UN CI­MIEN­TO SÓ­LI­DO

Conectate - - CONÉCTATE - Uday Paul vi­ve en Ban­ga­lo­re (In­dia). Im­par­te cur­sos de in­glés y de desa­rro­llo per­so­nal.

Ha­ce po­co es­tu­ve re­fle­xio­nan­do so­bre el crac de la bolsa de va­lo­res de 1929, que tum­bó los sis­te­mas fi­nan­cie­ros y eco­nó­mi­cos del mun­do co­mo si fue­ran fi­chas de do­mi­nó. Que­bra­ron em­pre­sas, in­dus­trias y ban­cos. Mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res quedaron de­sem­plea­dos, y eso cau­só una tre­men­da agi­ta­ción so­cial. Si bien des­de en­ton­ces no se ha vuel­to a pro­du­cir una de­ba­cle de tan gran­des pro­por­cio­nes, sí ha ha­bi­do mu­chas de­pre­sio­nes o re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas me­no­res que han cau­sa­do tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras.

¿Có­mo po­de­mos dis­fru­tar de es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca du­ra­de­ra en un mun­do tan in­se­gu­ro? La res­pues­ta es te­ner fe y con­fian­za en Dios, que ha pro­me­ti­do es­tar con no­so­tros tan­to en tiem­pos de abun­dan­cia co­mo de es­ca­sez.

En la Bi­blia se na­rran nu­me­ro­sos epi­so­dios en que Dios pro­ve­yó mi­la­gro­sa­men­te pa­ra Su pue­blo. Cuan­do sa­có a los is­rae­li­tas de Egip­to y los con­du­jo a tra­vés del de­sier­to ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da, les pro­por­cio­nó agua y co­mi­da. Cuan­do tu­vie­ron ham­bre les dio un man­jar del cie­lo lla­ma­do ma­ná. Cuan­do tu­vie­ron sed hi­zo bro­tar agua de una ro­ca1. Du­ran­te su lar­ga es­ta­día en el de­sier­to, ni su ro­pa ni sus za­pa­tos se des­gas­ta­ron2.

Otro ejem­plo: En tiem­pos del pro­fe­ta Elías hu­bo una se­quía en Is­rael. Dios le in­di­có que se fue­ra a vi­vir jun­to a un arro­yo y has­ta en­vió cuer­vos con co­mi­da pa­ra él. Cuan­do las aguas ver­tien­tes fi­nal­men­te se se­ca­ron por la es­ca­sez de llu­vias, re­ci­bió ins­truc­cio­nes de di­ri­gir­se a la al­dea de Sa­rep­ta. Allí una viu­da obe­de­ció a Dios y com­par­tió con el pro­fe­ta lo po­co que te­nía. Co­mo con­se­cuen­cia, Dios la ben­di­jo ga­ran­ti­zán­do­le que su pro­vi­sión de ali­men­tos no se ago­ta­ría du­ran­te la ham­bru­na3.

En cier­ta oca­sión en que Jesús, Sus dis­cí­pu­los y las mul­ti­tu­des que los se­guían se ha­lla­ban en un lu­gar apar­ta­do, vie­ron que se es­ta­ba ha­cien­do tar­de y no te­nían na­da que co­mer. Los dis­cí­pu­los pro­pu­sie­ron una so­lu­ción ló­gi­ca: en­viar a la gen­te a las al­deas cer­ca­nas a bus­car co­mi­da. Pe­ro Jesús les pi­dió que le tra­je­ran los úni­cos ali­men­tos que ha­bían en­con­tra­do: cin­co pa­nes y dos pe­ces. Se­gui­da­men­te al­zó la mi­ra­da al cie­lo, ben­di­jo los ali­men­tos y los re­par­tió en­tre la mul­ti­tud. Cin­co mil per­so­nas co­mie­ron aquel día, y con las so­bras lle­na­ron do­ce ca­nas­tos4.

La Bi­blia nos ins­ta a no de­po­si­tar nues­tras es­pe­ran­zas en las ri­que­zas in­cier­tas ni en los bie­nes te­rre­na­les, sino «en Dios, quien nos da en abun­dan­cia to­do lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra que lo dis­fru­te­mos» 5. Pue­de que los flu­jos eco­nó­mi­cos del mun­do se se­quen, co­mo su­ce­dió con el arro­yo de Elías, pe­ro aun así Dios es ca­paz de ve­lar por Sus hi­jos y pro­veer pa­ra sus ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.