ALMUERZOS DE ORA­CIÓN

Conectate - - NEWS - 1. He­breos 12:1 ( NTV) El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

Cuan­do es­ta­ba en el se­gun­do se­mes­tre de mi pri­mer año de uni­ver­si­dad, al­gu­nos com­pa­ñe­ros de cur­so cris­tia­nos tu­vi­mos la sen­sa­ción de que nues­tra fe iba que­dan­do aho­ga­da por nues­tros es­tu­dios, ami­gos, clu­bes y pa­sa­tiem­pos. No que­ría­mos que ter­mi­na­ra sien­do un in­te­rés al que de­di­cá­ra­mos un po­qui­to de tiem­po los fi­nes de se­ma­na y que lue­go de­já­ra­mos de la­do pa­ra vol­ver los lu­nes al emo­cio­nan­te tra­jín y las aven­tu­ras de la vi­da uni­ver­si­ta­ria. El pro­ble­ma se agra­va­ba por el he­cho de que mu­chos vi­vía­mos le­jos de las igle­sias y gru­pos a los que es­tá­ba­mos ha­bi­tua­dos, y otros se hos­pe­da­ban con fa­mi­lia­res que no eran cre­yen­tes.

A al­guien se le ocu­rrió la idea de jun­tar­nos dos ve­ces por se­ma­na a la ho­ra del al­muer­zo pa­ra orar e in­ter­cam­biar in­quie­tu­des acer­ca de nues­tra fe. Pa­re­cía ape­nas un pa­si­to y, aun­que me mos­tré dis­pues­ta a in­ten­tar­lo, te­nía mis du­das de que aque­llo real­men­te sir­vie­ra pa­ra que Je­sús ad­qui­rie­ra ma­yor pre­emi­nen­cia en nues­tra vi­da. De­ci­di­mos re­unir­nos los lu­nes y miér­co­les.

Ge­ne­ral­men­te em­pe­zá­ba­mos en­to­nan­do unas can­cio­nes. Lue­go unos con­ta­ban al­gu­na en­se­ñan­za es­pi­ri­tual del mo­men­to; otros ha­bla­ban de las ora­cio­nes que Dios les ha­bía res­pon­di­do o de có­mo les ha­bía ma­ni­fes­ta­do Su amor de ma­ne­ras es­pe­cia­les. En otras oca­sio­nes con­ver­sá­ba­mos so­bre tác­ti­cas pa­ra dis­po­ner de más tiem­po pa­ra la ora­ción y el es­tu­dio de la Bi­blia en el tu­mul­to y aje­treo del am­bien­te uni­ver­si­ta­rio, o so­bre có­mo ini­ciar con­ser­va­cio­nes con nues­tros ami­gos acer­ca de Je­sús. Des­pués in­ter­cam­biá­ba­mos pe­di­dos de ora­ción, que abar­ca­ban des­de exá­me­nes in­mi­nen­tes has­ta nues­tras re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de­ci­sio­nes con res­pec­to a nues­tro fu­tu­ro profesional. Aque­llos ra­tos en que ha­blá­ba­mos de Je­sús en el con­tex­to de nues­tros queha­ce­res y pro­ble­mas de to­dos los días me re­cor­da­ban cuán­to quie­re Él te­ner una pre­sen­cia ac­ti­va en mi vi­da y me in­cen­ti­va­ban a de­di­car el tiem­po ne­ce­sa­rio a for­ta­le­cer mi re­la­ción per­so­nal con Él.

An­tes de aque­llos almuerzos nues­tra amis­tad se cen­tra­ba ma­yor­men­te en los es­tu­dios y las ac­ti­vi­da­des cu­rri­cu­la­res. No obs­tan­te, al ca­bo de un tiem­po de re­unir­nos de esa for­ma se for­ja­ron víncu­los más pro­fun­dos en­tre no­so­tros por la fe que com­par­tía­mos. En lu­gar de sen­tir­nos mar­gi­na­dos y fue­ra de lu­gar a cau­sa de nues­tra fe, nos dá­ba­mos áni­mo unos a otros, pues éra­mos un equi­po con una me­ta en co­mún: «Co­rrer con per­se­ve­ran­cia la ca­rre­ra que Dios nos ha pues­to por de­lan­te» 1. Ade­más, el sa­ber que te­nía­mos ami­gos que tam­bién va­lo­ra­ban las ver­da­des es­pi­ri­tua­les crea­ba un cli­ma po­si­ti­vo y es­ti­mu­lan­te que nos im­pul­sa­ba a bus­car me­dios de re­vi­ta­li­zar­nos es­pi­ri­tual­men­te a lo lar­go de nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, ya fue­ra es­cu­chan­do un au­dio de la Bi­blia du­ran­te nues­tros des­pla­za­mien­tos, le­yen­do al­gún tex­to mo­ti­va­cio­nal en­tre cla­ses, o de otras ma­ne­ras.

Va­lo­ro mu­cho los ale­gres re­cuer­dos de aque­llas reunio­nes de ora­ción, to­da vez que fue en ellas don­de apren­dí que siem­pre hay for­mas de in­cluir a Je­sús en mi vi­da, por muy preo­cu­pa­da que es­té o muy apre­ta­do que sea mi ho­ra­rio. La bús­que­da de in­ter­ac­ción con per­so­nas que com­par­ten mis creen­cias re­fuer­za mi com­pro­mi­so de ser una dis­cí­pu­la de Je­sús. Cuan­ta más re­le­van­cia ad­quie­ren Sus prin­ci­pios en mis bre­gas de to­dos los días y más lo veo obrar ma­ra­vi­llas en mis her­ma­nos en la fe, me­nos ten­den­cia ten­go a re­le­gar­lo al fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.