el la­do po­si­ti­vo del fra­ca­so

Conectate - - NEWS - JO­SEPH MAI

Ya se po­nía el sol. Yo ca­mi­na­ba a pa­so rá­pi­do ha­cia la es­ta­ción de bu­ses lue­go de una ex­te­nuan­te jornada de tra­ba­jo. No que­ría per­der el mío, pues sa­bía por ex­pe­rien­cia que no pa­sa­ba con mu­cha fre­cuen­cia.

Me fi­jé en un ado­les­cen­te con ga­fas de sol mar­ca Oa­kley, un ele­gan­te tra­je ne­gro y un cor­te de pe­lo con di­se­ños aca­na­la­dos al­re­de­dor de los oí­dos, pa­ra­do fren­te a un mi­ni­mar­ket. Su po­se y sus ga­fas le da­ban pin­ta de as­pi­ran­te a guar­daes­pal­das.

Al ver­lo no pu­de evi­tar reír­me por lo ba­jo. Al mis­mo tiem­po me vino a la me­mo­ria un in­ci­den­te de mi eta­pa de ado­les­cen­te. Un día es­ta­ba pa­san­do el ra­to con unos ami­gos en el ba­rrio cuan­do un ami­go co­mún se acer­có rau­da­men­te en su mo­to­ci­cle­ta, hi­zo un vi­ra­je en se­co y se de­tu­vo fren­te al lu­gar don­de nos en­con­trá­ba­mos. Yo es­ta­ba ad­mi­ra­do de lo ba­cán que él era. Su for­ma de an­dar, de ha­blar, in­clu­so su ro­pa y su pe­lo en­go­mi­na­do mar­ca­ban la mo­da en nues­tro gru­po.

—¿Quie­res pro­bar­la? —me pre­gun­tó en un tono que me hi­zo sen­tir­me in­clui­do, co­mo uno de la pan­di­lla.

Cuan­do me pa­só la mo­to, re­cuer­do que pen­sé que no im­por­ta­ba que yo no tu­vie­ra ex­pe­rien­cia con­du­cien­do una. No pen­sa­ba en otra co­sa que en lo in­creí­ble que se­ría arran­car rum­bo al atar­de­cer, mien­tras en la pan­ta­lla del ci­ne se mos­tra­ban los cré­di­tos de la pe­lí­cu­la al son de un te­ma de rock pe­sa­do con un alu­ci­nan­te riff de gui­ta­rra. Al re­gre­sar, mis ami­gos ex­cla­ma­rían: «¡Bueno el de­rra­pa­je!», cuan­do las rue­das de la mo­to se de­tu­vie­ran po­cos cen­tí­me­tros an­tes de cho­car.

Des­afor­tu­na­da­men­te las co­sas no se die­ron de esa ma­ne­ra. Ace­le­ré a fon­do y, en me­nos que can­ta un ga­llo, fui a pa­rar al cos­ta­do opues­to de la vía e im­pac­té a un au­to es­ta­cio­na­do allí. Le­jos de es­tar im­pre­sio­na­dos, ob­via­men­te mis ami­gos que­da­ron ató­ni­tos, ho­rro­ri­za­dos. Ob­ser­vé el charco de acei­te que se for­ma­ba a mis pies y me des­in­flé, co­mo un glo­bo re­cién pin­cha­do.

Lo pri­me­ro que hi­ce des­pués del ac­ci­den­te fue arras­trar­me has­ta mi al­co­ba y des­plo­mar­me so­bre la ca­ma, to­tal­men­te ves­ti­do. Me pa­sé un día en­te­ro dur­mien­do. Na­da me traía ali­vio.

Una dé­ca­da des­pués de se­me­jan­te hu­mi­lla­ción me vi in­vo­lu­cra­do en otro des­afor­tu­na­do in­ci­den­te. Una es­pan­to­sa ma­ña­na…

«¡Va­ya, qué chi­cos más rui­do­sos!», di­je pa­ra mis aden­tros mien­tras me con­cen­tra­ba en to­mar las cur­vas de una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. Las ri­sas pro­ce­den­tes de la par­te tra­se­ra del vehícu­lo se vol­vie­ron más es­tri­den­tes. Ca­da vez me irri­ta­ban más. «¡La ver­dad es que de­be­ría de­cir­les al­go!» En­ton­ces oí a uno de los ni­ños que gri­ta­ba:

—¡Voy a ti­rar es­to por la ven­ta­na!

