El amor de Jesús es per­fec­to.

Conectate - - NEWS - María Fon­tai­ne

Hay mu­chas co­sas bo­ni­tas, her­mo­sas y ma­ra­vi­llo­sas, pe­ro na­da tan per­fec­to co­mo Su amor. Vi­vi­mos en un mun­do im­per­fec­to, con se­res hu­ma­nos im­per­fec­tos y en cir­cuns­tan­cias que de­jan bas­tan­te que desear; pe­ro Su amor nos per­mi­te sor­tear las di­fi­cul­ta­des de la vi­da.

Su amor es gratuito. Me­nos mal que es así, por­que to­dos pe­ca­mos y nos equi­vo­ca­mos. Si tu­vié­ra­mos que me­re­cer­nos Su amor, nin­guno lo al­can­za­ría.

Su amor es eterno. Na­die pue­de ro­bár­nos­lo, na­da pue­de pri­var­nos de él. No se des­gas­ta ni pa­sa de mo­da al ca­bo de unos años. Si bien es tra­di­cio­nal e his­tó­ri­co, es tam­bién mo­derno y ac­tual. Per­ma­ne­ce pa­ra siem­pre. Él nos ha ama­do des­de los albores de los tiem­pos y se­gui­rá ha­cién­do­lo por la eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.