LOS CAM­BIOS Y LAS PO­DAS

Conectate - - NEWS - Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te ju­bi­la­da y es­cri­to­ra. Vi­ve en San An­to­nio, EE. UU.

Por fin apa­re­cie­ron los po­da­do­res. Los ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do an­sio­sa­men­te. Aun­que te­nía ga­nas de que me po­da­ran los ár­bo­les, me da­ba pá­ni­co pen­sar que lo pu­die­ran ha­cer mal. Sa­bía des­de ha­ce tiem­po que ha­bía que ha­cer una bue­na po­da; pe­ro a una par­te de mí le en­can­ta lo sil­ves­tre y agres­te, y es­pe­ré de­ma­sia­do pa­ra lla­mar­los.

Lle­ga­ron es­ta ma­ña­na. Me tu­ve que con­te­ner pa­ra no sa­lir cons­tan­te­men­te a de­cir­les có­mo de­bían ha­cer su ta­rea. He vis­to a otros po­da­do­res. Sé lo feos que se ven los ár­bo­les mu­ti­la­dos, cuan­do les han ampu­tado las ra­mas prin­ci­pa­les con una mo­to­sie­rra, de­jan­do po­co más que un tron­co an­gu­lar que de­mo­ra años en re­co­brar su be­lle­za.

En cam­bio en es­ta oca­sión, ca­da vez que echa­ba un vis­ta­zo por la ven­ta­na me vi gra­ta­men­te sor­pren­di­da. Ob­ser­vé có­mo po­da­ban las ra­mas pe­que­ñas que ha­bía por el con­torno del ár­bol. Lue­go des­mo­cha­ron con la mo­to­sie­rra un par de ra­mas gran­des, so­lo las que ya no se veían sa­nas. Tra­ba­ja­ron to­da la ma­ña­na en un so­lo ár­bol, co­mo há­bi­les ci­ru­ja­nos, ex­tir­pan­do el cán­cer que le es­ta­ba ro­ban­do fuer­zas.

Así es en cier­to sen­ti­do la po­da del co­ra­zón. Nos ate­rra ad­mi­tir nues­tras fal­tas, re­co­no­cer que a ve­ces tie­nen que pro­du­cir­se cam­bios pro­fun­dos. Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra se­rrar las ra­mas de nues­tros vi­cios y ma­los há­bi­tos. Hay que te­ner fe pa­ra pe­dir­le a Dios que cer­ce­ne las co­sas de las que nos con­vie­ne des­em­ba­ra­zar­nos por­que afec­tan nues­tro cre­ci­mien­to, nues­tra sa­lud es­pi­ri­tual y fe­li­ci­dad. Se tra­ta de un pro­ce­so do­lo­ro­so. Oír —me­ta­fó­ri­ca­men­te— el agu­do zum­bi­do de la mo­to­sie­rra me an­gus­tia.

Pre­ci­sa­men­te en los mo­men­tos de vul­ne­ra­bi­li­dad, en que ad­mi­ti­mos sin­ce­ra­men­te nues­tras de­bi­li­da­des, te­ne­mos que con­tro­lar­nos pa­ra no em­pe­zar a cor­tar a ta­jos to­do lo que cons­ti­tu­ye nues­tra per­so­na, eli­mi­nan­do y des­tru­yen­do con ex­ce­si­vo ce­lo has­ta las par­tes que es­tán sa­lu­da­bles y her­mo­sas.

Ahí es cuan­do ne­ce­si­ta­mos las de­li­ca­das ma­nos del ci­ru­jano, cui­da­do­so de no las­ti­mar las par­tes sa­nas del or­ga­nis­mo que es­tá ope­ran­do. Ne­ce­si­ta­mos po­da­do­res ar­ma­dos de pa­cien­cia co­mo los que con­tra­té hoy, que van des­pa­cio y so­lo cor­tan las ra­mas ex­ce­si­va­men­te lar­gas o ya muer­tas que re­pre­sen­tan un pe­li­gro, y de­jan las ra­mas gran­des y her­mo­sas que da­rán som­bra en ve­rano. Una po­da rea­li­za­da con tran­qui­li­dad y es­me­ro le per­mi­te al ár­bol re­vi­vir en pri­ma­ve­ra, for­ta­le­ci­do en su in­di­vi­dua­li­dad, más her­mo­so y vi­bran­te que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.