Por ins­tin­to vol­teé la ca­be­za, y en esa frac­ción de se­gun­do se oyó un rui­do de me­tal y plás­ti­co re­tor­ci­dos. No me ha­bía per­ca­ta­do de que otro vehícu­lo ve­nía por el ca­rril con­tra­rio y, ¡có­mo no!, me ha­bía atra­ve­sa­do en su ca­mino.

Los ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos pre­sen­tan una pe­cu­lia­ri­dad. No vie­nen pre­ce­di­dos de mú­si­ca in­quie­tan­te de ad­ver­ten­cia, no se en­cien­den lu­ces in­ter­mi­ten­tes, ni se ve nin­gún hu­mo os­cu­ro. To­do lo que se oye es un ¡pum!

En la es­ta­ción de po­li­cía me sen­té fren­te a una jo­ven agen­te que anotó có­mo se ha­bía po­du­ci­do el ac­ci­den­te y des­pués de ca­da fra­se me pe­día mi con­fir­ma­ción ver­bal. El con­duc­tor del otro au­to per­ma­ne­ció en to­do mo­men­to a mi la­do, mi­rán­do­me fi­ja­men­te y asin­tien­do con la ca­be­za.

Lue­go otra agen­te me to­mó una fo­to pa­ra de­jar cons­tan­cia de que yo ha­bía si­do el con­duc­tor. No tu­ve tiem­po de ajus­tar­me la ca­mi­sa ni de cam­biar la mi­ra­da de aba­ti­mien­to que me nu­bla­ba el ros­tro. No fue pre­ci­sa­men­te la fo­to en que más agra­cia­do he sa­li­do.

Re­cor­da­ba ha­ber pa­ga­do una pó­li­za de se­gu­ro con­tra to­do ries­go, lo cual me sal­vó de su­frir una cri­sis de pá­ni­co en la co­mi­sa­ría. Pos­te­rior­men­te, sin em­bar­go, cuan­do ha­blé por te­lé­fono con la com­pa­ñía de se­gu­ros, me in­di­ca­ron que ellos no cu­bri­rían sino una par­te de los gas­tos. ¡ Adeu­dá­ba­mos 600 dólares! Pa­ra col­mo es­tá­ba­mos en ple­na mu­dan­za de ca­sa. Huel­ga de­cir que el áni­mo se me fue al pi­so.

Aque­lla no­che, cuan­do me acos­té, me vol­vió la bien co­no­ci­da sen­sa­ción de ma­les­tar en el es­tó­ma­go. Me es­con­dí del mun­do ba­jo las co­bi­jas, y no que­ría ha­cer otra co­sa que dor­mir. No obs­tan­te, en ese ac­ci­den­te con el au­to con­té con al­go que no ha­bía te­ni­do en el ac­ci­den­te de mi ado­les­cen­cia: el con­sue­lo de mi que­ri­da es­po­sa y una re­la­ción es­tre­cha con un Ami­go que nun­ca me ha aban­do­na­do.

—¿Quie­res que ore por ti? —me su­su­rró gen­til­men­te mi es­po­sa. Asen­tí con la ca­be­za. Una sen­sa­ción de ali­vio y con­sue­lo inun­dó mi mal­tre­cho co­ra­zón mien­tras ella re­za­ba. El ma­les­tar que sen­tía en el es­tó­ma­go em­pe­zó a des­apa­re­cer.

