¿Dón­de vi­ve Je­sús?

¿En un es­ta­blo o en tu co­ra­zón?

Conectate - - VORDER SEITE - Aa­li­yah Wi­lliams Aa­li­yah Wi­lliams es edi­to­ra y au­to­ra de con­te­ni­do.

—¿En el es­ta­blo vi­ve…? —¡ Je­sús vi­ve en el es­ta­blo! Mi pri­me­ra reac­ción fue reír­me de la res­pues­ta de mi her­ma­ni­ta de cua­tro años cuan­do me pu­se a dar­le una cla­se im­pro­vi­sa­da so­bre dón­de se guar­dan los di­ver­sos ani­ma­les de la gran­ja. No obs­tan­te, sus pa­la­bras me si­guie­ron ron­dan­do la ca­be­za. «Je­sús vi­ve en el es­ta­blo». ¿Pen­sa­ba ella que Je­sús pa­ra mí no era más que un ni­ño en un es­ta­blo?

Re­sis­tí aque­llos pen­sa­mien­tos. «Sin du­da ella me ha vis­to re­zar mu­chas ve­ces. Y ha­ce ape­nas unos días, ¿no le leí unas pá­gi­nas de la Bi­blia pa­ra ni­ños?»

Me vi­nie­ron a la me­mo­ria es­ce­nas en que yo an­da­ba co­rrien­do de un la­do a otro, afa­nán­do­me por mis es­tu­dios y otras ac­ti­vi­da­des. Y me pu­se a pen­sar si en al­gu­na oca­sión le ha­bía ex­pli­ca­do de ver­dad a mi her­ma­na quién era Je­sús. Por su­pues­to que le ha­bía ha­bla­do de Su na­ci­mien­to, de los mi­la­gros que obró y de Su vi­da y mi­sión. Pe­ro ¿le ha­bía con­ta­do el pa­pel que cum­plía co­mo mi me­jor ami­go?

¿So­lo men­cio­na­ba Su nom­bre cuan­do sa­ca­ba las guir­nal­das y los ador­nos pa­ra el ár­bol na­vi­de­ño? Al ter­mi­nar nues­tros ra­tos de lec­tu­ra, ¿lo de­ja­ba bien guar­da­di­to en­tre las pá­gi­nas de su bi­blia ilus­tra­da? ¿O ce­le­bra­ba yo Su vi­da dia­ria­men­te de for­ma que mi her­ma­ni­ta se die­ra cuen­ta de que Je­sús es­tá vi­vo hoy en día y de que no ha­bi­ta en un es­ta­blo, sino en nues­tro in­te­rior? Cuan­do las co­sas se po­nían di­fí­ci­les y se me ago­ta­ban las fuer­zas, ¿me veía acu­dir a Él? ¿Le ha­bía en­se­ña­do que Je­sús po­día ser su me­jor ami­go y que, si le en­tre­ga­ba su co­ra­zón, Él la cui­da­ría co­mo si fue­ra la úni­ca ni­ña del mun­do y la ama­ría co­mo na­die?

Aho­ra que se acer­ca una nue­va Na­vi­dad y las ce­le­bra­cio­nes ya co­mien­zan, ten­go una vi­sión muy cla­ra: Es­te año —y no so­lo en Na­vi­dad— voy a ce­le­brar el sen­ti­do de Su vi­da to­man­do con­cien­cia de Su pre­sen­cia en la mía. Voy a sa­car­lo del es­ta­blo y lo voy a in­vi­tar a vi­vir den­tro de mí. Lo voy a ha­cer par­tí­ci­pe de to­do lo que ha­ga. En­ton­ces po­dré afir­mar: «Je­sús na­ció en un es­ta­blo, pe­ro vi­ve en mi co­ra­zón y en mi ca­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.