EL GRAN SAL­TO

Conectate - - NEWS - Iris Ri­chard atrás Iris R ichard es consejera. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

Ne­va­ba cuan­do fui­mos a em­pa­car los úl­ti­mos en­se­res en el con­te­ne­dor que aguar­da­ba en el lu­gar se­ña­la­do de un par­que in­dus­trial, ca­si lis­to pa­ra ser des­pa­cha­do. Aquel era el úl­ti­mo via­je que ha­cía­mos al con­te­ne­dor an­tes de que par­tie­ra por mar con una car­ga de efec­tos per­so­na­les y ar­tícu­los do­na­dos que nos ser­vi­rían pa­ra cons­truir una nueva vi­da. Ha­bía­mos va­cia­do la ca­sa y ven­di­do to­do lo que no po­día­mos lle­var­nos, nos ha­bía­mos des­pe­di­do de nues­tros ami­gos y fa­mi­lia­res y es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra ir­nos. Nos tras­la­dá­ba­mos a Ke­nia.

Hu­bo vo­ces que nos ins­ta­ron a ser pre­ca­vi­dos, pe­ro tam­bién bue­nos de­seos y ora­cio­nes por nues­tra gran mu­dan­za. Al­gu­nos pen­sa­ban que éra­mos muy va­lien­tes pa­ra em­bar­car­nos en se­me­jan­te tras­la­do con cin­co ni­ños. Otros ex­pre­sa­ron que les pa­re­cía una lo­cu­ra, y otros más nos ad­vir­tie­ron se­ria­men­te acer­ca de las en­fer­me­da­des, la su­cie­dad y el ca­lor. Con to­do, el lla­ma­mien­to de Dios pa­ra que fué­ra­mos a mi­sio­nar re­so­na­ba con fuer­za en nues­tro co­ra­zón. Des­pués de in­ves­ti­gar y dar­le vuel­tas en la ca­be­za, de hacer un lis­ta­do de los pros y los con­tras y re­zar, es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que Dios nos es­ta­ba in­di­can­do que dié­ra­mos aquel sal­to por fe. Re­cor­dan­do el día ha­ce 23 años en que lle­ga­mos a Ke­nia, no pue­do afir­mar que to­do ha­ya si­do miel so­bre ho­jue­las. Huel­ga de­cir que ha ha­bi­do mo­men­tos de prue­bas y re­tos di­fí­ci­les que va­pu­lea­ron nues­tra fe. Aun­que la ten­ta­ción de dar­nos por ven­ci­dos siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te, lo que for­ta­le­ció nues­tra fe una y otra vez fue afe­rrar­nos a las pro­me­sas de pro­tec­ción y pro­vi­sión de la Pa­la­bra de Dios. Los tes­ti­mo­nios de al­gu­nos hé­roes de la fe nos sir­vie­ron de alien­to y nos die­ron va­lor pa­ra per­sis­tir cuan­do ca­si no se no­ta­ban los pro­gre­sos y cuan­do nos to­pa­mos con obs­tácu­los. Apren­di­mos mu­cho acer­ca de la fe y la per­se­ve­ran­cia, y nos di­mos cuen­ta de que va­lió la pe­na de­jar las cos­tas a las que nos ha­bía­mos ha­bi­tua­do y ha­cer­nos a la mar en obe­dien­cia al lla­ma­do di­vino. A pe­sar de nues­tra apren­sión e in­quie­tud ini­cia­les, des­de que en­tra­mos en es­te mun­do nue­vo que con el tiem­po ha lle­ga­do a ser nues­tro ho­gar, don­de pu­si­mos en mar­cha una obra que ha ayu­da­do a in­nu­me­ra­bles fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos, he­mos pre­sen­cia­do in­con­ta­bles mi­la­gros que acre­cen­ta­ron mu­chí­si­mo nues­tra fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.