MA­NE­JO DEL DI­NE­RO

Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam

Conectate - - CONÉCTATE -

Un pastor di­jo en cier­ta oca­sión: «Con­du­cir­se bien en el te­rreno eco­nó­mi­co no es com­pli­ca­do; tal vez sea di­fí­cil, pe­ro no com­pli­ca­do». Es di­fí­cil por­que no so­lo con­sis­te en apren­der es­tra­te­gias y téc­ni­cas de ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca; tam­bién hay com­po­nen­tes es­pi­ri­tua­les. Es im­por­tan­te, pues, te­ner una sa­na vi­sión del di­ne­ro y uti­li­zar­lo co­rrec­ta­men­te, pa­ra la glo­ria de Dios.

Con fre­cuen­cia se ha ma­lin­ter­pre­ta­do ese ver­sícu­lo de la Bi­blia que re­za: «El amor al di­ne­ro es la raíz de to­da cla­se de ma­les» 1. Se ha lle­ga­do a in­fe­rir que el di­ne­ro es la raíz de to­dos los ma­les. Sin em­bar­go, es el amor al di­ne­ro lo que cau­sa to­do ti­po de ma­les. En efec­to, es pe­li­gro­so atri­buir­le ex­ce­si­va im­por­tan­cia o ba­sar en él nues­tra sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. Co­mo mu­chos han des­cu­bier­to por ex­pe­rien­cia, la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca pue­de ser efí­me­ra; so­lo en el Se­ñor hay se­gu­ri­dad per­du­ra­ble.

De to­dos mo­dos, ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra vi­vir, man­te­ner a nues­tra fa­mi­lia y ser­vir a la co­lec­ti­vi­dad. De ahí que el te­ma del di­ne­ro nos afec­te mu­cho a to­dos en lo co­ti­diano.

La ma­yo­ría de los ex­per­tos en la ma­te­ria con­cuer­dan en un pu­ña­do de prác­ti­cas que son cla­ve pa­ra el buen ma­ne­jo del di­ne­ro. Si bus­cas una fór­mu­la pa­ra ad­mi­nis­trar sa­bia­men­te tus re­cur­sos eco­nó­mi­cos, te re­co­mien­do, co­mo pun­to de par­ti­da, las cin­co nor­mas que ex­pon­dré a con­ti­nua­ción.

Cuan­do sur­ge el te­ma del di­ne­ro y oyes tér­mi­nos co­mo es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca o aho­rros, qui­zá gi­mes por den­tro, so­bre to­do si te sien­tes abru­ma­do e in­ca­paz de me­jo­rar tu si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Tal vez es­tás en aprie­tos o arras­tras deu­das. Qui­zás en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les no ves có­mo vas a con­se­guir aho­rrar al­gún día, o por lo me­nos no al rit­mo que qui­sie­ras. An­tes de pro­se­guir, quie­ro ani­mar­te con dos pen­sa­mien­tos es­ti­mu­lan­tes.

El pri­me­ro es: Con la ayu­da de Dios, no hay na­da im­po­si­ble.

Y el se­gun­do: To­do ob­je­ti­vo que Dios nos pon­ga es al­can­za­ble… pa­si­to a pa­si­to.

De mo­do que si te fal­ta mu­cho pa­ra al­can­zar tus me­tas eco­nó­mi­cas, si tie­nes que li­diar con deu­das, si te sien­tes des­ani­ma­do, an­gus­tia­do o has­ta de­ses­pe­ra­do por tu fal­ta de re­cur­sos, re­cuer­da que el po­der de Dios pue­de ha­cer po­si­ble lo que das por im­po­si­ble, in­clu­so en lo to­can­te a tu si­tua­ción pe­cu­nia­ria.

A tra­vés de ese pris­ma, exa­mi­ne­mos aho­ra cin­co prin­ci­pios prác­ti­cos fun­da­men­ta­les pa­ra ma­ne­jar res­pon­sa­ble­men­te tu economía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.