CON­FIAN­ZA

Conectate - - CONECTATE - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

¿Te asal­ta a ve­ces el te­mor? ¿Tie­nes an­sias de paz? Je­sús es el Prín­ci­pe de Paz. Dio Su vi­da para que pu­dié­ra­mos go­zar de la paz que Él nos brin­da. Bas­ta con que lo aco­ja­mos en nues­tro interior ha­cien­do una sen­ci­lla ora­ción co­mo la que si­gue: Je­sús, te rue­go que en­tres en mi co­ra­zón y me des Tu paz, es­pe­ran­za y amor. Amén.

Los cris­tia­nos sue­len de­cir: «De­bes te­ner fe», o: «La fe es la cer­te­za de que Dios ha­rá lo que le pe­di­mos», o: «Con­fiar es no te­ner mie­do», y otras fra­ses por el es­ti­lo que pre­ten­den re­su­mir y de­fi­nir la fe. Acá en­tre nos, a mí me cues­ta iden­ti­fi­car­me con esas afir­ma­cio­nes.

Ha­ce po­co to­ma­ba un ca­fé con una ami­ga y ella me di­jo que ad­mi­ra­ba mi fe, pues le cos­ta­ba con­fiar en Dios con res­pec­to a cier­tos as­pec­tos de su vi­da. Tu­ve que ad­mi­tir que yo tam­bién ha­bía al­ber­ga­do ca­da una de las du­das y pre­gun­tas que ella ha­bía ven­ti­la­do.

No po­cas ve­ces me he ro­to la ca­be­za con pre­gun­tas del es­ti­lo de: «¿Có­mo pue­do sa­ber si ten­go fe?», o: «¿Có­mo pue­do de­cir que con­fío en Dios cuan­do en reali­dad es­toy muer­ta de mie­do?» Lo re­la­ciono con lo que di­jo el pa­dre de un niño al que

1. Mar­cos 9: 24 ( NTV)

Je­sús sa­nó: «¡Sí, creo, pe­ro ayú­da­me a su­pe­rar mi in­cre­du­li­dad!» 1. Quie­ro con­fiar, mas no siem­pre ten­go una idea cla­ra de có­mo se ha­ce eso.

Con­fiar en Dios an­te un fra­ca­so pro­fe­sio­nal, vi­ci­si­tu­des eco­nó­mi­cas, la pér­di­da de un ami­go, una mu­dan­za in­ter­con­ti­nen­tal, un abor­to es­pon­tá­neo y la in­fi­ni­dad de prue­bas que nos pre­sen­ta la vi­da co­ti­dia­na no es al­go que me naz­ca con na­tu­ra­li­dad. He bre­ga­do con mu­chas du­das y re­sis­ten­cia en mi co­ra­zón. Le de­cía a Dios: «Ya sé que eres bueno; pe­ro ¿eres bueno con­mi­go? ¿Deseas lo que es bueno para mí?»

La fe es un pro­ce­so. No ne­ce­si­to te­ner fe para el res­to de mi vi­da, ni con­fian­za para ha­cer fren­te a cual­quier even­tua­li­dad. So­lo ten­go que con­fiar mi­nu­to a mi­nu­to. He com­pren­di­do que no im­por­ta que no lo ten­ga to­do re­suel­to o que me pa­rez­ca que mi fe es in­su­fi­cien­te. Dios se ha­ce car­go de ello.

Lo que le di­je a mi ami­ga es que nun­ca me he arre­pen­ti­do de ha­ber con­fia­do en Dios. Aun cuan­do mi fe se tam­ba­lea, Él per­ma­ne­ce fiel. Y co­mo es fiel, po­de­mos con­fiar en que cum­pli­rá ca­bal­men­te las pro­me­sas que nos ha he­cho en Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.