TRAS EL TI­RO­TEO

Conectate - - NEWS - Uday Ku­mar Uday Ku­mar vi­ve en Ban­ga­lo­re ( India). Im­par­te cur­sos de in­glés y de desa­rro­llo per­so­nal.

El amor con que han tra­ta­do us­te­des a mi fa­mi­lia ha con­tri­bui­do a esa sa­na­ción que tan­to ne­ce­si­tá­ba­mos. Los re­ga­los que nos han he­cho nos han con­mo­vi­do has­ta lo in­de­ci­ble. La com­pa­sión que nos ma­ni­fes­ta­ron ha tras­cen­di­do más allá de nues­tra fa­mi­lia, de nues­tra co­mu­ni­dad. Es­tá trans­for­man­do nues­tro mun­do. Por ello les es­ta­mos pro­fun­da­men­te agra­de­ci­dos. Ma­rie Ro­berts, viu­da de Char­les Carl Ro­berts, au­tor de la ma­sa­cre del 2 de oc­tu­bre de 2006, en una car­ta abier­ta di­ri­gi­da a sus ve­ci­nos de una co­mu­ni­dad amish

Lle­va­ba una tem­po­ra­da di­fí­cil. No po­día de­jar de pen­sar en cier­tas per­so­nas que me ha­bían ofen­di­do, y a ra­tos ca­si ex­plo­ta­ba de ra­bia y re­sen­ti­mien­to.

Lo úni­co que con­si­go al­te­rán­do­me y enoján­do­me es que se me nu­ble el pen­sa­mien­to y se en­tur­bie mi pers­pec­ti­va de la si­tua­ción, no que se re­suel­va el pro­ble­ma. Mi reac­ción na­tu­ral es des­qui­tar­me y pe­dir sa­tis­fac­ción, pe­ro a la lar­ga eso no ha­ce sino em­peo­rar las co­sas.

En cier­ta oca­sión, el au­tor Da­le Car­ne­gie se re­fi­rió a un bo­le­tín de un de­par­ta­men­to de po­li­cía que acon­se­ja­ba: «Si un egoís­ta se apro­ve­cha de ti, bó­rra­lo de tu lis­ta, pe­ro no tra­tes de ajus­tar cuen­tas con él.

1. V. He­breos 12: 23

Cuan­do in­ten­tas re­sar­cir­te te ha­ces más da­ño a ti mis­mo que a él».

El ti­ro­teo que tu­vo lu­gar ha­ce unos años en una co­mu­ni­dad amish de Pen­sil­va­nia es un ejem­plo pa­ten­te de per­dón tra­du­ci­do en he­chos. Un hom­bre per­tur­ba­do — ajeno a la co­mu­ni­dad— en­tró en un pe­que­ño co­le­gio amish y to­mó co­mo rehe­nes a diez ni­ñas. Ter­mi­nó ma­tan­do a cin­co y qui­tán­do­se la vi­da. No me ima­gino lo que de­ben de ha­ber su­fri­do sus fa­mi­lias. Sin em­bar­go, per­do­na­ron al ase­sino, tra­ba­ron re­la­ción con su es­po­sa e hi­jos y has­ta crea­ron un fon­do mo­ne­ta­rio pa­ra ayu­dar­los.

Huel­ga de­cir que las for­mas en que me he sen­ti­do mal tra­ta­do son des­de­ña­bles com­pa­ra­das con la pérdida que ex­pe­ri­men­ta­ron aque­llos pa­dres amish; aun así, fue­ron ca­pa­ces de per­do­nar. Me di cuen­ta de que mu­chas de mis des­di­chas eran con­se­cuen­cia de no ha­ber perdonado lo que otros me ha­bían he­cho. Por en­de, se­guía re­vi­vien­do esos in­ci­den­tes en mi men­te, lo que me cau­sa­ba mu­cha an­gus­tia.

Ha­cer jus­ti­cia es pre­rro­ga­ti­va de Dios1. A no­so­tros nos co­rres­pon­de per­do­nar. El per­dón apli­ca un bál­sa­mo sa­na­dor a nues­tro co­ra­zón y le per­mi­te a Dios obrar en la si­tua­ción se­gún Su pa­re­cer. No ab­suel­ve al mal­he­chor de su ma­la con­duc­ta, pe­ro sí nos qui­ta de en­ci­ma una pe­sa­da car­ga. Es una en­se­ñan­za que es­pe­ro acor­dar­me de apli­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.