Nú­me­ro 1:

Ela­bo­rar un pre­su­pues­to y ajus­tar­se a él.

Conectate - - CONÉCTATE -

En lo que res­pec­ta a la ad­mi­nis­tra­ción del di­ne­ro, es in­dis­pen­sa­ble ela­bo­rar un pre­su­pues­to y ajus­tar­se a él. La se­gun­da par­te es la más di­fí­cil, pe­ro es esen­cial pa­ra lo­grar un equi­li­brio y avan­zar en el te­rreno eco­nó­mi­co.

El pre­su­pues­to es un plan de gas­tos. Co­mo di­ce Da­ve Ram­sey: «Ce­ñir­se a un pre­su­pues­to es de­cir­le al di­ne­ro a dón­de de­be ir en vez de pre­gun­tar­se a dón­de fue». Lo que se pre­ten­de evi­tar es que al re­pa­sar las cuen­tas del úl­ti­mo mes te que­des des­con­cer­ta­do y te pre­gun­tes: ¿En qué se fue el di­ne­ro?

1 Co­rin­tios 4:2 di­ce: «Lo que se re­quie­re de los ad­mi­nis­tra­do­res es que ca­da uno sea ha­lla­do fiel» 2. Sien­do no­so­tros ad­mi­nis­tra­do­res del di­ne­ro que Dios nos ha con­fia­do — sea mu­cho o po­co— es fun­da­men­tal que ten­ga­mos un plan de gas­tos y de aho­rro. Pa­ra eso sir­ve el pre­su­pues­to.

La vi­da es­tá lle­na de gas­tos, pe­ro la ma­yo­ría son des­em­bol­sos fi­jos pre­vi­si­bles, se­ma­na­les, men­sua­les, tri­mes­tra­les o anua­les. En el pre­su­pues­to de­be in­cluir­se to­do gas­to fi­jo o se­mi­fi­jo. Por su­pues­to que a ve­ces sur­gen si­tua­cio­nes de ver­da­de­ra ur­gen­cia que nos obli­gan a gas­tar más de lo que he­mos pre­su­pues­ta­do.

Ha­bla­re­mos más de eso en el pun­to cua­tro.

Se­gui­da­men­te, al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra ela­bo­rar un pre­su­pues­to: • Cal­cu­la tus in­gre­sos reales e in­clú­ye­los en el pre­su­pues­to. Tra­ba­ja con los in­gre­sos fi­jos con los que pue­des con­tar. No in­clu­yas co­mo in­gre­sos fi­jos los do­na­ti­vos oca­sio­na­les ni las bo­ni­fi­ca­cio­nes o agui­nal­dos de fin de año. Pre­pa­ra el pre­su­pues­to co­men­zan­do por los gas­tos bá­si­cos de sub­sis­ten­cia y otros pa­gos in­elu­di­bles; el di­ne­ro res­tan­te se­rá pa­ra sal­dar deu­das y aho­rrar pa­ra emer­gen­cias y ne­ce­si­da­des de largo pla­zo. • Sé rea­lis­ta al ha­cer el cóm

pu­to de tus gas­tos. De na­da sir­ve re­cor­tar los gas­tos le­gí­ti­mos que en reali­dad no pue­den re­du­cir­se. Si asig­nas muy po­co di­ne­ro pa­ra co­mi­da o ga­so­li­na por­que es­pe­ras aho­rrar o por­que te gus­ta­ría gas­tar me­nos en eso, pe­ro tus es­ti­ma­cio­nes no se con­di­cen con la reali­dad, ter­mi­na­rás gas­tan­do más de lo que tie­nes pre­su­pues­ta­do. Eso crea pre­sio­nes y va en con­tra del pro­pó­si­to por el que se ela­bo­ra un pre­su­pues­to. • Haz los ajus­tes que sean pre­ci­sos. Ana­li­za men­sual­men­te tu pre­su­pues­to pa­ra que no que­de des­fa­sa­do y eva­lúa los cam­bios y ajus­tes que ha­ya que ha­cer­le. • Lle­va tu con­ta­bi­li­dad de una ma­ne­ra que te re­sul­te prác­ti­ca. El mé­to­do que te re­sul­te más prác­ti­co es el idó­neo pa­ra ti, ya se tra­te de usar una pla­ni­lla de cálcu­lo, de guar­dar el di­ne­ro en so­bres se­pa­ra­dos o de ano­tar­lo to­do en una libreta que siem­pre ten­gas a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.