SA­LIR DE DEU­DAS Y EN­RI­QUE CERSE

Conectate - - CONÉCTATE - Ruth McKea­gue Ruth McKea­gue vi­ve en Ot­ta­wa, Ca­na­dá. Es pro­fe­so­ra de edu­ca­ción se­cun­da­ria. En los úl­ti­mos seis años ha he­cho una cró­ni­ca de su pro­ce­so pa­ra sa­lir de deu­das en su si­tio web Pru­den­ce Debt-free5.

La lec­tu­ra de blogs de per­so­nas que tie­nen que li­diar con deu­das re­fuer­za mi de­ter­mi­na­ción de re­du­cir las nues­tras. Cuan­do ojeo ar­tícu­los so­bre ca­sos si­mi­la­res a nues­tro pro­ce­so de sa­lir de deu­das, sue­lo des­car­tar los que tie­nen que ver con in­ver­sio­nes y aho­rro. Hay cier­tas coin­ci­den­cias en­tre los tex­tos so­bre re­du­cir las deu­das y los que ha­blan de au­men­tar el pa­tri­mo­nio. Aun­que es­toy 100% de acuer­do con lo pri­me­ro, me cues­ta acep­tar el con­cep­to de acu­mu­lar ri­que­za. Re­du­cir nues­tras deu­das es, pa­ra mí, si­nó­ni­mo 1. El ar­tícu­lo pue­de leer­se aquí: http://pru­den­ce­debt­free. com /debt- re­duc­tion- and- guilt- fa­cing- the - sa­bo­ta­ge- from- wit­hin/ 2. El Día del Ar­mis­ti­cio se ce­le­bra en al­gu­nos paí­ses el 11 de no­viem­bre pa­ra con­me­mo­rar el día del año 1918 en que ce­sa­ron los en­fren­ta­mien­tos de la 1ª Gue­rra Mun­dial 3. Lu­cas 4:18 ( NVI) 4. Gá­la­tas 5:1 ( NVI) 5. http://pru­den­ce­debt­free. com/ de ac­tuar res­pon­sa­ble­men­te, dis­ci­pli­nar­nos y sa­near nues­tra economía. En cam­bio, siem­pre he re­la­cio­na­do el en­ri­que­ci­mien­to ex­clu­si­va­men­te con la co­di­cia y el egoís­mo.

Ha­ce unos años es­cri­bí un ar­tícu­lo en el que ex­pli­ca­ba que por mu­cho tiem­po ha­bía per­mi­ti­do que arrai­ga­ran en mí cier­tas in­ter­pre­ta­cio­nes erró­neas de pa­sa­jes de la Bi­blia, las cua­les me ha­bían lle­va­do a re­la­cio­nar el di­ne­ro y la gen­te acau­da­la­da con to­do lo que es ma­lo y re­pu­dia­ble1.

Ci­tar tex­tos de la Bi­blia al ha­blar de al­go per­so­nal — co­mo nues­tras deu­das— pue­de ser de­li­ca­do, pues se co­rre el ries­go de dis­tan­ciar al oyen­te o lector. No obs­tan­te, el te­ma de la re­duc­ción de las deu­das tie­ne múl­ti­ples aris­tas. Ig­no­rar el as­pec­to es­pi­ri­tual nos de­ja con una vi­sión in­com­ple­ta de la ex­pe­rien­cia. El año pa­sa­do, des­pués de leer el ar­tícu­lo que men­ciono más arri­ba, un co­le­ga mío que sue­le leer mi blog y no es cris­tiano me di­jo: «Eres de las po­cas per­so­nas que pue­de ci­tar­me la Bi­blia sin en­fa­dar­me». Eso me mo­ti­va a vol­ver a aden­trar­me en el te­ma.

El buen es­ta­do fí­si­co y eco­nó­mi­co

Re­cuer­do ha­ber es­cu­cha­do una vez un pro­gra­ma de ra­dio cris­tiano mien­tras con­du­cía mi au­to­mó­vil. El in­vi­ta­do era un hom­bre de se­sen­ta y tan­tos años. Ha­bla­ba de la im­por­tan­cia de man­te­ner­se en buen es­ta­do fí­si­co y de la ne­ce­si­dad, cuan­do uno se va ha­cien­do ma­yor, si quie­re man­te­ner­se sano y fuer­te, de in­cluir pro­gre­si­va­men­te un ma­yor por­cen­ta­je de ejer­ci­cios de en­tre­na­mien­to de fuer­za en las se­sio­nes dia­rias en sus­ti­tu­ción de ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos. Re­ci­bían lla­ma­das en vi­vo, y un hom­bre que se co­mu­ni­có co­men­tó: «Los cris­tia­nos he­mos si­do lla­ma­dos a ser­vir a los de­más. ¿Có­mo se jus­ti­fi­ca, pues, que de­di­que­mos egoís­ta­men­te me­dia o una ho­ra al día a en­tre­nar pa­ra man­te­ner­nos en for­ma?» La pre­gun­ta me irri­tó. «Es­tá cla­ro que te­ne­mos que cui­dar­nos si que­re­mos ser de uti­li­dad a los de­más —pen­sé—. ¿Có­mo va­mos a ser­vir­los si no es­ta­mos en for­ma y

co­rre­mos el ries­go de en­fer­mar­nos o de ver re­du­ci­da nues­tra mo­vi­li­dad?»

