EL PE­DI­DO

Conectate - - NEWS - Sa­mant­ha Jo­nes

La pri­me­ra Na­vi­dad que pa­sé en Tai­péi, en la is­la de Tai­wán, oí por pri­me­ra vez el clá­si­co vi­llan­ci­co No­che de paz en chino. Me im­pre­sio­nó mu­cho, y re­cuer­do pen­sar que de­bía apren­der­me la le­tra. El pri­mer ver­so fue fá­cil: a fin de cuen­tas, la mi­tad era el tí­tu­lo de la can­ción; pe­ro el res­to se me hi­zo más di­fí­cil.

Aun­que ape­nas si en­ten­día las pa­la­bras más bá­si­cas en man­da­rín, a mis dos com­pa­ñe­ros y a mí nos pa­re­ció que no po­día­mos de­jar que eso nos im­pi­die­ra co­mu­ni­car el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad. En un dos por tres se nos vino en­ci­ma un ca­len­da­rio du­rí­si­mo de ac­tua­cio­nes be­né­fi­cas. Los diez días an­te­rio­res a la Na­vi­dad ter­mi­na­ron re­ple­tos de in­ter­pre­ta­cio­nes de vi­llan­ci­cos y pre­sen­ta­cio­nes con bai­les.

En mi se­gun­da Na­vi­dad en Tai­péi nues­tras vo­ces re­so­na­ron por las re­lu­cien­tes ga­le­rías de al­gu­nos de los cen­tros co­mer­cia­les más mo­der­nos de la ciu­dad y se de­ja­ron oír tam­bién en los in­hós­pi­tos co­rre­do­res de un re­for­ma­to­rio. La aco­gi­da que nos dis­pen­sa­ron los mu­cha­chos fue con­mo­ve­do­ra: en sus ros­tros que­dó gra­ba­da la gra­ti­tud que sen­tían por el he­cho de que les hu­bié­ra­mos trans­mi­ti­do el ver­da­de­ro sen­ti­do de la Na­vi­dad. Los pa­cien­tes de los hos­pi­ta­les que vi­si­ta­mos ese año tam­bién nos die­ron las gra­cias por acor­dar­nos de ellos. Nos dis­fra­za­mos de pa­ya­sos y arran­ca­mos son­ri­sas de los huér­fa­nos a los que fui­mos a ver.

Mien­tras ayu­da­ba a dis­tri­buir ju­gue­tes do­na­dos a unos ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos, pen­sé que Dios siem­pre tie­ne pa­ra ellos el re­ga­lo de Na­vi­dad idó­neo, lo que Él sa­be que más ne­ce­si­ta ca­da uno en ese mo­men­to. Re­cor­dé los ho­ga­res de an­cia­nos, don­de los abra­zos de nues­tros ni­ños ha­bían con­for­ta­do a los que su­frían por la au­sen­cia de su fa­mi­lia. En un al­ber­gue pa­ra in­di­gen­tes, en­tre un re­vol­ti­jo de ob­je­tos do­na­dos, ha­bía ar­tícu­los pa­ra be­bé, en res­pues­ta a las sen­ti­das ora­cio­nes de una jo­ven ma­dre.

Al ca­bo lle­gó mi ter­ce­ra Na­vi­dad en Tai­péi. Pa­ra en­ton­ces ya me ha­bía apren­di­do No­che de paz en chino; pe­ro co­mo

acom­pa­ña­ba a la gui­ta­rra las can­cio­nes de nues­tro pe­que­ño gru­po, me que­da­ba en un se­gun­do plano du­ran­te las ac­tua­cio­nes. Al­ter­ná­ba­mos en­tre las vi­si­tas a cen­tros pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos y a hos­pi­ta­les. Ca­da vez que in­ter­pre­tá­ba­mos No­che de paz re­cor­da­ba aque­lla vo­ce­ci­lla que me ha­bía ins­ta­do a apren­dér­mer­la en chino, y no me ex­pli­ca­ba pa­ra qué me ha­bía to­ma­do la mo­les­tia.

