GRAN­DES EX­PEC­TA­TI­VAS

Conectate - - CONECTATE - Ma­rie Story Ma­rie Story vi­ve en San An­to­nio ( EE. UU.), don­de tra­ba­ja co­mo ilus­tra­do­ra in­de­pen­dien­te y ha­ce vo­lun­ta­ria­do en un al­ber­gue para in­di­gen­tes.

La Bi­blia re­fie­re que en cier­ta oca­sión Je­sús vol­vió a Su pue­blo na­tal. En mi opi­nión es uno de los pa­sa­jes más tris­tes de las Es­cri­tu­ras. El úl­ti­mo ver­sícu­lo del ca­pí­tu­lo prác­ti­ca­men­te lo re­su­me to­do: «Por la in­cre­du­li­dad de ellos, no hi­zo allí mu­chos mi­la­gros» 1.

Aque­llas per­so­nas co­no­cían a Je­sús desde que era niño. Lo ha­bían vis­to cre­cer, y me ima­gino que no es­pe­ra­ban mu­cho de Él. Cuan­do re­gre­só des­pués de ha­ber es­ta­do ha­cien­do mi­la­gros, no lo po­dían creer. «¿No es aca­so el hi­jo del 1. Ma­teo 13: 58( NVI) 2. Ma­teo 13: 55 ( NVI) 3. 1 Co­rin­tios 9: 24 ( NTV) car­pin­te­ro?» 2, pre­gun­ta­ban. Me da la impresión de que pen­sa­ban: «¡Si no­so­tros lo co­no­ce­mos! Es un sim­ple car­pin­te­ro. No le da para ha­ber he­cho esos por­ten­tos. Ni que fue­ra el hi­jo de Dios».

Así co­mo esas per­so­nas no cre­ye­ron en Je­sús y en Su poder, a no­so­tros tam­bién a ve­ces nos fal­ta con­fian­za en no­so­tros mis­mos y en las obras que Él pue­de ha­cer por in­ter­me­dio de no­so­tros. Nues­tras pa­la­bras y pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos nos fre­nan. Co­mo no nos cree­mos ca­pa­ces de ha­cer cier­tas co­sas, con fre­cuen­cia ni in­ten­ta­mos ha­cer­las.

Ten­go en mi ca­sa una pe­rri­ta. Su úni­co ob­je­ti­vo en la vi­da es aca­pa­rar aten­ción. Ha­ce cual­quier co­sa con tal de que al­guien la aca­ri­cie. Es su­ma­men­te re­suel­ta y obs­ti­na­da. Ca­si nun­ca per­mi­te que al­go la di­sua­da cuan­do quie­re que le pres­te com­ple­ta aten­ción. Si me sien­to en el so­fá con el por­tá­til, se me­te por de­ba­jo de mi bra­zo, in­ten­ta mo­ver el apa­ra­to o se sube en­ci­ma de él. Cuan­do lim­pio o co­cino, se po­ne a dar vuel­tas al­re­de­dor de mí, es­pe­ran­do que la mi­re. Si es­toy fue­ra de su al­can­ce, le­van­ta las pa­ti­tas con fre­ne­sí has­ta que al­guien se fi­ja en ella y le ha­ce ca­ri­ños. Con mi pe­rri­ta, la ex­pre­sión sed de ca­ri­ño ad­quie­re to­da una nue­va di­men­sión.

El úni­co lu­gar al que nun­ca ha­bía in­ten­ta­do su­bir­se era mi ca­ma. La do­bla en al­tu­ra, y aun­que se al­ce so­bre las pa­tas tra­se­ras, ape­nas lo­gra ver lo que hay en­ci­ma. Así que se re­sig­na­ba a sen­tar­se en el sue­lo con ca­ra de lás­ti­ma has­ta que al­guien le pres­ta­ba aten­ción. Nun­ca se ani­ma­ba a sal­tar, por­que la ca­ma le pa­re­cía de­ma­sia­do al­ta.

Has­ta que se dio cuen­ta de que po­día ha­cer­lo.

