ICEMOS NUES­TRAS VE­LAS

Conectate - - NEWS - Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal. Es­ta es una adap­ta­ción del ar­tícu­lo ori­gi­nal.

En la vi­da, to­do lo que que­ra­mos hacer bien re­quie­re es­fuer­zo, y ad­qui­rir un ma­yor pa­re­ci­do con Cris­to tam­bién. Re­quie­re es­fuer­zo cul­ti­var con vo­lun­tad y te­són creen­cias, há­bi­tos, ac­ti­tu­des, pen­sa­mien­tos y con­duc­tas que es­tén en ar­mo­nía con Dios. Tam­bién es pre­ci­so aban­do­nar in­ten­cio­na­da­men­te creen­cias fal­sas, há­bi­tos da­ñi­nos, ac­ti­tu­des que no agra­dan a Dios, pen­sa­mien­tos erró­neos y ma­las con­duc­tas.

A lo lar­go del Nue­vo Tes­ta­men­to se ha­bla del concepto de que de­be­mos des­po­jar­nos o des­ha­cer­nos de cier­tos ele­men­tos de nues­tra vi­da —tan­to pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes co­mo ac­cio­nes de­ri­va­das de ellos— que nos im­pi­dan ser imi­ta­do­res de Cris­to. Al mis­mo tiem­po de­be­mos in­cor­po­rar a nues­tra vi­da o ves­tir­nos de otros atri­bu­tos que nos ha­gan más se­me­jan­tes a Dios. Es­tá cla­ro que tan­to pa­ra lo uno co­mo pa­ra lo otro es pre­ci­so to­mar una de­ci­sión y ac­tuar.

De qué de­be­mos des­po­jar­nos

Aho­ra es el mo­men­to de eli­mi­nar el enojo, la fu­ria, el com­por­ta­mien­to ma­li­cio­so, la ca­lum­nia y el len­gua­je su­cio. No se mien­tan unos a otros, por­que us­te­des ya se han qui­ta­do la vie­ja na­tu­ra­le­za pe­ca­mi­no­sa y to­dos sus ac­tos per­ver­sos. Co­lo­sen­ses 3:8,9 ( NTV)

Na­da de acritud, ren­cor, ira, vo­ces des­tem­pla­das, in­ju­rias o cual­quier otra suer­te de mal­dad; des­tie­rren to­do eso. Efe­sios 4:31 ( BLPH)

Qui­té­mo­nos to­do pe­so que nos im­pi­da co­rrer, es­pe­cial­men­te el pe­ca­do que tan fá­cil­men­te nos ha­ce tro­pe­zar. He­breos 12:1 ( NTV)

De qué de­be­mos ves­tir­nos

Re­vís­tan­se de afec­to en­tra­ña­ble y de bon­dad, hu­mil­dad, ama­bi­li­dad y pa­cien­cia, de mo­do que se to­le­ren unos a otros y se per­do­nen si al­guno tie­ne que­ja contra otro. Así co­mo el Se­ñor los per­do­nó, per­do­nen tam­bién us­te­des. Por en­ci­ma de to­do, vís­tan­se de amor. Co­lo­sen­ses 3:12–14 ( NVI)

Pon­gá­mo­nos la ar­ma­du­ra de la luz. Re­vís­tan­se us­te­des del Se­ñor Je­su­cris­to. Ro­ma­nos 13:12,14 ( NVI)

Pón­gan­se la nueva na­tu­ra­le­za, crea­da pa­ra ser a la se­me­jan­za de Dios, quien es ver­da­de­ra­men­te jus­to y san­to. Efe­sios 4:24 ( NTV)

Ta­les cua­li­da­des son el fru­to de una vi­da trans­for­ma­da y po­ten­cia­da por el Es­pí­ri­tu San­to, el re­sul­ta­do de se­guir las en­se­ñan­zas de las Es­cri­tu­ras y de apli­car a diario nues­tra fe. Nin­gu­na de ellas es fá­cil de ad­qui­rir; pe­ro des­pués de de­di­car tiem­po y es­fuer­zo a ejer­ci­tar­nos, a aban­do­nar ma­los há­bi­tos y ad­qui­rir bue­nas cos­tum­bres, nos sa­le más na­tu­ral.

Huel­ga de­cir que pa­ra cul­ti­var nue­vos há­bi­tos de­pen­de­mos de la ayu­da y gra­cia de Dios. Por otra par­te, tam­po­co po­de­mos es­pe­rar que el Es­pí­ri­tu

San­to nos trans­for­me si no ha­ce­mos nin­gún es­fuer­zo ni em­pren­de­mos nin­gu­na ac­ción. Si bien Dios nos per­do­na nues­tros pe­ca­dos, tam­bién nos pi­de que pro­cu­re­mos no pe­car. De­be­mos hacer mo­rir y desechar lo que nos apar­ta del ob­je­ti­vo de imi­tar a Cris­to y ves­tir­nos de una nueva for­ma de ser, pa­ra vi­vir en la me­di­da de lo po­si­ble co­mo las nue­vas cria­tu­ras en Cris­to que he­mos lle­ga­do a ser. Per­se­ve­rar en ello con­du­ce a una ma­yor fe­li­ci­dad, una me­jor re­la­ción con Dios, más sa­tis­fac­ción y más ale­gría.

