GESTOS DE PER­DÓN

Conectate - - NEWS - Anna Per­li­ni Anna Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re3, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que des­de 1995 lle­va a ca­bo la­bo­res en los Bal­ca­nes.

Siem­pre me han im­pac­ta­do mu­cho las per­so­nas que lo­gran per­do­nar. Cuan­do era ni­ña, siem­pre ha­bía al­guno que no se to­ma­ba re­van­cha cuan­do los de­más se bur­la­ban de sus ra­re­zas o de su ca­ra lle­na de gra­nos. Más tar­de yo mis­ma tu­ve que apren­der a per­do­nar cuan­do mi no­vio me de­jó sin mo­ti­vo apa­ren­te y sin ex­pli­ca­ción al­gu­na. Lue­go vino mi ma­tri­mo­nio, que me ofre­ció un sin­fín de opor­tu­ni­da­des de per­do­nar y ser per­do­na­da. El tra­ba­jo en equi­po tam­bién es idó­neo pa­ra prac­ti­car el per­dón.

La ver­dad es que soy bas­tan­te aco­mo­da­di­za. En ge­ne­ral pre­fie­ro vi­vir y de­jar vi­vir a en­trar en dis­cu­sio­nes y re­sen­tir­me. Pe­ro ¿se­ría ca­paz de per­do­nar a al­guien que ma­ta­ra a uno de mis se­res que­ri­dos, o si me en­car­ce­la­ran in­jus­ta­men­te du­ran­te años, o si mi ho­gar y mi ciu­dad que­da­ran des­trui­dos en una gue­rra y tu­vie­ra que huir y re­fu­giar­me en otra par­te, y ser vis­ta con re­ce­lo por la ma­yo­ría de la gen­te? No es­toy se­gu­ra. Ha­ce bien sa­ber que la hu­ma­ni­dad ha co­no­ci­do per­so­nas ca­pa­ces de per­do­nar a ta­les ex­tre­mos. Son co­mo un faro de es­pe­ran­za pa­ra los de­más. Por ejem­plo, Jesús, e in­con­ta­bles mi­sio­ne­ros y ac­ti­vis­tas, y los pa­dres amish que per­do­na­ron y ayu­da­ron a la fa­mi­lia del hom­bre que ma­tó a sus hi­jos1, y el ejem­plo más re­cien­te del pa­dre Bou­les Geor­ge des­pués de los aten­ta­dos con bom­ba en Tan­ta y Ale­jan­dría (Egipto) que de­ja­ron 44 cris­tia­nos muer­tos y más de 100 he­ri­dos el Do­min­go de Ra­mos de 2017. Su ser­món ex­pre­só per­dón por quie­nes ha­bían da­do muer­te a esas per­so­nas e in­vi­tó a los cre­yen­tes a orar por ellos, pa­ra que vie­ran la luz y des­cu­brie­ran el amor in­con­di­cio­nal de Dios2.

Nun­ca de­ja de asom­brar­me que en­tre gen­te tan cruel, que co­me­te crímenes tan atro­ces, vi­van per­so­nas ca­pa­ces de per­do­nar, con­tra­ria­men­te a to­da ló­gi­ca. Si bien el odio en­gen­dra más odio, el amor en­gen­dra amor, y el amor de Dios tie­ne la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar un ci­clo de amor en lu­gar de uno de muer­te.

Pien­so que el pro­ce­so sue­le ini­ciar­se con pe­que­ños gestos de per­dón, en pri­mer lu­gar den­tro del círcu­lo fa­mi­liar o en­tre ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Aun­que eso pue­de pa­re­cer ni­mio fren­te a los gran­des pro­ble­mas que aque­jan al mun­do, las gue­rras, los con­flic­tos en­tre fac­cio­nes po­lí­ti­cas, etc., lo cier­to es que el pun­to de par­ti­da es la pe­que­ña reali­dad de ca­da uno de no­so­tros, las de­ci­sio­nes que to­ma­mos ca­da día de nues­tra vi­da.

1. V. https:// lan­cas­ter­pa. com/amish/

amish- for­gi­ve­ness/ 2. V. http://scoo­pem­pi­re. com/ fat­her - bou­les- geor­ge- sends- in­cre­dibly - hu­ma­ne- mes­sa­ge- to- te­rro­rists/ 3. http:// www. pe­run­mon­do­mi­glio­re. org

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.