¡A QUÉ PRE­CIO!

Conectate - - NEWS - Pris­ci­la Lip­ciuc Pris­ci­la Lip­ciuc ha si­do mi­sio­ne­ra en Eu­ro­pa Orien­tal du­ran­te más de 20 años.

Me crié en la Ru­ma­nia co­mu­nis­ta, don­de la re­li­gión es­ta­ba prohi­bi­da. Por eso, des­cu­brir la Na­vi­dad no fue fá­cil pa­ra mí.

Cuan­do tu­ve edad es­co­lar mis fa­mi­lia­res me ad­vir­tie­ron que nun­ca di­je­ra la pa­la­bra na­vi­dad en el co­le­gio ni an­te des­co­no­ci­dos. So­lo la pro­nun­ciá­ba­mos en ca­sa, por­que al­gu­nos de mis pa­rien­tes eran per­so­nas ma­yo­res que se ha­bían cria­do an­tes que en­tra­ra en vi­gor la prohi­bi­ción y to­da­vía ce­le­bra­ban la fes­ti­vi­dad en se­cre­to. Con to­dos los de­más, el pino era sim­ple­men­te el ár­bol de Año Nue­vo, y esas fe­chas las va­ca­cio­nes de in­vierno. Si se ha­cían re­ga­los a los ni­ños, no se men­cio­na­ba pa­ra na­da la Na­vi­dad.

Con­ta­ba po­cos años cuan­do tu­vi­mos nues­tro pri­mer ár­bol de Pas­cua, con ve­li­tas de ver­dad su­je­tas a las ra­mas. Si me por­ta­ba bien, mi pre­mio era ver las ve­las en­cen­di­das por unos mi­nu­tos.

Re­cuer­do mi­rar po­cos años des­pués el úni­co icono or­to­do­xo de nues­tra ca­sa a tra­vés de las ra­mas del ár­bol na­vi­de­ño y pre­gun­tar­me qué re­la­ción ha­bía en­tre lo uno y lo otro. «¿Quién es­tá re­tra­ta­do ahí? ¿Por qué te­ne­mos un cua­dro de una per­so­na que no co­no­ce­mos?»

Tam­bién re­cuer­do la pri­me­ra Na­vi­dad que ce­le­bré fue­ra de la ciu­dad en com­pa­ñía de otros fa­mi­lia­res. Allá la gen­te go­za­ba de un po­co más de li­ber­tad y es­cu­chá­ba­mos ron­da­llas que en­to­na­ban vi­llan­ci­cos. Era her­mo­so, pe­ro no te­nía mu­cho sen­ti­do pa­ra mí. No fue has­ta que se vino aba­jo el ré­gi­men co­mu­nis­ta que tu­ve oca­sión de en­te­rar­me de lo que era la Na­vi­dad y de otras ver­da­des de la Bi­blia.

Lue­go fui ma­dre. Nues­tro apar­ta­men­to re­so­na­ba con mú­si­ca na­vi­de­ña, y no que­da­ba rin­cón sin ador­nar; así y to­do, en mi ros­tro siem­pre ha­bía ras­tros de lá­gri­mas. Era fe­liz —no lo nie­go—, pe­ro tam­bién se me par­tía el al­ma pen­san­do que Dios ha­bía te­ni­do que sa­cri­fi­car a Su úni­co hi­jo, Je­sús, pa­ra sal­var­nos. Se me ha­cía im­pen­sa­ble que un día tu­vie­ra que en­tre­gar a mi que­ri­do Ema­nuel pa­ra sal­var a una per­so­na. Qui­zá se­ría ca­paz de dar mi pro­pia vi­da por al­guien, pe­ro ja­más la de mi hi­jo.

Me an­gus­tia­ba pen­san­do que Dios Pa­dre ha­bía te­ni­do que des­pe­dir­se de Su úni­co Hi­jo sa­bien­do la suer­te que iba a co­rrer. Me ale­gra­ba de que Él hu­bie­ra to­ma­do esa de­ci­sión, y se la agra­de­cía; pe­ro al mis­mo tiem­po se me par­tía el co­ra­zón. Aun­que la ale­gría de la Na­vi­dad lo per­mea­ba to­do, te­nía muy pre­sen­te la mag­ni­tud del sa­cri­fi­cio que ha­bía he­cho Dios por no­so­tros.

To­da­vía de­rra­mo al­gu­nas lá­gri­mas ca­da Na­vi­dad al evo­car el do­lor con que se pa­gó nues­tra fe­li­ci­dad. En to­do ca­so, la di­cha su­pera con mu­cho la tris­te­za. Y así es co­mo de­be ser. ¡Fue un pa­go que Dios hi­zo gus­to­so por amor a no­so­tros!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.