AMADA y VA­LO­RA­DA

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Aho­ra lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron a Jesús cuál era el ma­yor de los man­da­mien­tos de Dios, res­pon­dió: « Ama al Se­ñor tu Dios con to­do tu co­ra­zón, con to­da tu al­ma y con to­da tu men­te [y] ama a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo. To­da la ley y las exi­gen­cias de los pro­fe­tas se ba­san en es­tos dos man­da­mien­tos» 1.

Evi­den­te­men­te sa­bía que al apren­der a amar apren­de­ría­mos lo que sig­ni­fi­ca ser san­tos. Creo que tam­bién sa­bía que ese era pro­ba­ble­men­te el man­da­mien­to más di­fí­cil de cum­plir. Ha­bría­mos po­di­do li­diar me­jor con un lis­ta­do de re­glas. Así por lo me­nos sa­bría­mos quién es­tá dan­do la ta­lla y quién no, quién se lo me­re­ce y quién no. Aho­ra, en cam­bio, es­ta­mos obli­ga­dos a cum­plir la im­po­si­ble ta­rea de amar a los que nos ro­dean, por mu­cho que nos pa­rez­can in­dig­nos de ese amor.

Lo ma­lo es que por mu­cho tiem­po yo no en­ten­día así Sus man­da­mien­tos. No sé por qué, pe­ro equi­pa­ra­ba amor con me­re­ci­mien­to. Dios me ama­ba por­que me me­re­cía Su amor, y yo ama­ba a quie­nes eran dig­nos del mío.

Has­ta que un día mi co­ra­zón fi­nal­men­te se plan­teó la pre­gun­ta: «¿Qué he he­cho yo pa­ra ser dig­na del amor de Dios? Na­da. ¿Aca­so he lo­gra­do, co­mo por ar­te de ma­gia, man­te­ner mis pe­ca­dos y fal­tas den­tro del ran­go de “per­so­na que se me­re­ce amor”? Na­nay ». Lle­gué a la con­clu­sión de que Él no me ama por­que yo sea dig­na; al con­tra­rio, soy dig­na por­que Él me ama. Fran­ca­men­te me to­mó un buen tiem­po cap­tar­lo. Fue ex­tre­ma­da­men­te li­be­ra­dor caer en la cuen­ta de que mi mi­sión no era con­se­guir el ma­yor pun­ta­je po­si­ble de amor. Fue ade­más una pro­fun­da lec­ción de hu­mil­dad com­pren­der que Dios me ama ple­na y to­tal­men­te sin ha­bér­me­lo me­re­ci­do en ab­so­lu­to.

Ese con­cep­to va a con­tra­pe­lo de la cul­tu­ra ac­tual. En un mun­do que equi­pa­ra el va­lor con los lo­gros, los pun­ta­jes y las ci­fras, el úni­co mo­ti­vo por el que soy va­lio­sa pa­ra Dios es que Él me ama. Así por fin lle­gué a en­ten­der lo que qui­so de­cir Juan cuan­do afir­mó que ama­mos a Dios por­que Él nos amó pri­me­ro2. Cuan­do com­pren­de­mos la pro­fun­di­dad del amor que Dios nos pro­fe­sa y cuán in­me­re­ci­do es, ¡có­mo no va­mos a amar­lo!

El « fiel amor » de Dios «per­du­ra pa­ra siem­pre» Y es­tá a tu dis­po­si­ción si lo quie­res. So­lo tie­nes que pe­dir­lo: Buen Jesús, te rue­go que en­tres en mi vi­da, me per­do­nes las co­sas ma­las que he he­cho y me ayu­des a amar­te a ti y a los de­más. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.