So­la en Na­vi­dad

No te en­cie­rres

Conectate - - VORDER SEITE - Li­lia Pot­ters Li­lia Pot­ters es es­cri­to­ra y re­dac­to­ra. Vi­ve en EE. UU.

Con el pa­so de los años, la Na­vi­dad ha co­bra­do di­ver­sos sig­ni­fi­ca­dos pa­ra mí. Cuan­do era ni­ña, la Na­vi­dad era un lin­do pe­río­do de va­ca­cio­nes. Es­cu­cha­ba el re­la­to del na­ci­mien­to en la es­cue­la do­mi­ni­cal, ca­mi­na­ba a ca­sa en me­dio de la nie­ve, y me re­ga­la­ban una bol­sa de pa­pel con una enor­me na­ran­ja, nue­ces pa­ra cas­car y un li­bro pa­ra leer.

Des­pués que acep­té a Je­sús co­mo mi Sal­va­dor, la Na­vi­dad co­bró otro sen­ti­do: el de dar a co­no­cer el men­sa­je de Su na­ci­mien­to y de la «bue­na vo­lun­tad pa­ra con los hom­bres».

Unos años más tar­de, cuan­do ya me ha­bía ca­sa­do y te­nía hi­jos, sig­ni­fi­có crear nue­vas tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res, en­tre ellas las de de­co­rar, com­prar re­ga­los, ob­se­quiar­los y dis­fru­tar de ce­nas na­vi­de­ñas cui­da­do­sa­men­te pre­pa­ra­das, en un am­bien­te bu­lli­cio­so y aco­ge­dor.

Guar­do bo­ni­tos re­cuer­dos de to­das esas na­vi­da­des. Co­mo di­jo tan acer­ta­da­men­te Nor­man Vin­cent Pea­le, al pen­sar en ellas es co­mo si una va­ri­ta má­gi­ca trans­for­ma­ra mi mun­do y lo tor­na­ra to­do más sua­ve y más bello.

Sin em­bar­go, cuan­do mi di­ná­mi­ca fa­mi­liar cam­bió a raíz de mi di­vor­cio y la par­ti­da de mis hi­jos, ex­pe­ri­men­té el sín­dro­me del ni­do va­cío y su­pe lo que es es­tar so­la en Na­vi­dad. No fue fá­cil adap­tar­me.

La pri­me­ra Na­vi­dad en que me des­per­té so­la en un pe­que­ño de­par­ta­men­to, ha­llé una ca­sa bien de­co­ra­da pe­ro ca­lla­da. Iba a pa­sar la tar­de con mi hi­jo en ca­sa de la fa­mi­lia de mi nue­ra y na­da más le­van­tar­me me pu­se a pre­pa­rar un acom­pa­ña­mien­to pa­ra la ce­na. Iba a lle­var los re­ga­los que te­nía al pie de mi ár­bol pa­ra re­par­tir­los allá. Por pri­me­ra vez yo no se­ría la an­fi­trio­na en Na­vi­dad y no es­ta­ría ro­dea­da de hi­jos y nie­tos. Tu­ve que lu­char con­tra la nos­tal­gia y la sen­sa­ción de aban­dono que me abru­ma­ba.

El tiem­po que pa­sa­mos jun­tos aque­lla tar­de fue her­mo­so. Dis­fru­té mu­cho con mi hi­jo, mi nie­to y la fa­mi­lia de su mu­jer, has­ta que lle­gó la ho­ra de vol­ver a mi de­par­ta­men­to va­cío. Cuan­do iba ma­ne­jan­do ha­cia mi ca­sa me sen­tí aba­ti­da. A lle­gar de­rra­mé lá­gri­mas de so­le­dad.

Sen­ta­da en la sa­la, en com­ple­to si­len­cio, to­mé un li­bro de te­má­ti­ca na­vi­de­ña que te­nía en la me­sa de ca­fé. Al ho­jear­lo re­fle­xio­né so­bre Je­sús, que de­jó Su ca­sa en el Cie­lo pa­ra traer amor y es­pe­ran­za al mun­do. En­ten­dí que evi­den­te­men­te yo no era la úni­ca per­so­na so­li­ta­ria aque­lla Na­vi­dad. Des­pués de se­car­me las lá­gri­mas, to­mé el te­lé­fono y lla­mé a una se­ño­ra ma­yor con quien ha­bía tra­ba­do amis­tad po­co an­tes. Con­ver­san­do con ella me en­te­ré de que ha­bía es­ta­do en ca­sa so­la. Agra­de­ció mu­cho nues­tra con­ver­sa­ción. Lla­mé a mis otros hi­jos, con quie­nes aún no ha­bía ha­bla­do ese día, y a al­gu­nos fa­mi­lia­res que vi­ven en el ex­tran­je­ro, y su­pe que al­gu­nos de ellos tam­po­co ha­bían te­ni­do una Na­vi­dad per­fec­ta. Des­pués de co­mu­ni­car­me con to­dos ellos me sen­tí me­jor. En ese mo­men­to me pro­pu­se acor­dar­me de eso cuan­do lle­ga­ra la Na­vi­dad si­guien­te y en to­das las na­vi­da­des pos­te­rio­res.

Des­de en­ton­ces, ca­da una ha si­do di­fe­ren­te. En una oca­sión me ofre­cí de vo­lun­ta­ria pa­ra ayu­dar a unos an­cia­nos a de­co­rar sus ár­bo­les y sus ca­sas, pues a ve­ces les re­sul­ta di­fí­cil ha­cer­lo por sí mis­mos. Tam­bién he pre­pa­ra­do ga­lle­tas con mis nie­tos pa­ra lle­vár­se­las a ve­ci­nos que no re­ci­ben mu­chas vi­si­tas. Con las per­so­nas que vi­ven de­ma­sia­do le­jos pa­ra

ir a ver­las, las lla­ma­das por te­lé­fono y las vi­deo­lla­ma­das siem­pre tie­nen un efec­to po­si­ti­vo: pro­du­cen son­ri­sas en to­dos.

La vi­da da sus vuel­tas. Pue­de que tú tam­bién te lle­gues a en­con­trar so­lo en Na­vi­dad, ya sea por­que tus hi­jos se fue­ron, por un di­vor­cio o por la pér­di­da de un fa­mi­liar. No es fá­cil adap­tar­se, y pue­de que a ve­ces llo­res de so­le­dad. Con to­do, aun­que las cir­cuns­tan­cias sean dis­tin­tas, es­tar a so­las en Na­vi­dad no tie­ne por qué ser una ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va. Aun cuan­do es­ta­mos so­los, nun­ca es­ta­mos com­ple­ta­men­te so­los, pues Je­sús siem­pre nos acom­pa­ña, y ha­cer al­go por los de­más nos re­por­ta ale­gría y sa­tis­fac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.