Me vino a la me­mo­ria el rey Da­vid de la Bi­blia, que se de­bió de sen­tir ho­rri­ble lue­go de al­gu­nos gra­ves cho­ques que tu­vo en su vi­da pú­bli­ca y pri­va­da. El es­can­da­lo­so ro­bo de es­po­sa que pro­ta­go­ni­zó de­bió de ser bo­chor­no­so1. Es da­ble que tam­bién lo in­va­die­ran el re­mor­di­mien­to y el des­alien­to al no po­der con­tro­lar a sus ado­ra­dos pe­ro in­dó­ci­les vás­ta­gos, Ab­sa­lón y Ado­nías2. Por no ha­blar de las crí­ti­cas y acu­sa­cio­nes de las que pro­ba­ble­men­te fue blan­co cuan­do Dios juz­gó a la na­ción en­te­ra por un pe­ca­do que él co­me­tió3.

Así y to­do, fue­ron jus­ta­men­te esos fa­llos —no su vic­to­ria so­bre el gi­gan­te fi­lis­teo— los que le per­mi­tie­ron des­cu­brir la hu­mi­llan­te pe­ro li­be­ra­do­ra ver­dad de que sin Dios so­mos un desas­tre.

Cier­ta vez con­fe­só agra­de­ci­do: «Cer­cano es­tá el Se­ñor pa­ra sal­var a los que tie­nen ro­to el co­ra­zón y el es­pí­ri­tu » 4.

Se pa­re­ce a una fra­se que ten­go me­mo­ri­za­da y que me ha ser­vi­do de alien­to des­pués de al­gu­nas tor­pe­zas mías: «Re­co­no­cer cons­tan­te­men­te que so­mos un desas­tre nos ayu­da a evi­tar ese es­pí­ri­tu de or­gu­llo que nos im­pul­sa a cri­ti­car y con­de­nar a los de­más».

Je­sús te hi­zo tal co­mo eres, con to­das tus im­per­fec­cio­nes, las cua­les no mer­man Su amor por ti.

Cier­ta vez Él le di­ri­gió las si­guien­tes pa­la­bras al após­tol Pa­blo pa­ra le­van­tar­le el áni­mo: «Mi gra­cia es to­do lo que ne­ce­si­tas; Mi po­der ac­túa me­jor en la de­bi­li­dad» 5.

To­tal que si te pa­re­ce que te ron­da el fra­ca­so, ¡no te des­mo­ra­li­ces! Cuen­tas con un Ami­go que ja­más te abandonará, que te ayu­da­rá a desoír el can­to de las si­re­nas del des­alien­to y la de­ses­pe­ra­ción pa­ra lle­var­te al puer­to se­gu­ro de Su con­sue­lo, acep­ta­ción y per­dón.

Es im­po­si­ble vi­vir sin fa­llar en al­go, a me­nos que se vi­va con tan­ta cau­te­la que me­jor se­ría no vi­vir en ab­so­lu­to. En ese ca­so, se fa­lla por omi­sión. J. K. Row­ling (n. 1965)

Me sien­to su­ma­men­te or­gu­llo­so de las ben­di­cio­nes que Dios me ha otor­ga­do en la vi­da. Me ha per­mi­ti­do ver cla­ra­men­te que pue­do caer y aun así vol­ver­me a le­van­tar. ¡Oja­lá apren­da de mis erro­res y ten­ga la opor­tu­ni­dad de afian­zar y me­jo­rar la si­guien­te ac­ción que em­pren­da! Mar­tin Law­ren­ce (n. 1965)

Te­ne­mos que en­se­ñar a las per­so­nas de al­to ni­vel edu­ca­ti­vo que fa­llar no es una des­gra­cia, y que de­ben ana­li­zar ca­da fra­ca­so pa­ra ha­llar su cau­sa. De­ben apren­der a fra­ca­sar in­te­li­gen­te­men­te, pues fra­ca­sar es una de las ar­tes más so­bre­sa­lien­tes del mun­do. Char­les Ket­te­ri­ng (1876–1958)

Si­gue co­men­zan­do y fa­llan­do. Ca­da vez que fa­lles, par­te otra vez de ce­ro, y ad­qui­ri­rás ca­da vez más fuer­za has­ta que ha­yas cum­pli­do un pro­pó­si­to, qui­zá no el mis­mo con el que co­men­zas­te, pe­ro sí uno que con gus­to re­cor­da­rás. An­ne Su­lli­van (1866–1936)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.