HAZLO POR UNO

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Aho­ra lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

A ve­ces me que­do pa­ra­li­za­da an­te to­do el su­fri­mien­to que hay en el mun­do. Sim­ple­men­te no ten­go la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo por ali­viar el ham­bre, las en­fer­me­da­des, la po­bre­za, las de­pre­sio­nes, la opre­sión, la so­le­dad y la muer­te. Cuan­do uno se fi­ja en to­do el do­lor que hay, no ve sino de­sola­ción.

Sin em­bar­go, he caí­do en la cuen­ta de que esa ma­ne­ra de pen­sar en reali­dad no es sino una for­ma su­brep­ti­cia de ex­cul­par­me y una ma­ni­fes­ta­ción de una men­ta­li­dad muy egoís­ta. Al­guien me es­po­leó, ani­mán­do­me a ha­cer por una per­so­na lo que no pue­do ha­cer por mu­chas. Si adop­to esa pers­pec­ti­va, siem­pre ha­brá al­go que pue­da ha­cer.

En la ofi­ci­na don­de tra­ba­jo no pu­de evi­tar en­te­rar­me de las di­fi­cul­ta­des que tie­ne una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo que es ma­dre sol­te­ra. Se acer­ca­ba la Na­vi­dad. Aun­que ella con­ta­ba con al­gu­nos fon­dos que le ha­bían en­via­do sus abue­los y otras per­so­nas pa­ra com­prar re­ga­los, le es­ta­ba cos­tan­do lle­gar a fin de mes a cau­sa de los gas­tos que se su­man y su­man en la tem­po­ra­da na­vi­de­ña. Se me par­tió el co­ra­zón por ella.

Ese día te­nía cua­ren­ta dó­la­res en la bi­lle­te­ra. Es­cri­bí una no­ti­ta y lo me­tí to­do en un so­bre. Se lo en­tre­gué y le deseé una fe­liz Na­vi­dad. Lo hi­ce to­do a las apu­ra­das, an­tes que pu­die­ra arre­pen­tir­me. «No quie­ro ha­cer­le pa­sar un mo­men­to em­ba­ra­zo­so. Es una can­ti­dad muy pe­que­ña. Tal vez al­guien lo ne­ce­si­ta más…» Ex­cu­sas, pu­ras ex­cu­sas.

Cuan­do abrió el so­bre, se le sal­ta­ron las lá­gri­mas. Al­guien ha­bía acu­di­do en su au­xi­lio, aun­que fue­ra so­lo por un mo­men­to. Me sen­tí con­ten­ta de ha­ber­me obli­ga­do a ha­cer­lo, pe­ro ma­yor­men­te me im­pre­sio­nó el efec­to que cual­quie­ra de no­so­tros pue­de te­ner en una per­so­na.

• Una per­so­na a la que in­vi­tas a un ca­fé

• Un ni­ño al que te com­pro­me­tes a pa­tro­ci­nar

• Un co­no­ci­do que es­tá so­lo y al que in­vi­tas a ce­le­brar

• Un ju­gue­te que do­nas a una ins­ti­tu­ción de ca­ri­dad que ha­ce re­ga­los na­vi­de­ños

• Una tar­je­ta que en­vías a un ami­go que vi­ve le­jos

• Una ban­de­ja de ga­lle­tas que pre­pa­ras pa­ra unos ve­ci­nos que se sien­ten so­los

• Una fa­mi­lia a la que te ofre­ces pa­ra cui­dar a sus hi­jos

• Una pa­re­ja de an­cia­nos a quie­nes les ha­ces al­gu­nas re­pa­ra­cio­nes

• Un ami­go en­fer­mo que vi­si­tas Tie­nes mu­chas ha­bi­li­da­des y re­cur­sos que ofre­cer a una per­so­na. Ima­gí­na­te el im­pac­to que po­de­mos pro­du­cir si nos ocu­pa­mos de una per­so­na que es­té cer­ca de no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.