VA­LIO­SAS OPOR­TU­NI­DA­DES

Conectate - - CONÉCTATE - An­na Ran­ta An­na Ran­ta es mi­sio­ne­ra des­de ha­ce 45 años y au­to­ra del li­bro Li­vin­ga­nEx­traor­di­nar­yLi­fe, que se pue­de ad­qui­rir en The Book Patch. ■

Un tí­pi­co lu­nes por la ma­ña­na, mi ma­ri­do y yo lle­ga­mos al cen­tro de la ciu­dad pa­ra ocu­par­nos de asun­tos re­la­cio­na­dos con la la­bor be­né­fi­ca que lle­va­mos a ca­bo en va­rios paí­ses bal­cá­ni­cos. Eran las 10, y ya ha­cía bas­tan­te calor. Co­mo la tar­de se pre­sa­gia­ba aún más ca­lu­ro­sa y ago­bian­te, que­ría­mos ter­mi­nar an­tes del me­dio­día to­do lo que te­nía­mos que ha­cer.

Mien­tras es­ta­cio­ná­ba­mos nues­tra ca­sa ro­dan­te, se nos acer­có un hom­bre pa­ra pe­dir­nos di­ne­ro o co­mi­da, lo que aquí no tie­ne na­da de ex­tra­ño, por­que hay to­da­vía mi­llo­nes de per­so­nas que li­dian por su­pe­rar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la gue­rra que azo­tó la re­gión a prin­ci­pios de los no­ven­ta. Por lo ge­ne­ral pro­cu­ra­mos dar al­go a los que nos pi­den — al­gún ar­tícu­lo de pri­me­ra ne­ce­si­dad que ten­ga­mos con no­so­tros o un po­co de di­ne­ro—; pe­ro a ese se­ñor le pres­ta­mos po­ca aten­ción y nos mar­cha­mos apre­su­ra­da­men­te.

Cuan­do vol­vi­mos un po­co más tar­de nos es­ta­ba es­pe­ran­do, im­per­té­rri­to ante el po­co ca­so que le ha­bía­mos he­cho an­tes. Co­mo nues­tro vehícu­lo tie­ne pla­cas ita­lia­nas, nos di­ri­gió unas pa­la­bras en ita­liano. Le di­je que yo no era ita­lia­na, sino es­can­di­na­va, y co­men­zó a ha­blar­me en da­nés. Mi ma­ri­do y yo bus­ca­mos en la fur­go­ne­ta al­go que dar­le y, cuan­do nos oyó con­ver­sar en in­glés, se pu­so a ha­blar­nos en un in­glés ca­si per­fec­to. No era un men­di­go co­mún y co­rrien­te.

Nos ex­pli­có que era un re­fu­gia­do croa­ta que años atrás ha­bía hui­do de la gue­rra con lo que te­nía pues­to y que no te­nía ca­sa. Vi­vía con va­rios ami­gos en un par­que al otro la­do de la ca­lle. Una pe­que­ña co­ci­na a gas y tres pe­rros ca­lle­je­ros jun­to a su ro­pa de ca­ma co­rro­bo­ra­ban su his­to­ria. A mi ma­ri­do y a mí nos do­lió la ma­ne­ra en que lo ha­bía­mos tra­ta­do, pues es­ta­ba cla­ro que era un hom­bre de­cen­te y cul­to que pa­sa­ba por una ma­la ra­cha. Aun­que no hu­bie­ra si­do tan de­cen­te y cul­to, la con­cien­cia nos ha­bría re­mor­di­do igual.

La tra­ge­dia de la gue­rra ha­bía con­du­ci­do a to­do su gru­po de ami­gos a aquel es­ta­do; pe­ro mien­tras más con­ver­sá­ba­mos con él, más nos dá­ba­mos cuen­ta de lo ad­mi­ra­ble­men­te bien que se ha­bían adap­ta­do a unas cir­cuns­tan­cias en ex­tre­mo di­fí­ci­les. Ha­bían im­pro­vi­sa­do una vi­vien­da ba­jo los ár­bo­les del par­que, y se ba­ña­ban y la­va­ban la ro­pa en el Da­nu­bio, a po­ca dis­tan­cia.

Bus­can­do en nues­tra ca­ra­va­na, reuni­mos pro­vi­sio­nes pa­ra él y sus com­pa­ñe­ros. Le di­mos co­mi­da, ja­bón, di­ver­sos ar­tícu­los de to­ca­dor y al­gu­nas lec­tu­ras alen­ta­do­ras. Ade­más, pro­me­ti­mos lle­var­les ro­pa la pró­xi­ma vez que pa­sá­ra­mos por allí.

Con lo ace­le­ra­dos que an­da­mos a ve­ces, es fá­cil que de­je­mos pa­sar va­lio­sas opor­tu­ni­da­des de ayu­dar a un se­me­jan­te. To­dos te­ne­mos mu­cho que ofre­cer a los de­más —y ellos a no­so­tros—, pe­ro con ex­ce­si­va fre­cuen­cia de­ja­mos que las pri­sas nos ro­ben la ben­di­ción de echar­les una mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.