En­tien­do bien ese con­cep­to en lo re­fe­ren­te a la sa­lud. ¿Qué me im­pi­de, en­ton­ces, adop­tar esa mis­ma ac­ti­tud con res­pec­to a una sa­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca? Si es­tu­vie­ra li­bre de deu­das y con­ta­ra con aho­rros, ten­dría más fle­xi­bi­li­dad pa­ra ha­cer ofren­das ge­ne­ro­sas en mi igle­sia, a or­ga­ni­za­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia de mi ba­rrio o ciu­dad y has­ta pa­ra apo­yar obras in­ter­na­cio­na­les. Eso se­ría es­tu­pen­do. Y es mu­cho más via­ble ha­cer­lo cuan­do uno po­see cier­to acer­vo fi­nan­cie­ro. Es ob­vio que pa­ra apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a otras per­so­nas de­be­mos cui­dar nues­tro pro­pio di­ne­ro. ¿Có­mo po­de­mos ser ge­ne­ro­sos cuan­do es­ta­mos en­deu­da­dos has­ta la co­ro­ni­lla? El Día del Ar­mis­ti­cio y la li­ber­tad

En vís­pe­ras del Día del Ar­mis­ti­cio2, el men­sa­je que se sue­le oír es que aque­llos hom­bres «mu­rie­ron por nues­tra li­ber­tad». A mí me to­ca de cer­ca por­que tan­to mi pa­dre co­mo mi abue­lo fue­ron a la gue­rra. Ade­más se tra­ta de un men­sa­je fuer­te pa­ra los cris­tia­nos: los Evan­ge­lios di­cen que Cris­to vi­vió y mu­rió pa­ra «po­ner en li­ber­tad a los opri­mi­dos» 3.

Bus­qué la pa­la­bra li­ber­tad en tres dic­cio­na­rios —re­co­noz­co que soy una ra­to­na de bi­blio­te­ca— y los tres in­cluían dos acep­cio­nes principales: 1. Fa­cul­tad de de­ter­mi­nar uno sus

pro­pias ac­cio­nes. 2. Es­ta­do de quien no es es­cla­vo

ni es­tá pre­so. La li­ber­tad es un don que mu­chos des­apro­ve­cha­mos, que com­pro­me­te­mos al to­mar de­ci­sio­nes que nos sub­yu­gan a adic­cio­nes, al ma­te­ria­lis­mo, al or­gu­llo, al te­mor… y a las deu­das. ¿Có­mo po­de­mos, en­ton­ces, va­lo­rar ese don y los sa­cri­fi­cios que se hi­cie­ron por él? «Cris­to nos li­ber­tó pa­ra que vi­va­mos en li­ber­tad. Por lo tan­to, man­tén­gan­se fir­mes y no se so­me­tan nue­va­men­te al yu­go de es­cla­vi­tud» 4. Va­lo­ra­mos la li­ber­tad cuan­do go­za­mos ple­na­men­te de ella, con gra­ti­tud, y nos man­te­ne­mos fir­mes y aler­tas pa­ra no per­der­la. Des­cui­dar­nos im­pli­ca vol­ver a caer en la es­cla­vi­tud.

Fu­tu­ro fi­nan­cie­ro

Es­toy con­ven­ci­da de que la li­ber­tad aso­cia­da a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca hol­ga­da es potencialmente bue­na. El tiem­po di­rá si ten­dre­mos la dis­ci­pli­na ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner un buen rum­bo una vez que sal­ga­mos de deu­das. El tiem­po di­rá si ha­re­mos un uso ade­cua­do y ge­ne­ro­so de nues­tra cre­cien­te li­ber­tad eco­nó­mi­ca o si la mal­gas­ta­re­mos ne­cia­men­te.

Mi es­pe­ran­za es que la aco­ge­re­mos con los bra­zos abier­tos y nos man­ten­dre­mos fir­mes pa­ra no per­der­la, pues a mí no me gus­ta la es­cla­vi­tud. He­mos si­do li­ber­ta­dos pa­ra que go­ce­mos de li­ber­tad. Yo quie­ro vi­vir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.