Una tar­de sal­tó con to­das sus fuer­zas y asom­bro­sa­men­te lo­gró su­bir­se a la ca­ma. Aho­ra cree que pue­de en­ca­ra­mar­se ca­da vez que le dé la ga­na.

Huel­ga de­cir que se po­ne pe­sa­da. Sin em­bar­go, su proeza me lle­vó a pen­sar que mu­chas ve­ces no nos ani­ma­mos a em­pren­der al­go a cau­sa de nues­tra in­cre­du­li­dad. Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que es­tá fue­ra de nues­tro al­can­ce, y ni si­quie­ra ha­ce­mos el in­ten­to.

De un tiem­po a es­ta par­te me han ha­bla­do de mu­chas per­so­nas que ob­tu­vie­ron tra­ba­jos fe­no­me­na­les para los que ni si­quie­ra es­ta­ban téc­ni­ca­men­te pre­pa­ra­das, so­lo por­que es­tu­vie­ron dis­pues­tas a ha­cer la prue­ba.

Co­noz­co a uno que con­si­guió em­pleo co­mo in­ge­nie­ro y tra­ba­ja con pro­duc­tos de tec­no­lo­gía avan­za­da para ins­ta­la­cio­nes de agua. Él no con­ta­ba con for­ma­ción pro­fe­sio­nal para eso. Ni si­quie­ra era un ru­bro en el que ha­bía pen­sa­do in­tro­du­cir­se. Pe­ro se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en ese campo y re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción, y se ha desem­pe­ña­do muy bien en ello.

Otro ob­tu­vo tra­ba­jo co­mo di­se­ña­dor de pá­gi­nas web. Si bien ha­bía in­cur­sio­na­do en ese campo, era to­da­vía un apren­diz. Aho­ra, aun­que tu­vo que po­ner­se al día y apren­der mu­cho, ha lle­ga­do bas­tan­te más le­jos de lo que él mis­mo creía po­si­ble, so­lo por es­tar dis­pues­to a dar el pri­mer pa­so.

¿Qué me di­ces de ti? ¿Es­tás qui­zás im­pi­dien­do que Je­sús ha­ga al­go ex­tra­or­di­na­rio en tu vi­da —in­clu­so al­go que te gus­ta­ría ha­cer, pe­ro que no sa­bes si eres ca­paz— por tu fal­ta de fe en Su poder para obrar por in­ter­me­dio de ti? ¿Te has re­pe­ti­do tan­tas ve­ces que no eres ca­paz que has de­ja­do de creer que tal vez sí lo eres?

Hay quie­nes con­si­de­ran que ser hu­mil­des es si­nó­ni­mo de te­ner una ma­la opi­nión de sí mis­mos y de su ca­pa­ci­dad. Se in­ven­tan to­da cla­se ex­cu­sas: «Me fal­ta in­te­li­gen­cia », o: «Ese tra­ba­jo es para per­so­nas ta­len­to­sas». Nues­tro diá­lo­go in­terno ne­ga­ti­vo y nues­tra fal­ta de fe pue­den aca­bar por de­rro­tar­nos.

Dios tie­ne pla­nes para ca­da uno de no­so­tros. Eso es in­du­da­ble. Pue­de que lo que Él tie­ne pen­sa­do di­fie­ra de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas; pe­ro si se lo per­mi­ti­mos, se val­drá de no­so­tros. Un ve­lo­cis­ta olím­pi­co no se pre­sen­ta el día de la ca­rre­ra pen­san­do que a lo me­jor pue­de ga­nar. Me­nos to­da­vía se le ocu­rre pen­sar que no tie­ne chan­ce al­gu­na. Lo que ha­ce es men­ta­li­zar­se para triun­far y co­rrer co­mo si ya le col­ga­ra del cue­llo la me­da­lla. «¿No se dan cuen­ta de que en una ca­rre­ra to­dos co­rren, pe­ro so­lo una persona se lle­va el pre­mio? ¡ Así que co­rran para ga­nar!»

3 Con­vén­ce­te de que Dios es­pe­ra gran­des co­sas de ti; así co­men­za­rás a es­pe­rar más de ti mis­mo. Si das el pri­mer pa­so — ese que tan­to asus­ta—, des­pués es co­sa de se­guir co­rrien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.