Una bo­da muy b.en pla­nea­da

Conectate - - CONECTATE - An­drew Ma­te­yak An­drew Ma­te­yak es in­te­gran­te de La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal. Vi­ve en las Fi­li­pi­nas.

Dios tie­ne pla­nes y pro­pó­si­tos para la vi­da de ca­da uno de no­so­tros. Lo her­mo­so es que, una vez que nos ha lla­ma­do, no nos aban­do­na a nues­tra suer­te. Je­sús mis­mo mo­ra en no­so­tros para que po­da­mos rea­li­zar con éxi­to lo que nos in­vi­ta a ha­cer. Louie Gi­glio (n. 1958)

A los hi­jos de Dios na­da les ocu­rre por ca­sua­li­dad. Fal­tan po­cos mi­nu­tos para mi bo­da, y aquí es­toy, de pie, ob­ser­van­do las lin­das flo­res y el de­co­ra­do de la sa­la. Pien­so en los mu­chos mi­la­gros que han he­cho po­si­ble es­te mo­men­to y me con­ven­zo de que ver­da­de­ra­men­te «to­das las co­sas coope­ran para bien» 1. Pe­ro me es­toy ade­lan­tan­do. Para con­tar bien es­ta his­to­ria ten­go que re­tro­ce­der en el tiem­po:

Ha­ce po­co más de un año asis­tí con mi no­via — Me­lody— a la fies­ta de cum­plea­ños de una ami­ga. A eso de la me­dia­no­che fui­mos a des­pe­dir­nos de nues­tra an­fi­trio­na. Sin em­bar­go, co­mo se ha­bía he­cho tar­de, ella in­sis­tió en que su hi­jo nos lle­va­ra en el au­to a nues­tra ca­sa, si­tua­da en el otro ex­tre­mo de la ciu­dad. Nos

1. Ro­ma­nos 8: 28 ( NBLH)

vino muy bien el ofre­ci­mien­to. Te­nien­do en cuen­ta que ca­si no ha­bía trá­fi­co, es­pe­rá­ba­mos es­tar pron­to en ca­sa.

Al lle­gar a la es­qui­na don­de de­bía­mos do­blar para en­fi­lar ha­cia nues­tra ca­sa, nues­tro con­duc­tor si­guió de lar­go. Ini­cial­men­te pen­sa­mos que ha­bía si­do por des­cui­do; pe­ro cuan­do se lo men­cio­na­mos, hi­zo ca­so omi­so. Fi­nal­men­te nos di­jo que que­ría pa­sar a ver a una ami­ga.

Eso nos in­quie­tó un po­co. ¿Quién de­ci­de ir a ver a una ami­ga a la una de la ma­ña­na cuan­do de­be lle­var­te a tu ca­sa?

Nos de­tu­vi­mos en ca­sa de la ami­ga y nos la pre­sen­tó. Re­sul­tó ser cris­tia­na y ter­mi­nó sus­cri­bién­do­se a Co­néc­ta­te. Du­ran­te más o me­nos un año, has­ta que se mu­dó a Ma­ni­la, se­gui­mos en con­tac­to in­fre­cuen­te con ella.

Cuan­do Me­lody y yo fi­ja­mos la fe­cha de nues­tra bo­da, co­men­za­mos a en­viar in­vi­ta­cio­nes. Co­mo para en­ton­ces esa jo­ven vi­vía en Ma­ni­la, le en­vié un men­sa­je de tex­to para par­ti­ci­par­le la bue­na no­ti­cia.

—¡Fe­li­ci­ta­cio­nes! —nos di­jo—. Quie­ro que ha­gan lo si­guien­te: Va­yan a la ca­sa don­de nos co­no­ci­mos y ha­blen con mi ma­dre. Ella se de­di­ca a la pro­duc­ción y de­co­ra­ción de bo­das. Los ayu­da­rá sin co­brar­les na­da. Es mi re­ga­lo de bo­das para us­te­des.

Eso me trae al pun­to en que me en­cuen­tro aho­ra, re­co­rrien­do la sa­la con la mi­ra­da. Al ob­ser­var el de­co­ra­do y los her­mo­sí­si­mos arre­glos, no pue­do me­nos que pen­sar que Dios te­nía un plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.