Ha­ce po­co leí el aná­li­sis de una en­cues­ta que hi­zo Mi­chael Zi­ga­re­lli, un es­cri­tor cris­tiano, com­pa­ran­do a los cris­tia­nos que él lla­ma po­co vir­tuo­sos con los me­dia­na­men­te vir­tuo­sos y los muy vir­tuo­sos1. Los re­sul­ta­dos in­di­ca­ron que, de los 5.000 cris­tia­nos en­cues­ta­dos, la ma­yo­ría eran me­dia­na­men­te vir­tuo­sos. Los mi­no­ri­ta­rios que él ca­ta­lo­gó de muy vir­tuo­sos eran los que se es­for­za­ban por dar pa­sos con­cre­tos que fa­vo­re­cían el desa­rro­llo de su ca­rác­ter cris­tiano.

Zi­ga­re­lli se­ña­la que to­do cris­tiano desem­pe­ña un pa­pel ac­ti­vo y vi­tal en su pro­pio desa­rro­llo es­pi­ri­tual.

Una con­cep­tua­li­za­ción más com­ple­ta del pro­ce­so de desa­rro­llo se­ría de­cir que Dios desem­pe­ña un pa­pel en él y no­so­tros tam­bién. La in­ter­ac­ción en­tre esos dos pa­pe­les se ha com­pa­ra­do con la ta­rea de lle­var un bar­co de ve­la de un lu­gar a otro. Pa­ra na­ve­gar en un ve­le­ro del pun­to A al pun­to B se re­quie­ren dos ele­men­tos cru­cia­les: ha­ce fal­ta al­go de vien­to en la di­rec­ción de nues­tro des­tino y ha­ce fal­ta dis­po­ner ade­cua­da­men­te la ve­la pa­ra apro­ve­char­lo. Es pro­ba­ble que ya adi­vi­nes cuál es la ana­lo­gía. El Es­pí­ri­tu San­to de Dios es el vien­to que busca em­pu­jar­nos gra­dual­men­te ha­cia una ma­yor se­me­jan­za con Cris­to. No­so­tros so­mos los ma­ri­ne­ros que tie­nen que izar la ve­la, es de­cir, hacer al­go que nos pon­ga en una si­tua­ción fa­vo­ra­ble pa­ra apro­ve­char el Es­pí­ri­tu de Dios, de ma­ne­ra que es­te nos im­pul­se ha­cia nues­tro an­sia­do des­tino2 .

Si as­pi­ra­mos a ser más co­mo Cris­to, te­ne­mos que izar nues­tras ve­las por así de­cir­lo y hacer lo que con­tri­bu­ya a cul­ti­var en no­so­tros el ca­rác­ter cris­tiano. En la prác­ti­ca, vol­ver­nos más co­mo Cris­to sig­ni­fi­ca al­te­rar cier­tos as­pec­tos de nues­tra per­so­na­li­dad ac­tual. Es una trans­for­ma­ción que tie­ne un al­to cos­to, pe­ro que de­fi­ni­ti­va­men­te va­le la pe­na.

A lo lar­go de los Evan­ge­lios Je­sús en­se­ñó que el reino de Dios es tan­to fu­tu­ro co­mo pre­sen­te. Vi­vir en el reino aho­ra mis­mo sig­ni­fi­ca de­jar que Dios go­bier­ne y ri­ja nues­tra vi­da y tra­tar de con­du­cir­nos de un mo­do que lo hon­re y glo­ri­fi­que.

Pa­ra lle­gar a ser más co­mo Cris­to, pa­ra que el reino ocu­pe un lu­gar más cen­tral en nues­tra vi­da, te­ne­mos que ajus­tar nues­tra con­duc­ta, de­ci­sio­nes, ac­cio­nes y es­pí­ri­tu pa­ra que es­tén en con­so­nan­cia con Dios y Su Pa­la­bra. Eso sig­ni­fi­ca des­po­jar­nos de al­gu­nos as­pec­tos de nues­tra per­so­na y nues­tro ca­rác­ter y ves­tir­nos de cua­li­da­des pro­pias de Je­sús. Sig­ni­fi­ca cul­ti­var los fru­tos del Es­pí­ri­tu San­to: amor, go­zo, paz, pa­cien­cia, be­nig­ni­dad, bon­dad, fe, man­se­dum­bre y tem­plan­za4. Cuan­do ha­ce­mos nues­tra par­te e iza­mos las ve­las, nos va­mos pa­re­cien­do más a Cris­to.

1. Zi­ga­re­lli, Cul­ti­va­ting Ch­ris­tian Cha­rac­ter 2. Ibíd., 39 3. V. Gá­la­tas 5: 22,23

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.