TO­DO CAE EN SU LU­GAR

Conectate - - CONÉCTATE - Hei­di Dans­holm

«¡To­do se es­tá vi­nien­do aba­jo!», es­pe­té al día si­guien­te de vi­si­tar el or­fa­na­to de Ku­ra­si­ni en Dar es-Sa­lam, Tan­za­nia. Nues­tro gru­po de vo­lun­ta­rios lle­va­ba dos años tra­ba­jan­do con el per­so­nal de la ins­ti­tu­ción pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ni­ños. Ha­bía­mos co­men­za­do por me­jo­rar la hi­gie­ne en la co­ci­na y el aseo de los dor­mi­to­rios, y ha­bía ha­bi­do al­gu­nos pro­gre­sos. Sin em­bar­go, pa­re­cía que siem­pre ha­bía más que ha­cer. A me­di­da que se ex­ten­día la lis­ta de ta­reas pen­dien­tes, lo pro­pio su­ce­día con la de ma­te­ria­les e in­su­mos. Ade­más es­ta­ba la cues­tión del fi­nan­cia­mien­to. ¿Dón­de íba­mos a en­con­trar pa­tro­ci­na­do­res que nos ayu­da­ran a cu­brir to­das aque­llas ne­ce­si­da­des?

Aque­lla no­che, du­ran­te la ce­na, es­tu­vi­mos ha­blan­do del cen­tro de aco­gi­da. De gol­pe me acor­dé del es­ta­do en que se en­con­tra­ba la guar­de­ría y me em­bar­gó otra vez un tre­men­do sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia. De ahí mi exa­brup­to: «¡To­do se es­tá vi­nien­do aba­jo!»

Uno de mis co­le­gas se rio y me re­cor­dó el es­ta­do ca­la­mi­to­so en que se en­con­tra­ba el or­fa­na­to la pri­me­ra vez que lo vi­si­ta­mos. De ahí pa­só a enu­me­rar to­das las me­jo­ras que ha­bía­mos he­cho has­ta la fe­cha.

Me sen­tí co­mo una ton­ta. Era cier­to que aún ha­bía mu­cho que ha­cer, pe­ro unos mi­nu­tos de re­fle­xión pa­ra va­lo­rar to­do lo lo­gra­do has­ta el mo­men­to bas­ta­ron pa­ra ayu­dar­me a ver­lo to­do más ob­je­ti­va­men­te. De­jé de sen­tir­me abru­ma­da y me in­va­dió una gran sa­tis­fac­ción por to­das las me­jo­ras que ha­bía­mos he­cho, len­to pe­ro se­gu­ro.

En ese mo­men­to es­cu­ché en mi men­te la voz de Dios: «En de­fi­ni­ti­va, ¿quién lo dis­po­ne y arre­gla to­do? ¡Yo! ¿Quién ve la si­tua­ción con más cla­ri­dad y sa­be me­jor que na­die có­mo arre­glar­la? ¿Tú o Yo? ¿Quién re­sol­vió las co­sas ca­da vez que se pre­sen­tó una si­tua­ción im­po­si­ble? ¡Yo! Lo me­jor que pue­des ha­cer es se­guir rea­li­zan­do día a día lo que es­tá en tus ma­nos y se­guir oran­do. Con­fía en Mí. ¡To­do cae­rá en su lu­gar a su de­bi­do tiem­po!»

Esas pa­la­bras no po­dían ha­ber si­do más opor­tu­nas. Sen­tí re­no­va­das fuer­zas y de­ter­mi­na­ción. Con­ti­nua­ría­mos ha­cien­do pro­gre­sos con lo que pu­dié­ra­mos, abor­dan­do un pro­ble­ma tras otro, y lo de­más lo de­ja­ría­mos en ma­nos de Dios. Con Su apo­yo, ¡sal­dría­mos ade­lan­te!

Na­tu­ral­men­te, to­do en la vi­da es así. Mu­chas ve­ces pa­re­ce que to­do nos jue­ga en con­tra; pe­ro cuan­do nos re­ti­ra­mos unos mo­men­tos, nos da­mos cuen­ta de que Dios es­tá ahí, lis­to pa­ra ayu­dar­nos. En Sus ma­nos las co­sas no se vie­nen aba­jo, sino que caen en su lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.