abe­jas y otros po­li­ni­za­do­res ga­ran­tes de fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de flo­res. La ve­ge­ta­ción pug­na­ba por te­ner ac­ce­so a la luz en to­das las par­ce­las de te­rreno. Has­ta los char­cos es­ta­ban lle­nos de re­na­cua­jos y una mi­ría­da de ex­tra­ñas cria­tu­ras acuá­ti­cas.

Por lo vis­to son cons­cien­tes de que no dis­po­nen de mu­cho tiem­po y pron­to ba­ja­rán las tem­pe­ra­tu­ras, que su­mi­rán la tie­rra, co­mo tan­tas otras ve­ces, en un pro­fun­do sue­ño. Afec­ta tam­bién a las per­so­nas. Da la im­pre­sión de que las que vi­ven en paí­ses tro­pi­ca­les sue­len ser más re­la­ja­das y me­nos in­cli­na­das a tra­ba­jar. La na­tu­ra­le­za pa­re­ce ser igual: la vi­da dis­cu­rre len­ta­men­te en vez de caer en un es­ta­do de la­ten­cia y lue­go es­ta­llar.

Apli­car a nues­tro tra­ba­jo lo que sa­be­mos de los cam­bios es­ta­cio­na­les pue­de ayu­dar­nos a sa­ber qué es­pe­rar. El arte de la gue­rra, un an­ti­guo tex­to chino es­cri­to por el es­tra­te­ga mi­li­tar Sun Tzu, des­cri­be có­mo se pro­du­cen los cam­bios e in­no­va­cio­nes en las so­cie­da­des, empresas, na­cio­nes e in­di­vi­duos.

Pre­sen­ta el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de una idea, pro­yec­to, in­no­va­ción, or­ga­ni­za­ción o país en cin­co eta­pas o es­ta­cio­nes, sim­bo­li­za­das por el me­tal, el agua, la ma­de­ra, el fue­go y la tie­rra.

En la fa­se de me­tal, al co­mien­zo, hay des­con­ten­to. Se ha­ce pa­ten­te la ne­ce­si­dad de cam­bios, pe­ro al­guien tie­ne que echar a ro­dar el ba­lón.

En la si­guien­te fa­se —la del agua— en­tra en jue­go la ima­gi­na­ción. Ba­ra­ja­mos po­si­bi­li­da­des e in­ten­ta­mos fi­gu­rar­nos có­mo se­ría pa­ra no­so­tros el fu­tu­ro ideal. De­ja­mos que flu­yan las ideas y cha­po­tea­mos con ellas has­ta que da­mos con las me­jo­res.

En la eta­pa de la ma­de­ra op­ta­mos por una idea que pro­cu­ra­re­mos lle­var a ca­bo y em­pe­za­mos a re­unir re­cur­sos. Ar­ma­mos un equi­po de gen­te y tra­za­mos un plan. En es­ta eta­pa el es­fuer­zo sue­le ser des­pro­por­cio­na­da­men­te ma­yor a los re­sul­ta­dos.

Al en­trar en la fa­se del fue­go, nues­tra in­no­va­ción o pro­yec­to ve la luz y co­men­za­mos a ar­der. Es pre­ci­so man­te­ner el ca­lor y con­se­guir que otros se in­tere­sen, o sea, ha­cer cun­dir el fue­go en­tre los de­más.

La tie­rra es la úl­ti­ma fa­se an­tes de que vuel­va a re­pe­tir­se el ci­clo. Una vez que nues­tra em­pre­sa es­tá en mar­cha te­ne­mos que lo­grar que sea sos­te­ni­ble y ase­gu­rar su cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo sin per­der las ener­gías que te­nía­mos al prin­ci­pio. Se ha­ce ne­ce­sa­rio com­ba­tir el de­te­rio­ro apor­tan­do más in­no­va­ción. De otro mo­do per­de­mos lo ga­na­do.

Pue­de que ca­da uno se en­cuen­tre en una es­ta­ción o eta­pa dis­tin­ta. Eso es sa­lu­da­ble. El des­con­ten­to pue­de re­sul­tar útil pa­ra en­con­trar nue­vas di­rec­cio­nes de cre­ci­mien­to. El agua y las ideas nue­vas siem­pre son ne­ce­sa­rios pa­ra se­guir me­jo­ran­do. La ma­de­ra es im­pres­cin­di­ble pa­ra que nues­tras ideas ten­gan es­truc­tu­ra y tren de ate­rri­za­je. El fue­go es se­ñal de que es­ta­mos lo­gran­do re­sul­ta­dos y ge­ne­ran­do ca­lor y luz. La tie­rra ha­ce fal­ta pa­ra al­can­zar es­ta­bi­li­dad y cons­truir mu­ros de de­fen­sa con­tra po­si­bles re­ve­ses y ad­ver­si­da­des. Cuan­do es­tán pre­sen­tes to­dos esos fac­to­res nos en­con­tra­mos en un pun­to ideal en el que po­de­mos pros­pe­rar y dar fru­to.

Je­sús es nues­tro buen pas­tor. Sa­be dón­de se en­cuen­tran los arro­yos de mon­ta­ña y có­mo evi­tar los pe­li­gros. Si lo se­gui­mos, nos con­du­ci­rá a ver­des pra­dos y nos ayu­da­rá a cre­cer y pros­pe­rar sea cual sea la tem­po­ra­da o es­ta­ción en que nos en­con­tre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.