JOYEUX NOËL

Conectate - - NEWS - Cur­tis Pe­ter van Gor­der 1. V. Ma­teo 5: 44 2. http://eli­xir­mi­me. com Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo2. Vi­ve en Ale­ma­nia. Su abue­lo par­ti­ci­pó en los su­ce­sos des­cri­tos en es­te ar­tícu­lo. Al ter­mi­nar la gue­rra, emi­gró a EE. UU. y se vol­vió pa­ci­fis

Sin enemi­go, no hay gue­rra.

Ha­ce po­co vi la pe­lí­cu­la Joyeux Noël (Ch­ris­tian Ca­rion, 2005), que cuen­ta un su­ce­so bien do­cu­men­ta­do ocu­rri­do en Fran­cia, en un cam­po de ba­ta­lla, la No­che­bue­na de 1914.

El epi­so­dio tu­vo lu­gar du­ran­te la Gran Gue­rra (la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial), y par­ti­ci­pa­ron unos tres mil sol­da­dos es­co­ce­ses, fran­ce­ses y ale­ma­nes. Al lle­gar la No­che­bue­na, al­guien en el la­do ale­mán se po­ne a can­tar No­che de paz. En­se­gui­da res­pon­de una gai­ta es­co­ce­sa. Al ra­to, sol­da­dos de los tres ejér­ci­tos en­to­nan al uní­sono la mis­ma can­ción des­de sus res­pec­ti­vas trin­che­ras, a cien me­tros de dis­tan­cia, en el mis­mo si­tio don­de ape­nas unas ho­ras an­tes ha­bían es­ta­do ma­tán­do­se. ¡Qué con­tras­te!

Per­sua­di­dos a dar­se tre­gua por la le­tra de ese vi­llan­ci­co uni­ver­sal, los ban­dos ene­mi­gos se aven­tu­ran a sa­lir de sus trin­che­ras y acuer­dan un ce­se del fue­go ex­tra­ofi­cial. En cier­tos tra­mos del fren­te, la tre­gua na­vi­de­ña lle­ga a du­rar diez días. Los ene­mi­gos in­ter­cam­bian fo­to­gra­fías, di­rec­cio­nes, cho­co­la­tes, cham­pa­ña y otros pe­que­ños ob­se­quios. Des­cu­bren que tie­nen más en co­mún de lo que se ima­gi­na­ban, in­clui­do un ga­to que me­ro­dea de una trin­che­ra a otra y en­ta­bla amis­tad con to­dos, si bien am­bos ban­dos re­cla­man que es su mas­co­ta.

Los otro­ra ene­mi­gos se es­fuer­zan por co­mu­ni­car­se co­mo me­jor pue­den en el idio­ma del otro. El co­man­dan­te ale­mán, Horst­ma­yer, le di­ce al te­nien­te fran­cés, Au­de­bert:

— Cuan­do to­me­mos Pa­rís, to­do ha­brá ter­mi­na­do. ¡Lue­go es­pe­ro que me in­vi­tes a un tra­go en tu ca­sa de la Rue Va­vin!

— No te sien­tas obli­ga­do a in­va­dir Pa­rís pa­ra que te in­vi­te a un tra­go en mi ca­sa —re­pli­ca Au­de­bert.

La amis­tad que se for­ja aque­lla no­che en­tre los ban­dos en pug­na va más allá de los co­men­ta­rios su­per­fi­cia­les. La ma­ña­na en que aca­ba la tre­gua de Na­vi­dad, am­bos ban­dos se dan avi­so mu­tua­men­te cuan­do se en­te­ran de que sus uni­da­des de ar­ti­lle­ría es­tán a pun­to de abrir fue­go. La ca­ma­ra­de­ría na­ci­da en­tre ellos ca­la tan hon­do que se sa­be que in­clu­so lle­ga­ron a co­bi­jar sol­da­dos ene­mi­gos en sus trin­che­ras a fin de pro­te­ger­los del pe­li­gro.

¿Qué pro­du­jo tan in­ve­ro­sí­mil trans­for­ma­ción? To­do co­men­zó con el efec­to que tu­vo en unos y otros ese en­tra­ña­ble vi­llan­ci­co.

Ese in­ci­den­te nos mues­tra que la gue­rra es un mal que tie­ne

re­me­dio: sim­ple­men­te de­be­mos de­jar de sa­ta­ni­zar a nues­tros ene­mi­gos y apren­der a amar­los, tal co­mo Je­sús nos con­mi­nó a ha­cer1. Cla­ro que del di­cho al he­cho hay lar­go tre­cho; pe­ro no quie­re de­cir que sea im­po­si­ble. De­je­mos de la­do las dis­tin­cio­nes de ra­za, co­lor y cre­do y to­me­mos con­cien­cia de que to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos una ne­ce­si­dad co­mún, que es el amor. To­dos ne­ce­si­ta­mos amar y ser ama­dos. Si pro­cu­ra­mos en­ten­der me­jor a las per­so­nas con las que apa­ren­te­men­te no te­ne­mos nin­gu­na afi­ni­dad, es po­si­ble que des­cu­bra­mos, co­mo los sol­da­dos en aque­llas trin­che­ras, que en reali­dad te­ne­mos bas­tan­te más en co­mún de lo que pen­sa­mos.

Con­si­de­ran­do que, lue­go de ese in­ci­den­te, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se pro­lon­gó tres años más y se co­bró ca­si vein­te mi­llo­nes de vi­das, y que des­de en­ton­ces se han li­bra­do de­ce­nas de gue­rras que han se­ga­do la vi­da de in­con­ta­bles mi­llo­nes más, se po­dría in­fe­rir que esos ges­tos de amis­tad y bue­na vo­lun­tad en la No­che­bue­na de 1914 fue­ron en vano. A los sol­da­dos que par­ti­ci­pa­ron en la tre­gua se les dio una fuer­te re­pri­men­da. La si­guien­te Na­vi­dad, pa­ra ga­ran­ti­zar que el in­ci­den­te no se re­pi­tie­ra, los je­fes mi­li­ta­res or­de­na­ron bom­bar­deos más in­ten­sos. A pe­sar de to­do, es­ta his­to­ria de paz en me­dio de la gue­rra si­gue vi­va y con­ti­núa de­rri­ban­do las ba­rre­ras que en­co­nan a quie­nes po­drían ser bue­nos ami­gos. En de­fi­ni­ti­va, es un tes­ti­mo­nio del po­der del amor de Dios, que es la esen­cia de la Na­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.