Po­cos días an­tes de la Na­vi­dad me ha­lla­ba en el ves­tí­bu­lo del hos­pi­tal Yang Ming to­can­do dis­traí­da­men­te la gui­ta­rra. Nues­tra fun­ción ha­bía ter­mi­na­do, y al­gu­nos de mis com­pa­ñe­ros ha­bían ido a las sa­las de en­fer­mos pa­ra lle­var un po­co de ale­gría a los pa­cien­tes que no ha­bían po­di­do asis­tir. Al­guien te­nía que que­dar­se con los ins­tru­men­tos y am­pli­fi­ca­do­res, y esa vez me ha­bía to­ca­do a mí.

En­ton­ces vi a un an­ciano que ten­dría se­ten­ta y tan­tos años. Me son­rió, y le de­vol­ví la son­ri­sa. Me hi­zo una se­ña pa­ra que fue­ra a sen­tar­me a su la­do. Me sen­té con cui­da­do en el ban­co, de­jan­do que la gui­ta­rra que lle­va­ba col­ga­da se des­li­za­ra ha­cia el sue­lo a mi es­pal­da.

— Gra­cias por ve­nir aquí — di­jo el an­ciano pau­sa­da­men­te.

Tar­dé un mo­men­to en dar­me cuen­ta de que me ha­bla­ba en in­glés. Le pre­gun­té si le ha­bía gus­ta­do la ac­tua­ción, y en­se­gui­da nos pu­si­mos a ha­blar en man­da­rín cuan­do vi que se le ha­bía ago­ta­do el vo­ca­bu­la­rio en in­glés.

— Lo sien­to, no la vi —res­pon­dió—, pe­ro me he en­te­ra­do de lo que ha­cen. Me pa­re­ce es­tu­pen­do que ven­gan a mi país a ha­cer to­do es­to .

izo un ade­mán con la­sH­ma­nos pa­ra re­cal­car lo de to­do es­to.

Tra­tan­do de man­te­ner vi­va la con­ver­sa­ción, co­men­té: —El año pa­sa­do tam­bién vi­ne. —Y pue­de que ven­gas tam­bién el pró­xi­mo — di­jo el an­ciano con ex­pre­sión de pi­car­día—; pe­ro yo no voy a es­tar.

Me sen­tí co­mo una ton­ta al caer en la cuen­ta de que no se re­fe­ría a que no es­ta­ría en el hos­pi­tal. Era que no es­pe­ra­ba vi­vir has­ta la pró­xi­ma Na­vi­dad.

— Si quie­re — di­je tar­ta­mu­dean­do un po­co por lo incómoda que me sen­tía— pue­do can­tar­le al­go aho­ra. So­lo es­toy yo, y no sé mu­chas can­cio­nes, pe­ro…

Una mi­ra­da de sa­tis­fac­ción se le di­bu­jó en el ros­tro mar­ca­do por las arru­gas. Sus­pi­ran­do di­jo:

— Hay una can­ción en par­ti­cu­lar que me gus­ta­ría es­cu­char.

Qui­se que me tra­ga­ra la tie­rra al pen­sar que ten­dría que can­tar a pe­di­do. Me sen­ti­ría fa­tal si lo de­cep­cio­na­ba. En­ton­ces mis ojos se po­sa­ron so­bre el pa­pel que el ca­ba­lle­ro te­nía en las ma­nos. Era un fo­lle­to que le ha­bía en­tre­ga­do en el mo­men­to de sen­tar­me con él. En la pri­me­ra pá­gi­na se veía un di­bu­jo de un re­ga­lo bien en­vuel­to y ador­na­do con cin­tas, y el tí­tu­lo Re­ga­los de Na­vi­dad pa­ra ti.

En ese mo­men­to caí en la cuen­ta. Por me­dio de los ju­gue­tes, las ri­sas, las lá­gri­mas y las pa­la­bras de áni­mo que trans­mi­tía­mos, Dios es­ta­ba dan­do a ca­da per­so­na el re­ga­lo que más ne­ce­si­ta­ba. Mi mi­sión era sim­ple­men­te de­jar que Je­sús se sir­vie­ra de mis ma­nos, pies, ojos, oí­dos y bo­ca co­mo ins­tru­men­tos pa­ra co­mu­ni­car Su men­sa­je. De re­pen­te su­pe que to­do iba a sa­lir bien. Son­reí con va­len­tía, aun an­tes de que el an­ciano ter­mi­na­ra de ex­pre­sar su pe­di­do:

—¿Po­drías can­tar No­che de paz?

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.