ALE­GRÍAS SEN­CI­LLAS

Amor y fe

Conectate - - VORDER SEITE - 1. V. Gá­la­tas 5: 22,23 Ca­ri Ha­rrop es ma­dre de cua­tro hi­jos. Vi­ve en Te­xas, EE. UU.

El díaa del cum cum­plea­ños de mi ma­dre me pu­se a pen­sar en ella y me di cuen­ta de que mi in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por al­go muy par­ti­cu­lar: los ra­tos que pa­sá­ba­mos to­dos jun­tos. Más con­cre­ta­men­te evo­qué las Na­vi­da­des de mi ni­ñez. Lo que ha­cía que ca­da una fue­ra me­mo­ra­ble no era la can­ti­dad o el va­lor de los re­ga­los que nos da­ban, ni las fies­tas a las que asis­tía­mos, sino más bien co­si­tas sen­ci­llas.

La pri­me­ra Na­vi­dad que re­cuer­do fue una en que pu­si­mos em­pe­ño por ha­cer co­sas jun­tos en fa­mi­lia. Pre­pa­ra­mos un na­ci­mien­to con una vieja ta­bla que cu­bri­mos de pi­nos en mi­nia­tu­ra y fi­gu­ri­tas he­chas y ves­ti­das por no­so­tros mis­mos.

Otro año, la fría ca­si­ta en que vi­vía­mos se lle­nó de ca­lor por un cas­set­te de vi­llan­ci­cos — el pri­me­ro que tu­vi­mos los ni­ños— y por la ale­gría de en­con­trar­nos na­ran­jas en las bo­tas que ha­bía­mos de­ja­do en la sa­la, ade­más de nue­ces y pa­sas en­vuel­tas en pa­pel de alu­mi­nio. Ese año de­co­ra­mos un ár­bol con ador­nos ca­se­ros que ha­cían alu­sión a los fru­tos del Es­pí­ri­tu San­to: amor, go­zo, paz, pa­cien­cia, be­nig­ni­dad, bon­dad, fe, man­se­dum­bre y tem­plan­za1.

Otra Na­vi­dad, cuan­do yo era más pe­que­ña, en­sar­ta­mos pa­lo­mi­tas de maíz en un hilo que col­ga­mos del ár­bol. Pa­ra fi­nes de di­ciem­bre ya ca­si no que­da­ban pa­lo­mi­tas, pues un ra­ton­ci­to, in­ge­nio­sa­men­te dis­fra­za­do de ni­ñi­ta de tres años con co­le­tas, se de­di­có a co­mér­se­las cuan­do na­die mi­ra­ba.

Tam­bién hu­bo una Na­vi­dad, cuan­do yo te­nía 9 años, en que, al le­van­tar­nos por la ma­ña­na, las seis her­ma­nas nos en­con­tra­mos con una sor­pre­sa: una fi­la de ca­jas blan­cas de za­pa­tos, ca­da una cla­ra­men­te ro­tu­la­da con el nom­bre de una de no­so­tras. Den­tro te­nían ar­tícu­los que ne­ce­si­tá­ba­mos o ju­gue­tes: cuer­das pa­ra sal­tar, jacks, un ce­pi­llo pa­ra el pe­lo, hor­qui­llas, pe­que­ñas pren­das de ves­tir… de to­do un po­co. Co­mo nues­tros pa­dres se de­di­ca­ban de lleno al vo­lun­ta­ria­do, pa­ra no­so­tras esos re­ga­li­tos eran es­pe­cia­lí­si­mos.

El re­cuer­do de tan­tas be­llas oca­sio­nes hi­zo na­cer en mí el de­seo de que mis pro­pios hi­jos co­noz­can ese mis­mo ca­ri­ño y emo­ción es­ta Na­vi­dad. Quie­ro que ten­gan re­cuer­dos en­tra­ña­bles de es­tas fe­chas. Y caí en la cuen­ta de que lo que con­fi­rió a esos mo­men­tos un va­lor par­ti­cu­lar fue, por una par­te, el amor de mis pa­dres y el tiem­po que nos de­di­ca­ban pa­ra de­mos­trar­nos ese amor; y por otra, su fe en Je­sús y en la Pa­la­bra de Dios, que nos lle­va­ron a des­cu­brir la sal­va­ción y a adop­tar co­mo pro­pó­si­to en la vi­da la mi­sión de lle­gar al co­ra­zón del pró­ji­mo y con­quis­tar­lo con la ver­dad de Dios.

Es cier­to que no te­nía­mos mu­chas po­se­sio­nes, pe­ro te­nía­mos al Se­ñor y nos apo­yá­ba­mos unos a otros. Ese era el se­cre­to de que nues­tras Na­vi­da­des fue­ran tan fe­li­ces y en­tra­ña­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.