UNA SE­MA­NA PÉ­SI­MA

Conectate - - CONECTATE - Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te ju­bi­la­da y es­cri­to­ra. Vi­ve en San An­to­nio, EE. UU.

Que en una se­ma­na un par de co­sas no sal­gan con­for­me a lo pre­vis­to no es el fin del mun­do. Ten­go aguan­te su­fi­cien­te para unas po­cas con­tra­rie­da­des. Sé que ca­da se­ma­na trae con­si­go su cuo­ta de aprie­tos y apu­ros y es­toy acos­tum­bra­da a li­diar con eso. En ge­ne­ral con­ser­vo el buen hu­mor y el op­ti­mis­mo.

No obs­tan­te, es­ta se­ma­na pa­sa­da fue ex­cep­cio­nal. Da­ba la impresión de que to­dos los días al­go re­sul­ta­ba mal. No me re­fie­ro a los pe­que­ños in­con­ve­nien­tes que sue­len sur­gir, sino a si­tua­cio­nes bas­tan­te se­rias. Ca­da día me de­pa­ra­ba una sor­pre­sa, y no par­ti­cu­lar­men­te agra­da­ble.

Tu­vi­mos un par de ac­ci­den­tes que, gra­cias a Dios, no fue­ron gra­ves, aun­que sí die­ron lu­gar a com­pli­ca­cio­nes y gas­tos ines­pe­ra­dos. Su­fri­mos al­gu­nos tras­tor­nos de salud y hu­bo vi­si­tas al mé­di­co que nos ge­ne­ra­ron in­quie­tud. Nos preo­cu­pa­mos tam­bién por­que hu­bo tem­pes­ta­des que azo­ta­ron di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do en los que te­ne­mos se­res que­ri­dos y ami­gos.

Ca­da día sur­gía al­go. Lle­gué a pre­gun­tar­me si Dios se iba a can­sar de oír­me cla­mar a Él una y otra vez para que me ayu­da­ra a sa­lir de mis em­bro­llos. ¿Se le ago­ta­ría la com­pa­sión al ca­bo de un tiem­po? ¿De­ci­di­ría no aten­der el te­lé­fono cuan­do me vie­ra apa­re­cer por enési­ma vez en el iden­ti­fi­ca­dor de lla­ma­das?

Es­ta di­fí­cil se­ma­na de tan­to cla­mar a Dios me ha en­se­ña­do que Él me es­cu­cha. Nun­ca se can­sa de oír­me. Siem­pre con­tes­ta cuan­do lla­mo. Siem­pre es­tá aten­to y dis­pues­to a ofre­cer­me con­se­jos e ins­truc­cio­nes. Me nor­ma­li­za el rit­mo car­dia­co y me le­van­ta cuan­do me fal­ta áni­mo para se­guir ade­lan­te. Siem­pre me con­sue­la y me de­vuel­ve el go­zo del Se­ñor. Y ter­mi­na re­sol­vien­do los pro­ble­mas.

Si al­gu­na vez ha­bía du­da­do de los cui­da­dos y la protección de Dios, la se­ma­na pa­sa­da los ex­pe­ri­men­té en car­ne pro­pia. Vi Su mano dis­pen­sar­nos sa­na­ción cuan­do la ne­ce­si­tá­ba­mos. Lo vi pro­te­ger­nos en si­tua­cio­nes ries­go­sas. Lo vi cui­dar a nues­tros se­res que­ri­dos y ayu­dar­los en cir­cuns­tan­cias po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas. Lo vi obrar mi­la­gros si­len­cio­sos. Lo vi de­te­ner­se a es­cu­char­me ca­da vez que lo in­vo­qué, y res­pon­der­me en ca­da oca­sión.

El re­sul­ta­do de es­ta pé­si­ma se­ma­na es un re­cor­da­to­rio de que con la ayu­da de Dios pue­do ha­cer fren­te a to­do lo que se me pre­sen­te. Ter­mi­na­da la se­ma­na mi fe es­tá fir­me, y ten­go la con­fian­za de que, cua­les­quie­ra que sean los pro­ble­mas u obs­tácu­los, Él los re­sol­ve­rá. Aun­que ha­ya tor­men­tas, ac­ci­den­tes, erro­res y con­tra­rie­da­des, con­fío en que Dios me ayu­da­rá a sa­lir ai­ro­sa de ellos. Con Él pue­do en­ca­rar con en­tu­sias­mo la si­guien­te se­ma­na y to­do lo que trai­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.