Nú­me­ro 5:

Prac­ti­car la ge­ne­ro­si­dad.

Conectate - - CONÉCTATE - Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia Internacional.

Prac­ti­car la ge­ne­ro­si­dad con Dios y con el pró­ji­mo con­tri­bu­ye a que dis­fru­te­mos de una vi­da eco­nó­mi­ca­men­te sa­na y con­te­mos con el fa­vor de Dios. Si aho­ra mis­mo es­tás en aprie­tos o in­ten­tan­do aho­rrar pa­ra com­prar un au­to o una ca­sa, jun­tar un fon­do de ju­bi­la­ción o lo que sea, te pue­de pa­re­cer con­tra­pro­du­cen­te do­nar par­te de tus in­gre­sos a la obra de Dios o a los ne­ce­si­ta­dos. Es na­tu­ral que pien­ses: «¡Ese di­ne­ro me ha­ce fal­ta! No pue­do per­mi­tir­me dar una par­te».

Re­pro­duz­co a con­ti­nua­ción unos pa­sa­jes de la Es­cri­tu­ra que sub­ra­yan la im­por­tan­cia de la ge­ne­ro­si­dad:

Hay gen­te des­pren­di­da que re­ci­be más de lo que da, y gen­te ta­ca­ña que aca­ba en la po­bre­za. Pro­ver­bios 11:24 ( DHH)

El que siem­bra es­ca­sa­men­te, es­ca­sa­men­te co­se­cha­rá, y el que siem­bra en abun­dan­cia, en abun­dan­cia co­se­cha­rá. 2 Co­rin­tios 9:6 ( NVI)

Dad, y se os da­rá; […] por­que con la mis­ma me­di­da con que me­dís, os vol­ve­rán a me­dir. Lu­cas 6:38

Los cris­tia­nos te­ne­mos el de­ber de em­plear nues­tros re­cur­sos eco­nó­mi­cos si­guien­do cri­te­rios que glo­ri­fi­quen a Dios. Con­tri­buir a la obra de Dios y ayu­dar a los de­más no es una es­tra­te­gia pa­ra en­ri­que­cer­se rá­pi­da­men­te. Es un com­pro­mi­so per­so­nal que asu­mi­mos con Dios y que atrae Sus ben­di­cio­nes, las cua­les sue­len lle­gar­nos pau­la­ti­na, pe­ro in­cues­tio­na­ble­men­te.

La ma­yo­ría he­mos pa­sa­do — o pa­sa­re­mos— por pe­río­dos de ca­ren­cia eco­nó­mi­ca. Los cris­tia­nos con­ta­mos con el pri­vi­le­gio de po­der pre­sen­tar­le a nues­tro Pa­dre ce­les­tial nues­tras ne­ce­si­da­des, in­quie­tu­des y preo­cu­pa­cio­nes. Él quie­re que nos apo­ye­mos en Él en to­do as­pec­to de nues­tra vi­da, in­clui­do el eco­nó­mi­co. Por otra par­te, te­ne­mos que ha­cer lo que es­tá a nues­tro al­can­ce, ad­mi­nis­trar con pru­den­cia y pre­cau­ción nues­tro di­ne­ro y pre­sen­tar­le en ora­ción nues­tras ne­ce­si­da­des. Sa­be­mos que so­mos Sus hi­jos y que Él nos ama, ve­la por no­so­tros y ha pro­me­ti­do dar­nos lo que ne­ce­si­te­mos. «Bus­quen el reino de Dios por en­ci­ma de to­do lo de­más y lle­ven una vi­da jus­ta, y Él les da­rá to­do lo que ne­ce­si­ten» 4.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.